Luego que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidiera congelar los aportes monetarios a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Europa mostró su indignación y malestar por lo establecido por el Gobierno norteamericano en plena crisis sanitaria por la pandemia de CORONAVIRUS y siendo ese país el principal foco infeccioso de la enfermedad actualmente.

De esta forma, el Gobierno alemán expresó su “apoyo explícito” al organismo internacional y el portavoz ejecutivo Steffen Seibert, dijo que “el trabajo de la OMS es muy importante, especialmente en estos momentos”.

En ese sentido, agregó que “todo nuestro apoyo y también la debida financiación”, afirmando que “el Gobierno alemán apuesta por el multilateralismo y la OMS es un muy relevante instrumento de éste”.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, consideró que “culpar a los otros no ayuda” en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

“Debemos trabajar juntos contra la COVID-19. Una de las mejores inversiones es reforzar las Naciones Unidas, sobre todo la OMS, que tiene poco presupuesto por ejemplo para desarrollar y distribuir tests y vacunas”, dijo.

A su vez, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, criticó la decisión de Estados Unidos, indicando que “lamento profundamente la decisión de Estados Unidos de suspender la financiación a la OMS. No hay ninguna razón que justifique este movimiento en un momento en que sus esfuerzos son más necesarios que nunca”, tuiteó el responsable español.

Por su parte, Rusia también criticó al Gobierno de Trump por su decisión de suspender la financiación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al calificarla como un intento de endosar a otros la responsabilidad por el estado de su sistema sanitario.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, dijo a la agencia Interfax que para la clase política estadounidense “lo importante es hallar una ‘probeta’ imaginaria y presentarla al mundo como una prueba de la culpabilidad de otros y de su propia infalibilidad”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó el martes, en plena pandemia de COVID-19, congelar los fondos que su Gobierno aporta a OMS, justificando su decisión por la oposición de la OMS al cierre de fronteras para combatir la propagación del virus, por no haber actuado antes y por haber no solo confiado en China, sino también “alabado” al Gobierno de Pekín, algo que él también hizo semanas atrás.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí