El anuncio presidencial de este domingo sobre la repartición de cajas de alimentos para los segmentos más golpeados por la pandemia de Covid-19 ha desatado las más diversas reacciones en los últimos días, principalmente porque no están listas, tal como lo dijo el el propio Presidente Piñera en la tarde del lunes..

Desde centenares de personas que llegaron ingenuamente a diversas municipalidades a buscar las prometidas cajas pensando que la entrega se iniciaría de inmediato (reflejando el permanente error del Gobierno con hacer anuncios apresurados sin tener un plan claro de implementación), hasta las protestas que surgieron en la empobrecida comuna de El Bosque, iniciadas por gente que efectivamente está desesperada por no poder ganarse el sustento en medio de la cuarentena para alimentar a sus familias (y continuadas por los permanentes grupos anti sistema y lumpen en general), implicó que el Ejecutivo saliera a apresurar la coordinación para la entrega de las cajas y el acopio de productos que la compondrán, en una carrera contra el tiempo y las expectativas de centenares de miles de personas.

Pero en medio de críticas, esperanzas y rabia creadas por una medida apresurada y mal estructurada, no podemos olvidar las decenas de iniciativas públicas y anónimas emprendidas a lo largo del país  para entregar cajas de alimentos y productos de primera necesidad a gente acosada por las medidas de restricción vigentes. Y no sólo surgidas en los últimos días.

El anuncio del alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, de que los habitantes de la comuna se morían de hambre al extenderse la cuarentena, no fue ni con mucho el primer llamado de alerta. Vecinos organizados, empresa privada, ONGs, municipalidades e incluso el mismo gobierno a través de Intendencias, organismos sociales dependientes y el Ministerio de Desarrollo Social (todos con mayor, menor o nula repercusión informativa) ya estaban desarrollando el esfuerzo de llegar a a los más necesitados con cajas de alimentos durante abril y mayo.

Los que no entienden la realidad o se aprovechan de ella/strong>

Obviamente que en medio de esfuerzos genuinos surgen iniciativas dudosas como la del diputado RN Frank Sauerbaun, quien entregó cajas con alimentos en su distrito en la Región de Ñuble, cada una de las cuales llevaba un sticker con la foto del parlamentario. “Lo hice para que la gente sepa que las cajas son donadas por mi persona y no hay recursos públicos, ni recursos de municipios, sino que son un esfuerzo individual y por eso lo he hecho, justamente para alejar las dudas de donde vienen los recursos”, señaló. Júzguelo usted:

Siguiendo la iniciativa de Sauerbaum de apoyar a la ciudadanía -con olor a sacar ventaja política- en medio de la crisis por el coronavirus, los hermanos Van Rysselbergue (Jacqueline, la senadora, y Enrique, el diputado),no podían ser menos“, aunque ellos no entregaron cajas de alimentos, sino que efectuaron una jornada de sanitización de viviendas. Pero, con el mismo “ojo clínico” de su vecino parlamentario de Ñuble, decidieron identificar claramente la procedencia del “apoyo desinteresado”. Como señaló al respecto el diputado Giorgio Jackson, la figura es “brutal. Nepotismo y clientelismo en una sola imagen”

Aportes de lo público a lo privado

Uno que ha estado muy activo es el mencionado alcalde Alessandri, quien a lo largo de este mes ha recorrido la comuna entregando personalmente las cajas con alimentos, respondiendo a su propia denuncia de la urgencia de los vecinos de su comuna

Una de loas instituciones colaboradoras por excelencia a lo largo de los años ha sido el Rotary Club. Bastante invisibilizados los últimos años, el aporte que hicieron en Tocopilla grafica lo que son sus permanentes aportes sin grandes anuncios ni fanfarrias:

La Cámara Chilena de la Construcción, horas antes del anuncio de Piñera el domingo, ya había lanzado oficialmente en terreno (la había presentado poco antes) su propia campaña para la entrega de cajas de alimentos, Siempre por Chile, en la comuna de Renca, y apunta a extenderse por 337 comunas del país.

No fueron pocas las municipalidades las que, apenas conocido el anuncio presidencial y, quizás buscando anticipar lo que sucedía en El Bosque, despacharon sus propias órdenes de compra para adquirir cajas de alimentos (previendo además alguna eventual escasez momentánea ante las compras del Gobierno).

Organismos del Estado como la Conadi, también tomaron la posta de buscar atender a sus grupos objetivos más desposeídos

Aún  cuando, pese a tratarse de una emergencia, siempre hay grupos que no están conformes con la ayuda, de una u otra forma:

La municipalidad de Temuco, pasado lo más grave -hasta el momento- de la crisis causada por el coronavirus en la capital regional de La Aarucanía, se ha dedicado a fortalecer sus esfuerzos de apoyar a las familias más necesitadas:

Posterior al nuevo patinazo de Cencosud (el relacionado con los contratos de los trabajadores y la repartición de dividendos) y buscando hacer control de daños, la corporación, a través de Santa Isabel donó cajas de alimentos en la Región de Coquimbo. Curiosamente, la donación fue en conjunto con la Universidad china de Tsinghua, una de las más prestigiosas de dicho país y que abrirá su primer centro de investigación en Latinoamérica justamente en Chile, pero de la mano de Andrónico Luksic… Cosas de la vida.

Una de las entidades más activas en la entrega de alimentos a diversas comunidades ha sido Red de Alimentos,  ya sea colaborando con otras iniciativas, o por propia acción, desde el mes de abril:

Otro donador recurrente ha sido la familia Luksic, que antes de la reciente y promocionada entrega de 35 mil cajas de alimentos, ya se había puesto las pilas el mes pasado, a través de diversas de las empresas que controla, entregando 8 mil cajas de alimentos en 8 comunas de la Región de O’Higgins, y trayendo al país o produciendo localmente implementos de protección sanitaria:

Las Fuerzas Armadas, mucho antes del anuncio del Presidente de la República, ya se encargaban de coordinar con entidades privadas la entrega de cajas de alimentos y útiles de aseo en zonas necesitadas:

Walmart también decidió poner su granito de arena en abril, a saber con qué intenciones, pero al menos (y lo más importante) adultos mayores de cuatro regiones se vieron beneficiados con este acto:

El “aguante” futbolero también ha salido en ayuda de los necesitados, principalmente socios e hinchas, a lo largo del país. En un ejemplo entre varios loables, el 10 de abril el CSD Colo Colo anunciaba el inicio de su campaña de ayuda:

Y la Iglesia Católica también participa de esta labor de ayuda, primero a través de sus diversas parroquias, y ahora, en un esfuerzo coordinado a través de Caritas Chile, con la campaña “Nadie se salva solo, juntos multipliquemos la solidaridad”, dirigida a adultos mayores, migrantes y familias vulnerables.

Y, ¡sorpresa! el Ejecutivo ya participaba en iniciativas en esta línea…

Parte de los problemas de hacer anuncios apurados sin prepararlos lo suficiente, confiando solo en el efecto y preocupándose poco de los resultados (“ya se arreglará en el camino”) es que la decisión de hacerlos públicos se hace con el concepto de caballo de carreras: sólo mirar al frente y no ver lo que hay alrededor.

Desde inicios de abril, el Ministerio de Desarrollo Social ya formaba parte de la campaña “Me Sumo a la Causa”, integrada además por Movidos x Chile (iniciativa que coordina a 27 organizaciones para actuar ante situaciones de emergencia como la actual); el BID, a través de BID Lab; Fundación San Carlos de Maipo y Clyc.me, que “ante la emergencia COVID19, se unieron bajo la campaña para que organizaciones de la sociedad civil puedan subir sus necesidades y recibir donaciones de empresas o personas naturales, quienes podrán ver el impacto de su donación en tiempo real”, según señalan en su web.

Esta campaña se encarga de recaudar donaciones, armar los medios y distribuirlos para una serie de causas, que van desde apoyo en salud mental para escolares, pasando por la entrega de kits sanitarios a personal de salud hasta la distribución de cajas con productos de primera necesidad.

Y si bien esta loable iniciativa cubre un ámbito mucho más amplio que el anuncio presidencial específico del domingo, sí es una alternativa interesante como canal de organización y distribución ya estructurado, y que permitiría ganar tiempo para acelerar la entrega de cajas, y no gastar tiempo en reuniones de coordinación con gobiernos regionales y ministerios para analizar como se hará el trabajo usando al personal de Fuerzas Armadas y Seguridad.

¿Y no hablábamos de no mirar lo que se hace en torno a nosotros? Pues bien, el ministerio encabezado por Sebastián Sichel participa de otra iniciativa, la ya mencionada “Siempre por Chile” encabezada por la CChC que, como señalamos, fue presentada previo al discurso oficial del Presidente Piñera.

La anterior lista a lo largo de esta nota no es exhaustiva ni mucho menos. Sin nombrar quedaron infinidades de esfuerzos a todo nivel, en especial de personas y comunidades de diversos barrios. Ellos son el reflejo del verdadero esfuerzo país por salir adelante en medio de la pandemia. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí