La Funeraria Iván Martínez cuenta con una Unidad de Duelo, que brinda apoyo en diferentes áreas. “Esta unidad es abierta a la sociedad, clientes y no clientes, de manera gratuita, sin límites de atenciones y es para todas las personas que estén pasando por un duelo”, señala Martínez, quien aclara que en esta unidad las personas pueden encontrar asesoría desde el ámbito legal hasta el psicológico.

Camila Rubio es psicóloga y trabaja, hace más de dos años, en la Unidad de Duelo de la Funeraria Iván Martínez. Explica cómo puede afectar el escenario actual en el ámbito emocional y señala que “es muy común que, frente a situaciones en las cuales nos enfrentamos a la posibilidad de fallecimiento de un ser querido, surjan muchas emociones al no poder estar cerca de nuestro ser querido, verlo, poder despedirnos o hasta incluso asumir la realidad de esta pérdida. Esto puede generar angustia, rabia, confusión, tristeza, sentimientos de incredulidad, desesperación y miedo”.

Hoy la normativa para procesos de duelo es clara y no permite reuniones de más de 20 personas, ni funerales de más de 200 personas. Frente a esto, Funeraria Iván Martínez incorporó las Despedidas Vía Streaming “un sistema que por medio de una App se puede instalar en el celular y acceder de manera virtual a la sala velatoria. Así por medio de audio y video se puede acompañar a familiares y/o amigos desde la distancia, agrega Iván Martínez

También es recomendable “realizar un ritual de despedida que permita acercarnos a una de las primeras tareas del duelo, que es asumir la realidad de la pérdida. Esto puede ser de forma simbólica utilizando fotos, objetos preciados por la persona fallecida, música, etc”.

El miedo al contagio y la tristeza por la pérdida son dos puntos que ponen en jaque a las personas a la hora de despedir a un familiar. “Es importante, en primer lugar, validar y reconocer nuestros sentimientos y emociones, son reales y está bien que los sintamos, ya que forman parte de uno mismo y se pueden entremezclar. No por sentir tristeza significa que no puedo sentir miedo o hasta incluso rabia. Ahora es importante descubrir qué haremos con ellos, como trabajaremos dichas emociones, buscar una forma para poder expresarnos abiertamente, apoyarnos en nuestros seres queridos sin dejar de lado el autocuidado. Si tenemos dudas sobre nuestra propia salud, consultar a un especialista y de este modo ir buscando la mayor tranquilidad posible”, recomienda Camila Rubio.

La sicóloga señala que la culpa también es un sentimiento que puede aparecer ante la pérdida de un ser querido por COVID- 19. Preguntas como, “por qué no le impedí salir, ir a trabajar o a comprar, por qué le pedí que fuera a…”, son interrogantes que pueden atormentarnos en este tipo de pérdidas. En ese sentido, la profesional explica, “muchas veces nos encontramos con la culpa en un duelo, la cual viene asociada a una fase propia del proceso que es la rabia. En caso de la culpa, es la rabia con uno mismo por no haber hecho o dejado de hacer algo que impidiera el destino ocurrido. Es recomendable validar dicho sentimiento y a la vez no ser duros con nosotros mismos; en nuestras manos no existe el poder de predecir lo que ocurrirá a futuro y finalmente son cosas que ocurren sin ser culpa de nadie”.

La especialista explica que no hay un tiempo definido para que afloren las emociones y es así como algunos pueden entrar en estado de shock o no asimilar la muerte hasta varios días, semanas o meses. “Lo importante es que la persona vaya descubriendo su propio sentir, vaya constantemente analizando cómo se siente y permitiéndose su propio tiempo y espacio. Hay personas que encuentran consuelo a su dolor, teniendo cerca alguna ropa de su ser querido, mientras para otras esto mismo significa una angustia desbordante. Lo recomendable es que cada persona vaya reconociendo que va sintiendo en cada acción y vaya buscando que le hace sentir mejor, respetando su propio tiempo ya que no es necesario reorganizar de inmediato nuestra vida después de perder a un ser querido. Todo y cada persona tiene su propio tiempo”, aclara.

Los niños también pueden enfrentarse a la partida de un ser querido, ya sea por COVID- 19 o por otras causas y es fundamental manejar con ellos el tema de forma adecuada. “Es importante explicarles lo ocurrido de forma honesta, evitando el uso de eufemismos como ‘se fue al cielo’ o ‘ahora es una estrella’, ya que dicha información podría confundirlos y hacerles creer que realmente su ser querido está en el cielo entre las nubes. Es importante responder a todas las preguntas explicándoles que la muerte es irreversible, universal, ya que a todos los seres vivos les ocurre, y explicar la causa del fallecimiento: estaba muy enferma, muy viejita, etc. Ellos necesitan la contención de un adulto, que tengan un espacio para poder expresarse y resolver sus inquietudes y ser escuchados con paciencia, ya que muchas veces manifiestan cambios en su comportamiento”, concluye la sicóloga de Funeraria Iván Martínez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí