Un grupo de manifestantes quemaron el emblema patrio en las afueras de la Intendencia de Valparaíso como una señal de molestia a la autoridad regional, Jorge Martínez, y Carabineros por disparar una bomba lacrimógena en contra de un joven la noche de año nuevo, quien perdió uno de sus ojos y que actualmente se encuentra internado grave en el Hospital Carlos van Buren.

A eso de las 04:00 horas de la madrugada del 1 de enero y en medio de las protestas que se registraron esa noche en el puerto, el joven Matías Orellana perdió la visión de uno de sus ojos y una fractura de cráneo expuesta, acusando testigo de haber recibido una bomba lacrimógena lanzada por un funcionario policial.

La manifestación de este jueves comenzó en Avenida Condell y avanzó hasta Pedro Montt, cuyos participantes iban con lienzos y demandando el término de la represión en las protestas. Al llegar al edificio de la intendencia comenzaron a lanzar huevos.

Posteriormente, un grupo de personas sacaron banderas chilenas y quemaron una de ellas en el frontis e instalaron en el lugar la bandera mapuche.

Incluso este acto provocó la ira del Core de Valparaíso, Percy Marín, esposo de la diputada RN Camila Flores, quien escribió en su cuenta de Twitter “Esta mierdas sin patria de la llamada primera,  comienzan a atacar la Intendencia Regional de Valparaíso, ya quemaron la bandera Chilena”.

En tanto, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) anunció que presentarán acciones judiciales y administrativas para determinar responsabilidades en el hecho, sin descartar llevar a instancias judiciales la solicitud para restringir o limitar el uso de balines.

Además, un grupo de parlamentarios de la oposición están estudiando la posibilidad de acusar constitucionalmente a Martínez, lo cual se basaría en el joven que perdió uno de sus globos oculares la noche del 1 de enero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí