Lo que pareció una labor de apoyo más en medio de la emergencia nacional por el brote epidémico de coronavirus, se ha transformado en un nuevo flanco para la gestión de las autoridades, luego que el traslado de un médico afectado con el virus desde Temuco a Santiago en un avión de la FACh fuera ampliamente criticado, al punto que la Contraloría General de la República haya anunciado que ofició a la Fuerza Aérea sobre este tema.

Y aunque durante la jornada de ayer lunes diversas autoridades salieran a explicar la operación, y hoy martes en la mañana la FACh emitiera un comunicado con su versión de los hechos señalando que el traslado fue responsabilidad de las autoridades de salud (lea el comunicado AQUÍ), en esta jornada el ministro de Salud, Jaime Mañalich, debió salir nuevamente a dar explicaciones sobre el tema, anunciado por una parte que se ha instruido un sumario interno y, por otra, que se ha elaborado un nuevo instructivo acerca de este tipo de viajes centrado en las autorizaciones para proceder.

Así, el titular de Salud indicó que  “se ha instruido un sumario y es por eso que tenemos que colaborar con la Contraloría en toda su investigación”, añadiendo que “a propósito de este caso hemos diseñado una nueva política y es que los recursos de traslado en aviones de la Fuerza Aérea de Chile (…) Cuando se trata de un recurso público hemos elevado la restricción en el sentido de que las únicas dos personas autorizadas para apoyar un vuelo de este tipo son el subsecretario de Redes Asistenciales y el suscrito ministro de salud; porque tenemos que entender, aunque cueste, que estamos hablando de un sistema integrado de salud publico-privado con todos los recursos disponibles para cualquier persona que realmente lo necesite”.

Por otra parte, el ministro explicó que el traslado del paciente se debió a la necesidad de conectarlo a una máquina ecmo, a causa de su condición.

Al respecto, detalló que que dichas máquinas requieren su operación sólo por personal altamente capacitado debido a su complejidad -por eso se concentran donde hay recursos humanos suficientes donde se pueda operar correctamente-, y que a nivel nacional sólo existen 28 de las mismas, 11 en el sector público y 17 en el privado, aunque en la situación actual todas son administradas centralizadamente, disponibles para todo paciente, independiente de su previsión y procedencia.

Las máquinas ecmo se usan cuando la uso de respirador mecánico al máximo ya no es capaz de apoyar bien a la persona, y  reemplaza la función de oxigenación que hacen lo pulmones por esta máquina artificial, que es una mezcla de corazón-pulmón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí