Un nuevo caso de irregularidad implica una de las empresas ligadas al cuestionado Presidente Sebastián Piñera, ya que le correspondía urbanizar un sector de Curauma, Región de Valparaíso, pero algo sucedió en la municipalidad que finalizó con la devolución los dinero de las boletas de garantía a Bancard e Inversiones Santa Isabel.

De acuerdo a lo que consigna investigación de Radio Bio Bio, la razón para devolver dichas boletas fue un tecnicismo, por lo que se abrió un sumario en la Municipalidad de Valparaíso por irregularidades de más de 210 millones de pesos que “nunca llegaron a tener castigo y que terminarían beneficiando a Participaciones Futuro S.A., empresa ligada al Presidente de la República Sebastián Piñera Echeñique, aunque bajo la figura del fideicomiso ciego”.

La nota señala que los hechos se remontan a 2010 cuando una investigación interna del municipio, liderada por Jorge Castro (UDI), concluyó cinco años después y cuando la principal acusada de dichas anomalías, la directora de Obras Ariana Germaín, ya estaba retirada.

En ese sentido, se indica que en 1998 la empresa inmobiliaria Participaciones Futuro S.A., que es controlada en un 505 por Bancard, compró el lot FC-13 de Curauma, un terreno de unas 135 hectáreas.

Es así como por ley, la compañía estaba obligada a urbanizar una parte de Avenida Las Tablas y Cardenal Samoré, las cuales son consideradas como vías estructurantes porque cruzan Curauma y se transformarían en alternativas de acceso a la zona a través de la Ruta 68.

La información señala que Participaciones Futuro optó por garantizar dichos trabajos a través de las boletas, las cuales entregó a nombre de Bancard y de Inversiones Santa Isabel, cuyos montos eran por 5.049 UF cada una, lo que equivale en unos $210 millones al 2010.

Sin embargo, Germaín en 2010 recibió una carta de Augusto Vergara, quien era gerente general de Inversiones Industriales Valparaíso (firma controlada en un 33% por Inversiones Santa Cecilia S.A.), en la que pedía la devolución de las boletas aduciendo que “el Plan Regulador Intercomunal de Valparaíso, recientemente aprobado, no contempla áreas de extensión urbana en el sector”.

Esta petición enfrentó a la directora de Obras con el asesor urbano de la municipalidad, Miguel Dueñas, quien era partidario de no devolver las boletas de garantía. Pero el que zanjó la discusión fue el jefe de la Dirección de Asesoría Jurídica de la época, Vladimir Mondaca Díaz, quien señaló que “basado en el informe técnico” se tenían que entregar dichos documentos a la empresa.

Todo el tema de las boletas estaba en el olvido, pero en 2014 y mientras se hacía un catastro de las garantías en poder de la municipalidad, el entonces coordinador de Inspección Técnica de Obras de la DOM, Orlando Palma Feliú, descubrió que los documentos no estaban.

Luego de hacer varias gestiones para conocer los argumentos que explicaban la devolución, cuatro años después y bajo la gestión de un nuevo director se emitía un escrito firmado por Christian Paz en donde se indica que “no existió causa legal para haber devuelto las boletas”, por lo que “corresponde que la Dirección de Obras Municipales exija al mismo (la empresa) la entrega de nuevas boletas destinadas al financiamiento de las obras no ejecutadas y le fije un plazo para la ejecución de las mismas”.

La nota periodística señala que se conversó con Orlando Palma, quien asegura que “aquí hay serios rasgos de corrupción de alguna naturaleza”, añadiendo que “podría ser un caso de tráfico de influencias”.

Sumario sin responsables

Palma, ante este hecho, presentó una denuncia ante la Contraloría General de la República, organismo que instruyó a la Municipalidad de Valparaíso iniciar un sumario.

Sin embargo, la administración de Castro no ha estado exento a la polémica y cuestionamientos, ya que no respondió el requerimiento en el plazo estipulado por ley y luego la lentitud con la que se llevó la indagatoria interna.

La tardanza del sumario llevó al municipio a sobreseer a los involucrados con lo que evita que la Contraloría pueda liderar eventuales sanciones.

No se devolvieron las boletas

El reemplazante de Germaín en la DOM, Matías Valdés, emitió un documento a Participaciones Futuro en donde se le pedía a la empresa ligada a Piñera que restituyera las boletas que habían sido devueltas de forma improcedente.

Lo curioso es que la resolución de 2014 se exige que los documentos sean incorporados en un plazo de cinco días, pero la empresa ligada al mandatario “nunca devolvió las garantías”.

La explicación dada por el gerente de Participaciones Futuro, Augusto Vergara, fue que las boletas se reemplazaron por un “compromiso formal” con el director de Obras para restablecerlas “cuando el predio se enajenara o se resolviera lotearlo”.

“Ello es un procedimiento perfectamente normal y legal y no ha sido objeto de observación alguna por las diferentes administraciones de la Municipalidad de Valparaíso ni ninguna entidad en los últimos diez años”, añadió.

Sin embargo, la Dirección de Obras le entregó en 2015 un plazo de cinco días para devolverlas y se olvida que la ley señala que los lotes sin urbanización ni garantía no pueden ser vendidos ni tampoco prometer su comercialización.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí