Mientras que en Valparaíso, el Senado estaba concentrado en la discusión y votación de la Acusación Constitucional contra el intendente Felipe Guevara, el presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, y sus pares de diversos partidos de oposición sostenían una intensa reunión en torno la preocupación compartida sobre hechos de violencia e iniciativas sobre demandas sociales.

Poniéndose el parche antes de la herida frente a la reacción de sus aliados de Chile Vamos, Desbordes indicó que “tengo una buena relación con ellos, aunque a algunos de mi sector les moleste, y lo que hemos hablado ahí es la preocupación por la violencia, por el efecto que puede tener la violencia en el proceso constituyente”.

Una preocupación no menor del timonel RN, considerando que con él estuvieron el demócratacristiano Fuad Chaín, Heraldo Muñoz del PPD, el socialista Álvaro Elizalde, y Carlos Maldonado del radicalismo.

Los líderes políticos analizaron también los acuerdos en cuanto a reformas sociales, tema en el que Chahín señaló que “insistimos que aquí está pendiente un pacto social”, dijo Chaín, mientras que Elizalde añadió diciendo que “se requiere una respuesta social sustantiva que se haga cargo del malestar ciudadano (…) Se necesitan cambios estructurales”.

En tanto, Heraldo Muñoz afirmó que “estuvimos de acuerdo en que hay que desechar la campaña del terror, del miedo, de que ir al plebiscito es caer en la incertidumbre, un salto al vacío. Eso no es así. Tenemos que ir con tranquilidad, con esperanza en el futuro, que por primera vez podemos tener la posibilidad de una nueva Constitución”.

En ese sentido, los timoneles plantearon la necesidad de que, en el proceso constituyente, había que unir fuerzas avanzando “sin miedo y sin violencia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí