Este miércoles en la tarde, y después de varios días de incertidumbres y fuertes intercambios de opiniones con la oposición, fue aprobado en la sala del Senado el veto sustitutivo y aditivo presidencial al Ingreso Familiar de Emergencia, lo que permitirá entregarlo a partir de fines de mayo, de acuerdo a las previsiones del Ejecutivo.

Este proyecto tuvo una tramitación difícil, yo diría corta, de todas formas, si uno considera el tiempo que demoran la mayoría de los proyectos de ley que se tramitan aquí en el Congreso. Desde el día uno le dimos la importancia de aprobar de manera rápida de aprobar esta iniciativa que beneficia a 4.5 millones de personas”, señaló el ministro de la Segpres, Felipe Ward, acerca del proyecto, que alcanzará a 1,8 millones de hogares.

En tanto, el ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, subrayó la importancia de la iniciativa con celeridad al indicar que “nuestra preocupación ha sido siempre tener sentido de urgencia, a reaccionar rápido, este proyecto de ley buscaba que el 20% de los chilenos recibiera el apoyo del Estado”.

El veto, aprobado ayer por la Cámara de Diputados y ratificado hoy por el Senado, incluye dos cambios al proyecto original. El primero, que todas las personas que viven de ingresos informales hasta el 60%, del Registro Social de Hogares, reciben el mismo beneficio; y que los beneficiarios mayores de 70 años, que por normas del ingreso puedan quedar excluidos por el hecho de no vivir acompañados, puedan ser incorporados en el beneficio. Ambas medidas amplían el universo de beneficiarios.

Al igual que en la jornada de ayer martes en la Cámara de Diputados, el Gobierno hizo un enorme despliegue de autoridades para presenciar, y celebrar finalmente, la aprobación de la iniciativa, habiendo asistido los mencionados ministros Felipe Ward y Sebastián Sichel, y junto a ellos el ministro de Hacienda, Ignacio Briones y el subsecretario de la Segpres, Juan José Ossa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí