La flamante nueva ministra de la Mujer y Equidad de Género, Macarena Santelices, tuvo una compleja presentación en sociedad, esclava de sus dichos en años previos, cuando se desempeñaba como alcaldesa de Olmué, en los que se manifestó en contra de los migrantes y se declaró entusiasta de la obra del Gobierno Militar.

Hoy día soy ministra de la Mujer y voy a velar por las necesidades y la erradicación de la violencia de cualquier tipo“, afirmó tajante al término del punto de prensa efectuado en La Moneda, pero previamente debió extremar sus recursos para defenderse de sus propias opiniones previas, lastradas aún más por su condición de sobrina-nieta de Augusto Pinochet.

Júzguenme de lo que hago desde hoy en adelante; como mujeres, como chilenos, tenemos el derecho de tener tendencias políticas, pero eso en ningún caso significa vulnerar ningún tipo de derecho o de justificar la violación de los DD.HH.”, señaló la nueva secretaria de Estado ante el acoso de la prensa.

Aún más, intentando imponer un velo del olvido a sus propias expresiones en años previos, señaló tajantemente que “no me corresponde hacer hoy juicios como ministra de la Mujer, a comentarios que he hecho en el pasado“, queriendo hacer además una tajante distinción en lo que fue su labor, deberes y opiniones como alcaldesa, a los que asume desde este miércoles como ministra del gabinete de la administración Piñera: “Uno no tiene que arrepentirse de algo en lo cual hoy como ministra de la Mujer, mi cargo es de hoy en adelante y es velar por los derechos de todas las mujeres de Chile”.

Defensa de los DD.HH.

“Quiero ser clara y tajante, porque jamás he avalado ni he justificado la violación de los derechos humanos. El tener una tendencia política no significa avalar hechos tan graves y que deben ser condenados no hoy sin o que siempre, como es la violación a los DD.HH.“, fueron a su vez las declaraciones de Santelices ante la consulta de si, al destacar la obra del Gobierno Militar, también avalaba las violaciones a los derechos fundamentales.

Añadió a continuación que “por lo mismo quiero ser clara y lamento que se tergiversen situaciones, porque tener una postura política en ningún caso significa justificar la violación a los DD.HH., insisto. Este desafío que hemos tomado tiene que ver también con luchar por los derechos de la mujer, de la mujer trabajadora, de la mujer indígena, de la mujer que está sufriendo en este momento la violencia de los agresores teniéndolos en su domicilio”.

Fue aún más tajante al profundizar en el tema, señalando que “ningún color político puede justificar la violación a los DD.HH., y los DD.HH. no tienen religión, no tienen que ser de izquierda ni de derecha; los DD.HH. los tenemos todos y es una de las razones por la cual vamos a luchar en el Ministerio de la Mujer. Insisto, una posición política no tiene nada que ver con  los DD.HH.”.

En ese contexto, afirmó que “desde hoy soy ministra de todas las chilenas y llamo a todas a trabajar en conjunto porque tenemos que erradicar la violencia, no podemos permitir ningún tipo de violencia, ni por pensar  distinto ni por tener una religión, una etnia, o por ser mayor de edad o por tener cualquier tipo de diferencia que alguien pueda agredir”.

Contra los migrantes

Otra de las críticas ante declaraciones previas se refirió a su actitud ante los migrantes, en especial al ser consultada por señalar en su época de jefa comunal que las soluciones para la población fueran para los chilenos y decía “urgente, no mas inmigrantes” en su twitter.

Aquí, su intento de hacer borrón y cuenta nueva fue más notorio, declarando que “no me corresponde hacer hoy juicios como ministra de la Mujer a comentarios que he hecho en el pasado”, aunque a continuación respaldó veladamente sus afirmaciones pasadas al señalar que “sí puedo solidarizar con los 345 alcaldes de Chile que tienen una realidad, que tienen que enfrentar los problemas día a día de las personas que más sufren, personas que no tienen servicios básicos, y hay muchos inmigrantes que incluso fueron deportados, todos sabemos  que hubo años en los que se descontroló la situación”.

Y volvió a reiterar que “mi cartera hoy es el Ministerio de la Mujer y no corresponde entrar en ningún tipo de calificación o no política que en el pasado pude haber hecho porque era alcaldesa“.

Al ser consultada por si se arrepentía de sus dichos contra los migrantes, Santelices volvió a su táctica del olvido selectivo al indicar que “uno no tiene que arrepentirse de algo en lo cual hoy como ministra de la Mujer, mi cargo es de hoy en adelante y es velar por los derechos de todas las mujeres de Chile”, escudando sus dichos en que “un alcalde tiene prioridades distintas. Todo juicio, todo pensamiento que pude haber hecho como alcaldesa, los alcaldes tienen que resolver las necesidades inmediatas de sus vecinos y por eso les quiero dar las gracias”.

Para salir del fuego cruzado, la ministra hizo un llamado al trabajo conjunto: “Acá están abiertas las puertas del Ministerio junto a la subsecretaria, de todo el que piense distinto, porque no podemos seguir permitiendo la violencia bajo ningún punto de vista, ya sea por el color político, por la tendencia religiosa”,

Finalmente, recordó que “los lineamientos que nos ha entregado el Presidente de la República Sebastián Piñera son claros: tenemos que erradicar cualquier tipo de violencia y tememos que disminuir la brecha y tenemos que trabajar firmemente por la igualdad de género“.

Respaldo de su partido

Previamente, y al término de la ceremonia de juramento, la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, comentó que la elección de la nueva ministra fue efectuada sobre la base de una terna entregada al Presidente Piñera, reconociendo implícitamente que Santelices era la carta prioritaria del partido para el cargo (con el que, además mantuvieron el cupo que ostentaba la renunciada Isabel Plá).

Es una persona que tiene la capacidad de empatizar, que conoce la problemática de la mujer“, recalcó de entrada la timonel gremialista sobre la nueva secretaria de Estado, defendiéndola a continuación de las críticas en su contra, al comentar que “lo que tiene que generar unidad es el trabajo de ella. Acá llama la atención que ni siquiera ha logrado asumir y la izquierda ya la está criticando“, haciendo alusión, por ejemplo a las declaraciones del colectivo feminista 8M que manifestó que no reconocían a Santelices como ministra.

Espero que a la nueva ministra la evalúen por su trabajo y no por la familia en la que nació“, acotó al respecto

Asimismo, se refirió a las declaraciones previas de Santelices en relación a la situación de los inmigrantes en nuestro país, señalando que “lo que sucede es que era alcaldesa y, en muchos casos, los alcaldes ven como muchas personas que son chilenas hoy tienen dificultades para poder acceder a los servicios básicos“, recalcando que “la conozco y de xenófoba no tiene absolutamente nada; eso es tratar de llevar las cosas al extremo”.

Ceremonia oficial

En total fueron 55 los días en los que la titularidad del Ministerio de la Mujer estuvo bajo la subrogancia de la subsecretaria Carolina Cuevas, que se acabaron ayer con el anuncio del nombramiento de Macarena Santelices como nueva titular de le cartera, y a quien el Presidente Sebastián Piñera tomó juramento este miércoles en La Moneda.

“Estoy seguro que tenemos un gran equipo en el Ministerio. Ésta no es una lucha o un conflicto entre hombres y mujeres, ésta es una lucha de hombres y mujeres juntos por construir una sociedad en que tengamos plena y total igualdad de dignidad de derechos, de deberes y de oportunidades. Estoy seguro que la nueva ministra estará a la altura de este tremendo desafío”, señaló el Mandatario luego de formalizar el nombramiento, el cual, debido a la emergencia actual, se efectivo de inmediato.

Piñera destacó los variados avances logrados por su administración en la Agenda de Género, entre ellos la promulgación de la Ley Gabriela (que amplió la tipificación del femicidio), y el impulso de iniciativas legislativas que buscan sancionar la violencia de género, el acoso, regulación del pago de pensiones y reducción de la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres.

“La política hacia la mujer no es solamente una política del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, sino que es una política que debe traspasar y llegar a todos los Ministerios y, ojalá, a toda la sociedad, porque solamente si actuamos con una convicción y unidad en este frente vamos a alcanzar los resultados que queremos”, manifestó el Presidente.

Inmediatamente después del juramento, se produjo el chascarro de la ceremonia, cuando Piñera instintivamente le alargó la mano para saludarla, a lo que respondió la nueva ministra con igual gesto. Pero el Mandatario retiró rápidamente su mano para ofrecer su codo, recordando las medidas sanitarias de distanciamiento social; Santelices se vio por un momento confusa pero no tardó en devolver el gesto. La actividad salía por las pantallas y se transmitía vía redes sociales en directo; había que dar el ejemplo. El video oficial en la web de Presidencia, sin embargo, quedó con la versión censurada, eliminando el impasse del registro final.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí