21/03/2020

“Si nos volvemos egoístas también quiebra el de al lado”

“Si nos volvemos egoístas también quiebra el de al lado”

Alberto Gerszencvich, comentó hace dos meses en los medios, que más allá de la crisis social, los efectos económicos del Coronavirus iban a ser mucho mayores, puesto que se trata de elementos externos que nos afectan directamente y que son imposibles de evitar.


No hacer condonaciones, pero sí postergaciones es el camino que está tomando el Gobierno, al que se están sumando los bancos y otras instituciones. El análisis indica que, si las personas solo gastan en lo primordial en alimentarse, no se empobrecen, tienen liquidez y puede luego recuperarse la cadena de pagos y no caer en una crisis más profunda aún.

“Si nos volvemos egoístas también quiebra el de al lado”. De esta manera ejemplifica Alberto Gerszencvich, gerente general y fundador de la empresa de cobranza Remesa, lo que hoy está ocurriendo en Chile y en el mundo y también las razones de las medidas económicas anunciadas por el gobierno.

Sobre éstas asegura que se trata de acciones adecuadas, y que apuntan a que enfrentaremos un periodo de “sobrevivencia” en el cual solo tendremos que pagar los gastos básicos como de alimentación, para evitar caer en una crisis aún más profunda.

“Todas las medidas que se están impulsando son para mantener la cadena de pago, ya que varias empresas van a quebrar si no nos podemos la mano en el corazón y pagamos. Hay una nueva economía los próximos tres meses, una economía de subsistencia, que implica que los bancos van a aplicar postergaciones, y se va a premiar a quienes han tenido un buen comportamiento. Acá a idea no es condonar es aplazar, suspender todo lo que se pueda suspender, incluso los cobros por los suministros básicos y hasta colegios, para de esta forma recuperarnos después de pasada la crisis del Coronavirus”

Alberto Gerszencvich, comentó hace dos meses en los medios, que más allá de la crisis social, los efectos económicos del Coronavirus iban a ser mucho mayores, puesto que se trata de elementos externos que nos afectan directamente y que son imposibles de evitar.

“Lo dijimos y ratificamos, e insistimos que en esta crisis el consejo principal es no cortar la cadena de pago. Si le niegas el pago a tu proveedor, es alguien que posiblemente quiebre y haya más cesantía y una crisis más profunda. Hay que postergar, pero no condonar. Si hoy postergamos, en tres meses las personas podrán seguir pagando. Si hoy no postergamos, las personas no tendrán dinero para pagar y no lo harán y así la crisis en tres meses será irreversible”.

Sobre las proyecciones del crecimiento de la economía, si hace una semana se proyectaba un 0,5% de crecimiento, el experto en cobranzas asegura hoy que dicho crecimiento será negativo, aun cuando la economía mejore a partir de junio.

“Lo que digamos hoy está obsoleto mañana. Todo está cambiando muy rápido. Si antes hablábamos de incertidumbre, hoy es certidumbre, ya que tenemos la seguridad de que entraremos en una recesión, con un efecto incalculado en la economía y cortar hoy la cadena de pago, es lo peor que podemos hacer”, sentencia.


recomendados

comenta esta noticia