La Segunda Sala Penal de la Corte Suprema confirmó este lunes la extradición a Francia de Nicolás Zepeda, acusado por el homicidio de la estudiante japonesa Narumi Kurosaki, desaparecida en 2016 en la ciudad francesa de Besançon, de acuerdo a lo informado por el Poder Judicial.

El fallo contundente y la última instancia a nivel nacional, “confirma la sentencia apelada de dos de abril” de 2020, dictada por el juez Jorge Dahm, indicó el máximo tribunal de justicia del país, dando luz verde a la extradición de Zepeda hacia el país europeo.

Nicolás Zepeda, de 29 años, y acusado por la desaparición y muerte de la ciudadana japonesaserá de esta forma extraditado a solicitud de las autoridades de Francia tras una larga tramitación en la justicia chilena.

El pasado 5 de marzo, la Corte Suprema comenzó la audiencia por la solicitud de la justicia de Francia para extraditar a Zepeda. En su alegato, la abogada defensora del joven chileno, Joanna Heskia, aseguró que pedirían que el rechazo de la extradición, por estimar que no se cumplen los requisitos necesarios.

Tras la audiencia de este jueves, se realizaron otras tres: a través de una videoconferencia con Japón; una llamada a Francia; y por último, los alegatos de clausura, tras lo cual vino la sentencia del juez Dahm del 2 de abril.

A fines de abril, la defensa de Zepeda apeló contra la decisión en primera instancia “por no cumplir ésta con los requisitos establecidos”.

Zepeda es el principal acusado por la desaparición y muerte de la estudiante en territorio francés. Ambos mantuvieron una relación sentimental de casi un año pero antes de su desaparición estaban distanciados y ella había iniciado un nuevo noviazgo con un estudiante francés.

Esa nueva relación de Kurosaki habría detonado los celos de Zepeda, quien supuestamente viajó especialmente desde Chile para cometer el crimen, según la investigación de la justicia de Francia.

Los encargados del caso presentaron pruebas que dan cuenta de que los días previos a la desaparición de Narumi, el 5 de diciembre de 2016, Zepeda compró material inflamable, la siguió varios días y la noche del supuesto crimen la invitó a comer y luego se fue con ella hasta la vivienda estudiantil en Besançon.

En este lugar la habría asfixiado y posteriormente escondido su cuerpo, el cual todavía no ha sido hallado.

El chileno, que había amenazado a Kurosaki en un vídeo publicado en internet, admitió que estuvo en su habitación la noche de su desaparición pero negó toda responsabilidad en ella.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí