Debido a la pandemia de COVID-19, el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) aclaró este viernes que respecto al uso de los medicamentos Hidroxicloroquina, Cloroquina y Azitromicina no existe evidencia suficiente hasta el momento para respaldar el beneficio y seguridad de estos fármacos para frenar el contagio de CORONAVIRUS.

Por tal motivo, el ISP hace un llamado a los profesionales de la salud y a la población a “no utilizar estos medicamentos fuera de las indicaciones que tienen actualmente autorizadas”, de modo de resguardar la seguridad de los pacientes y no causar desabastecimiento para quienes lo requieren de manera crónica.

La Hidroxicloroquina y Cloroquina son medicamentos antiparasitarios que, inicialmente fueron utilizados para el tratamiento de la Malaria, pero que posteriormente, debido a su actividad sobre el sistema inmune, han demostrado utilidad en diferentes enfermedades reumáticas, cuyo origen es autoinmune.

Respecto al uso de Azitromicina, este fármaco es ampliamente utilizado en el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio bajo y superior, tracto urinario, piel y tejidos blandos, por el efecto modulador del sistema inmune que se les ha descrito a algunos macrólidos, grupo al que pertenece. Sin embargo, nada de esto es concluyente aún.

Además, la Hidroxicloroquina, Cloroquina y Azitromicina cuando no son prescritas por un médico, pueden generar reacciones adversas serias a nivel cardiaco, en particular arritmias potencialmente mortales, tales como Torsades de Pointes, prolongación de intervalo QT, fibrilación ventricular, taquicardia ventricular, disminución de glóbulos blancos, entre otros.

Ante las constantes peticiones de usar estos medicamentos en redes sociales, el ISP llamó a quienes tengan dudas sobre sus medicamentos, patologías crónicas o sobre la enfermedad COVID-19  visitar a un profesional de la salud o en los sitios oficiales que el Ministerio de Salud ha dispuesto para ello.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí