Ya estamos en pleno verano 2020, después de más de tres meses de movilizaciones sociales y revueltas en las calles en todo el país y las protestas continúan, pero la gente sigue tratando de retomar su vida habitual y para eso las vacaciones son importantes para descansar y recargar energía. Un balneario que ofrece eso y más es Pichidangui, donde la paz y tranquilidad es una característica fundamental para quienes quieren reponer las “pilas” para iniciar las jornadas laborales como también para los estudiantes que, tras un año de conocimiento, buscan desahogarse y tenderse bajo el sol y escuchando el sonido del mar para un nuevo periodo en marzo.

Pichidangui se encuentra ubicado a 30 kilómetros al sur de Los Vilos, Cuarta Región de Coquimbo, rodeado de diversos atractivos naturales que permiten variadas actividades para disfrutar en familia como cabalgatas, observación de aves, rutas en bicicletas y deportes náuticos.

El balneario cuenta con una de las 11 hermosas playas habilitadas para el baño en la región, en herradura, de aguas tranquilas y superficiales, en donde se practican deportes acuáticos como el windsurf y canotaje, en conjunto con actividades subacuáticas como buceo y pesca deportiva.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS

En lo que es su rada, Pichidangui cuenta con yates en torno a la Isla de Locos, que es una reserva para aves marinas, pingüinos y chungungos, los cuales se pueden apreciar en un recorrido que se hace en bote por $3.000 pesos por personas.

Un dato para disfrutar, la isla de Locos tiene una característica especial y es que desde cierta posición del bote, en una formación rocosa se puede apreciar el contorno de un MOAI que está mirando hacia mar adentro.

 

Esta isla alberga en su ecosistema un importante número de fauna característica de la zona, donde es posible observar lobos marinos y chungungos (nutria más pequeña del mundo), cuanto a las aves destaca el pelícano y los albatros como también pingüinos.

Ya en tierra, el balneario cuando con una costanera que es donde se encuentran el paseo peatonal con su feria artesanal, la caleta de Pichidangui y más al sur, la Iglesia de la Roca que resalta por su particular arquitectura y su campanario que se encuentra detrás de la construcción y se emplaza en roca natural. Un detalle importante es que desde esas rocas, si uno sube, se puede apreciar todo el pueblo.

La feria artesanal, tan típicas en nuestro país, se encuentra colindante a la Caleta de Pescadores y se compone de una explanada con acceso para discapacitados y áreas verdes con flora local en donde destacan productos hechos en cuero de pescado, venta de minerales, tejidos y artesanías en madera.

CUEVA DE LA QUINTRALA

Este es otro atractivo turístico para las personas que gustan de largas caminatas y se trata de una cueva natural de 100 metros de longitud con salida al mar, ubicada en la península de Punta Quelén al norte de Pichidangui.

Su nombre se explica por una leyenda local que se asentó en la zona en tiempos de la Colonia, época en que el territorio de Pichidangui pertenecía a la hacienda de Longotoma que era de propiedad de doña Catalina de los Ríos y Lisperguer, conocida como la “Quintrala”.

Según el mito popular, esta mujer enamoraba a numerosos amantes que sucumbían a sus encantos y luego de obtener lo que necesitaba de ellos, los llevaba a la cueva para torturarlos y lanzarlos al mar.

Para acceder a esta formación natural se puede llegar por un camino de tierra desde la Ruta 5 norte o por la misma playa.

CERRO SANTA INÉS

Este cerro cuenta con un bosque relicto de olivillo que se extiende en 53 hectáreas por las quebradas y laderas de orientación sur de Pichidangui, con una altura de 689 metros sobre el nivel del mar.

La condensación permanente de neblina en el sector permite que se mantenga una vegetación similar a las características del Parque Fray Jorge con diversidad de árboles como naranjillos, molle, litre, lúcumo chileno y palo colorado.

Además, entre su fauna se pueden encontrar torcazas, rayaditos, colilargas del sur, comesebos y peuquitos, un ambiente natural para quienes gozan de la naturaleza y de la observación de aves.

Para llegar a Pichidangui se puede acceder por dos vías de ingreso desde la Ruta 5 Norte en los Km 196 y 199.

OFERTA HOTELERA

Pichudangui también cuenta con un amplio abanico de opciones para pernoctar o pasar días agradables con ofertas variadas y accesibles para el bolsillo familiar.

Hay hoteles, cabañas y arriendos de viviendas destinadas para albergar a los veraneantes que llegan a la zona a disfrutar de sus vacaciones con precios que van desde los $50.000 hasta los $100.000 por noche.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí