19/05/2020

Alrededor de 50 millones de toneladas de basura electrónica se desecha en el mundo

Alrededor de 50 millones de toneladas de basura electrónica se desecha en el mundo

Se estima que para el 2040 las emisiones de carbono causadas por la producción y el uso de productos electrónicos tales como computadores, teléfonos y tablets podrían alcanzar el 14% del total de emisiones.


Hace algunos días se celebraron los 50 años del Día de la Tierra, fecha que tuvo su origen el 22 de abril de 1970 y que busca generar conciencia sobre la importancia de proteger nuestro planeta para las futuras generaciones. En este sentido, uno de los principales desafíos que enfrentamos como sociedad para disminuir la contaminación del planeta es el tema de los desechos electrónicos, los cuales han ido en aumento durante las últimas décadas debido al incremento de las nuevas tecnologías y su creciente uso.

Según el informe “Una nueva visión circular para la electrónica: Es hora de un reinicio global” presentado en el Foro Económico Mundial el año pasado, durante el 2018 hubo un flujo estimado de 50 millones de toneladas de residuos electrónicos, de los cuales sólo un 20% recibe un tratamiento adecuado. Debido a esta situación, se estima que para el 2040 las emisiones de carbono causadas por la producción y el uso de productos electrónicos tales como computadores, teléfonos y tablets podrían alcanzar el 14% del total de emisiones, por lo que resulta crucial buscar alternativas que permitan repensar el diseño de productos para considerar tanto su reutilización como su durabilidad, tal como lo realiza la empresa Triciclos, quienes implementaron una mirada sostenible en todas las etapas del proceso de producción, consumo y descarte de materiales.

De esta forma, uno de los grandes problemas de la basura electrónica o e-waste en inglés, radica en que estos residuos no son biodegradables, ya que están constituidos principalmente por plásticos mezclados con metales y químicos altamente contaminantes a nivel orgánico que terminan contaminando ríos, mares y la propia tierra, dañando así nuestro ecosistema. No obstante, algunos de estos compuestos podrían ser reutilizados como materias primas para nuevos productos y evitar así no sólo las altas cifras de contaminación originadas por esta causa, sino que también las millonarias pérdidas de aproximadamente 62.500 millones de dólares cada año por la mala gestión de este tipo de residuos.

En Chile, de acuerdo al estudio “Perspectiva de la Gestión de Residuos en América Latina y el Caribe de Naciones Unidas”, por cada habitante se generan al menos 11 kg de desechos electrónicos, cifras que nos sitúan como el segundo país que más basura electrónica produce por persona en América Central y del Sur, alcanzando sólo una tasa de reciclaje de un 10%.

Esto se debe a que, en parte, muchas personas tampoco saben qué hacer realmente con el cúmulo de desperdicios electrónicos que generalmente van quedando rezagados en sus casas debido a la poca información que existe al respecto y a los reducidos puntos de reciclaje de este tipo de desechos. Sin embargo, existen opciones como la Fundación Chilenter, por ejemplo, cuya misión es disminuir la brecha digital en nuestro país mediante el reacondicionamiento de equipos dados de baja para entregarlos en establecimientos educacionales o reciclarlos.

Si estás pensando en deshacerte de un producto electrónico de uso personal, es necesario que tomes ciertas precauciones de seguridad antes de hacerlo, ya que éstos suelen almacenar información altamente sensible como datos financieros, documentos y archivos que, de no seguirse los procedimientos adecuados, podrían ser recuperados y caer en las manos equivocadas.

Por este motivo, para poder reciclar de forma segura tus equipos, en primer lugar, debes realizar un backup de la información más relevante que quieras mantener o respaldar, esto se puede hacer a través de servicios de almacenamiento en la nube o por medio de un disco duro externo. Una vez finalizado el proceso, es importante cerrar las sesiones de todas las cuentas utilizadas en el dispositivo antes de borrar los archivos y desinstalar los programas o aplicaciones que has utilizado.

Posteriormente, se deben restablecer los valores de fábrica para limpiar el equipo y, en el caso de que sea un computador, lo más recomendado es quitar el disco duro y destruirlo para así evitar que otras personas puedan recuperar la información, esto se puede realizar a través de procesos de desmagnetización, mediante el uso de hornos especializados o compactadoras que se utilizan para dejarlo inutilizable. Una vez realizados estos pasos, puedes buscar las opciones de reciclaje más accesibles para ti, ya sea alguna compañía que acepte devoluciones a cambio de descuentos para próximas compras, donarlo a alguna organización benéfica para darle una nueva vida útil o recurrir a algún punto de reciclaje electrónico donde puedas desecharlo.

Con estas simples medidas no sólo estarás actuando de forma responsable ante el cuidado del planeta, sino que también esto te permitirá resguardar tu información personal para evitar que sea utilizada por delincuentes, ya que como señala el Analista de Ciberseguridad de la empresa 3IT Quality of Service, Ernesto Rubio, “aunque la gente piense que la única información importante que hay en su teléfono o su ordenador son las contraseñas, lo cierto es que hay mucho más que eso. Alguien con acceso a cosas como el historial de navegación y las cookies de Chrome, los archivos temporales y documentos con información personal de uno mismo o de otras personas, podría cometer una amplia variedad de delitos, como fraudes, suplantaciones de identidad y phishing dirigido (spear phishing). Es por esto que es necesario tener especial cuidado cuando desechamos un dispositivo”.

Si bien es cierto que es necesario que se generen nuevos modelos sostenibles que reduzcan el impacto medioambiental de sus desechos y que contribuya a una nueva forma de optimización de los recursos que pueden ser reutilizados, también es nuestro deber actuar de forma consciente no sólo ante el consumo de productos, sino que también ante los desperdicios que generamos y que terminan contaminando nuestro planeta. Por eso, el llamado es a hacernos cargo de nuestra basura en general y en especial de los desechos electrónicos que son tan perjudiciales para nuestro entorno.


recomendados

comenta esta noticia