La región de La Araucanía quedó virtualmente descabezada en medio de la crisis por coronavirus, luego que este lunes el Ejército confirmara que el Jefe de la Defensa Nacional para la región, general Patricio Mericq, diera positivo por coronavirus. Su caso se une al de otras autoridades de la región, como el intendente Víctor Manoli Nazal, quien se contagió luego de haber tenido contacto con la seremi de Salud Katia Guzmán, también contagiada de COVID-19, y cuyo papel en este contagio masivo ha sido fuertemente criticado, incluso con una investigación de Fiscalía en contra de la secretaria regional ministerial.

Según informó el equipo de comunicaciones de la Intendencia de La Araucanía, el jefe regional, que se encontraba cumpliendo un “aislamiento social preventivo”, se sometió a dicho test luego de la confirmación de contagio de la Seremi de Salud, junto a la cual, otros seis casos de funcionarios diagnosticados con coronavirus se reportaron este domingo. Asimismo, el seremi del Deporte, el director regional de la ONEMI y otras 10 autoridades también se vieron obligados a entrar en cuarentena, ya fuera por contagio o como medida preventiva.

En ese contexto, Roberto Garrido, fiscal vocero de la Fiscalía regional de La Araucanía, confirmó la apertura de una investigación penal en contra de la secretaria regional ministerial Katia Guzmán.

“El Ministerio Público ha iniciado investigación por el delito previsto en el artículo 318 del Código Penal en virtud de un denuncia interpuesta por un trabajador de medios de comunicación. En este delito, según la denuncia le cabría participación y responsabilidad a la Seremi de Salud de La Araucanía, señora Katia Guzmán”, explicó Garrido, a propósito  de que la Seremi regional realizara un punto de prensa con varios periodistas. Por esa razón, funcionarios y al menos 14 autoridades locales deberán permanecer en cuarentena como medida de precaución.

“A partir de hoy día (domingo 22), todos los funcionarios que trabajan en la Seremi de La Araucanía, deben hacer cuarentena, ya sea porque son casos confirmados o porque son contactos de los casos confirmados”, afirmó la subsecretaria de Salud, Paula Daza.

Por su parte, el vicepresidente de la Confederación Nacional de Funcionario de Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana, acusó que la seremi “participó en actividades, en vocerías y cosas por el estilo. Eso da cuenta de que el Ministerio de Salud no está haciendo las cosas con el estricto rigor que la circunstancias exigen”.

Ministro sale en defensa

Consultado sobre la situación de la autoridad de salud regional, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, defendió la posición de Katia Guzmán, señalando esta mañana desde La Moneda que “la situación de la seremi Guzmán de La Araucanía, es que ella estuvo en un contacto lejano con algunas personas que después aparecieron testeadas por coronavirus. Ella me llamó el día de anteayer (sábado) preguntando si era una política adecuada que se testeara también, a pesar de que no tenía ningún síntoma. Yo le pedí que lo hiciera y ese examen dio positivo y generó el aislamiento y la cuarentena que conocemos para ella”.

Explicó además que “las medidas de contención que se refieren a aislamiento afectan fundamentalmente a los contactos estrechos, a las personas que conviven, que pasan muchas horas juntas, y en ese contexto en nuestra apreciación como Ministerio de Salud, en el caso de la seremi de la Región de La Araucanía puede haber habido un error, si es que mucho, pero de ninguna manera una responsabilidad con dolo como se ha sugerido, porque no fue el caso”.

Nuevo Jefe de la Defensa Nacional en Araucanía

En tanto, y según informaron desde el Ejército, tras el resultado positivo del general Mericq, “será relevado en su cargo por el general de Brigada Luis Sepúlveda Díaz, quien ya se encuentra en la zona en espera del Decreto de Nombramiento“.

Tras esto, el Ejército aclaró que Mericq “sólo tuvo relación directa con el personal que integra el Puesto de Mando, instalación que se encuentra en un lugar apartado al interior del Destacamento Tucapel, lo que permitió evitar una interacción directa con los integrantes de esta Unidad”.

En relación al personal del Puesto de Mando, la institución militar informó que se “han tomado los resguardos necesarios para evitar posibles nuevos contagios, entre los que cuenta un equipo de reemplazo para que quienes tuvieron contacto con el General Mericq cumplan con la cuarentena correspondiente”.

También la prensa fuera de combate

Cabe recordar que Guzmán se habría infectado tras tener varias reuniones con un funcionario de la Unidad de Residuos del Departamento de Acción Sanitaria, que había llegado recientemente de Brasil y dio positivo por COVID-19. Al entrar en contacto con la seremi, por otra parte, varios profesionales de la prensa se vieron obligados a entrar en cuarentena. Entre estos destaca el caso denunciado por el periodista Fernando Reyes, corresponsal de TVN en Temuco, quien a partir de este domingo quedó en cuarentena junto a todos sus compañeros de la Red Araucanía de la señal estatal (entre 12 y 15 personas).

“No quiero calificarla y hay que darle el beneficio de la duda, pero de todas formas me parece insólito que la seremi de Salud haya seguido con todas sus actividades si había sospecha de que gente de su equipo podía estar contagiada de coronavirus”, denunció el profesional.

Reyes comentó que la seremi Guzmán estuvo presente en un varias actividades públicas durante la pasada semana, incluidas dos conferencias de prensa, una el jueves y otra el viernes, cuando la sospecha de que había un funcionario contagiado era un secreto a voces. Ese funcionario era Pablo Cabezas del Campo, jefe de la Unidad de Residuos del Departamento de Acción Sanitaria, según informó el portal de noticias local Libertad Digital.

En ese marco, el periodista señaló que “me llamó especialmente la atención que el jueves no apareciera en la conferencia la periodista institucional que siempre acompaña a la seremi. Había sido reemplazada por otro periodista. Y bueno, resulta que ella está contagiada también y ya el jueves, como te digo, no fue a trabajar. Insólito“.

El corresponsal de TVN agrega que tuvo incluso una entrevista personal el mismo jueves con la seremi, y que ese mismo día pidió que se tomaran algunas medidas mínimas de prevención en las conferencias de prensa. “Parecíamos un rebaño al lado de la seremi, estábamos a menos de un metro de ella, pedí que se usaran los podios para mantener alguna distancia, pero bueno, ya era tarde”, relató.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí