El Senado aprobó este lunes con 28 votos a favor, 12 en contra y una abstención la ley que busca que las Fuerzas Armadas resguarden la infraestructura crítica. Así, el proyecto del Gobierno superó su primera barrera legislativa y pasó a la Cámara de Diputados.

La moción de reforma constitucional fue presentada por los independientes Carmen Gloria Aravena y Kenneth Pugh. Este último, miembro de la comisión de Defensa, conversó con “La Mañana Interactiva” Agricultura.

Pugh señaló que este proyecto de ley busca “una protección integral”, y que faculta al Presidente de la República para tener a disposición las Fuerzas Armadas para actuar en caso de que la infraestructura crítica se vea afectada, “manteniendo el control del orden público el Ministerio correspondiente (Interior) con las policías“.

“Por lo tanto, es un instrumento nuevo que permite tener Fuerzas Armadas en las calles, preocupadas de elementos vitales, sin tener que tener ellos el control del orden público que es algo propio e inherente de Carabineros”, acotó.

El senador por Valparaíso explicó también que se entiende como infraestructura crítica “todo lo que apoya la vida de las personas”, es decir, “electricidad, agua, aeropuertos”, entre otros, por lo que los ataques a ese tipo de lugares tiende a “dañar a la población”.

En ese sentido, el parlamentario hizo un llamado a ser prudentes, y distinguir entre manifestantes y violentistas, puesto que “las personas que se manifiestan por demandas sociales no destruyen ni atacan la infraestructura crítica, eso lo ataca gente que busca otras intenciones, a través de la violencia imponer su voluntad. Entonces, hay que separar lo que es manifestación que se controla con orden público y Carabineros, de lo que son los ataques que se hacen a estos recintos”.

Hizo hincapié, además, en que la infraestructura crítica no es solo física, sino que también implica la ciberseguridad: “Hoy también la infraestructura critica puede ser atacada por anarquistas por gente antisistema también a través del ciberespacio”.

El proyecto

Cabe recordar que la iniciativa que tuvo su origen en una moción de los senadores Carmen Gloria Aravena y Kenneth Pugh se aprobó este lunes 20 en general con 28 votos a favor, 12 en contra y una abstención. A continuación se sometieron a análisis y votación cinco indicaciones de autoría de distintos senadores, las cuales hacían precisiones al texto, en particular, aunque todas fueron rechazadas al no alcanzar el quórum requerido de 25 votos. Con este resultado, ahora la Cámara de Diputados deberá revisar la propuesta al cursar su segundo trámite.

La idea central del proyecto es que “cuando exista un grave peligro a la infraestructura crítica del país (el Presidente) podrá decretar que las Fuerzas Armadas se hagan cargo del resguardo de dicha infraestructura”.

Para ello, deberá dictar un decreto fundado, suscrito además por los Ministros de Interior y Seguridad Pública y de Defensa Nacional, pero esa medida  no podrá extenderse por más de 30 días corridos y sólo podrá prorrogarse nuevamente por una sola vez con el acuerdo del Congreso Nacional.

De acuerdo a esta reforma, la infraestructura crítica comprende las instalaciones, sistemas o componentes de empresas o servicios, cualquiera que sea su naturaleza, finalidad o función, que atiendan servicios de utilidad pública cuya perturbación en su funcionamiento destrucción tendría un grave impacto sobre la población. Asimismo, el Gobierno, Congreso, el Poder Judicial y los órganos de la administración del estado se consideran en esa categoría.

No obstante, se deberá dictar una ley que determinará los órganos, empresas y servicios que quedarán comprendidos en esa categoría y mientras ello no ocurra, será un decreto supremo suscrito además por los ministros del Interior y de Defensa Nacional el que determine lo que se entenderá por infraestructura crítica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí