Con el retorno a su país de 450 ciudadanos bolivianos que permanecían en la región de Tarapacá, comenzó este lunes la puesta en marcha de un plan de retorno para los extranjeros que están varados en Chile ante la decisión de sus países de cerrar fronteras para evitar la expansión del coronavirus, según declaró hoy el ministro de RR.EE., Teodoro Ribera.

Fue así como el canciller resaltó que hoy, por medio de una caravana de buses que viajaron desde Iquique a Colchane, en el límite fronterizo con el vecino país, “hemos puesto en marcha nuestro plan de retorno de las personas que estaban varadas en Chile y que querían llegar a sus hogares en Bolivia”.

Asimismo explicó que “450 bolivianos pudieron hoy retornar a su patria y estamos contentos con ello, porque una de las labores que tenemos por delante es permitir que la gente que quiera retornar a sus países pueda hacerlo”, precisando además que aún resta el regreso de 400 bolivianos que están en Antofagasta y otros 360 que permanecen todavía en Iquique, para lo cual indicó que “hemos hablado con las autoridades bolivianas para que se reconozca la cuarentena que esta gente hace en Chile, alimentada a través del subsidio que otorga la Organización Internacional de Migraciones”, indicó Ribera.

Desde Bolivia, en tanto, explicaron que los ciudadanos de dicho país fueron ubicados en el campamento Tata Santiago, en Pisiga, con un documento médico de Chile que certifica su estado de salud y los siete días de cuarentena que cumplieron en Iquique.

“Han llegado al mediodía. Son 450 compatriotas bolivianos, están haciendo sus declaraciones juradas y con la revisión de sanidad”, informó la directora de Migración de Oruro, Shirley Jiménez, en una entrevista con la televisión del vecino país.

“Ha estado el gobernador de la región de Tarapacá, el cual nos ha hecho entrega de 450 certificados médicos donde avala que ellos han estado en una cuarentena de siete días”, añadió.

Cabe recordar que Bolivia cerró sus fronteras para frenar la expansión del nuevo coronavirus que en dicho país ya ha cobrado hasta ayer domingo 33 vidas. Sin embargo, debido a la intensa presión de sus nacionales varados en Chile y las negociaciones entre ambos estados, el Gobierno boliviano habilitó el campamento Tata Santiago, donde han estado cerca de medio centenar de personas cumpliendo su período cuarentena y donde permanecerá este nuevo grupo recién llegado, con vigilancia sanitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí