“Cientos, y quizá miles, de páginas se han escrito sobre Arturo Prat, los hombres bajo su mando y las gestas de Iquique y Punta Gruesa. Los relatos que daban cuenta de la acción bélica llevada a cabo la mañana del 21 de mayo, que comenzaron como hilos de agua, trayendo noticias en escuetos comunicados telegráficos, pronto se convirtieron en un verdadero torrente que arrastró a una nación completa. En el mismo momento en que Prat, seguido por una tripulación que daba muestras de lealtad y compromiso a toda prueba, cruzaba el umbral de la gloria, se abría la puerta que permitiría a la patria, por la cual se inmolaba, vencer en una guerra no buscada.

¿Cómo era el hombre que inspiró en sus subalternos tan grande sacrificio y en su nación el esfuerzo que
demandaba el conflicto? ¿Qué llevó a su oponente en el combate a escribir, solo siete días después de
su muerte, que el valiente comandante de la Esmeralda murió “como un héroe, víctima de su temerario
arrojo”? De eso se trata este libro. De descubrir al hombre y de qué estaba hecha su alma”, reseña el prólogo del libro Prat, que en 254 páginas va relatando y mostrando con imágenes la vida del capitán, abogado y ciudadano que no trepidó en inmolarse en defensa del honor de Chile ese 21 e mayo de 1879.

Este libro es el que, gracias a la donación de la Armada de Chile a Infogate, regalaremos a nuestros seguidores el próximo 20 de mayo, a través de nuestras redes sociales

Para participar sólo debes seguirnos y responder en nuestras redes sociales. ¿En qué año fue el Combate Naval de Iquique?

Cada vez que Prat salta al vacío, saltamos todos con él. Y saltamos para llenar el hueco que deja en nuestras infancias la falta de héroes, la nostalgia del mito. Al final del Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, Sancho, a los pies del lecho de su señor Alonso de Quijana, le suplica llorando: “no se muera vuesa merced […] porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie lo mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía”. Sancho prefiere que el Alonso Quijana real desaparezca detrás del Quijote de los sueños, del heroísmo (aunque patético, en el caso del Quijote), de la ilusión. Si Prat no hubiese saltado al vacío, Chile entero lloraría de la peor de las melancolías, la de la falta de sentido, la de ausencia de mito que vertebre nuestra existencia”, escribe Cristián Warnken en el capítulo “Prat y Altazor: El mismo Salto”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí