El Presidente Sebastián Piñera dio inicio oficial este sábado al pago del Ingreso Familiar de Emergencia, un beneficio para las familias vulnerables con ingresos informales afectadas por la situación económica provocada por la pandemia de Covid-19.

Esta jornada se realizó el primer pago automático a 499 mil familias, abarcando un universo inicial de 1.771.000 personas. los restantes 1,2 millones de hogares (unas 3 millones de personas), recibirán el Ingreso Familiar de Emergencia, correspondiente al primero de los tres meses que abarca este beneficio, el próximo 10 de junio.

El segundo y tercer pago de este beneficio, se realizará 30 y 60 días después de efectuado el primer pago.

Se trata de un beneficio en el cual el Gobierno hizo una gran apuesta para sacar adelante, y que le valió una dura lucha con la oposición, que estimaba que el monto y el alcance del mismo debía ser mayor. De hecho, si bien la idea fue aprobada en general en el Congreso, su rechazo en particular obligó al Ejecutivo a presentar un veto presidencial para sacar adelante la iniciativa, pese a las críticas transversales fuera del oficialismo.

“Somos una comunidad, una gran familia. Y una familia nunca deja solos o abandonados a ninguno de sus miembros”, señaló el Mandatario en el acto en La Moneda, donde fue acompañado por los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; y de Desarrollo Social, Sebastián Sichel.

“Gracias al esforzado y eficaz trabajo de muchos funcionarios públicos, hemos podido adelantar el pago de este beneficio”, destacó el Jefe de Estado, aludiendo así a la compleja tramitación parlamentaria.

El Ingreso Familiar de Emergencia beneficiará a los hogares pertenecientes al 60% más vulnerable y cuyos ingresos provengan principalmente de trabajos informales.

El monto del beneficio depende del tamaño de la familia. Será de 260.000 pesos para una familia de 4 y de 345.000 pesos para una familia de 6 personas, en hogares totalmente informales. Además, llegará a cualquier familia perteneciente al 80% más vulnerable del país, según la Calificación Socioeconómica del Registro Social de Hogares, que no cumpla con los requisitos previamente señalados, pero que tenga al menos un adulto mayor de 70 años o más que reciba Pensión Básica Solidaria (PBS), beneficiando a 244 mil hogares.

El beneficio dura tres meses. En el primer mes, los hogares recibirán el 100% del monto que les corresponde, según su tamaño; en el segundo recibirán el 85%; y el tercer mes el 70%.

“La principal prioridad, preocupación y ocupación de nuestro Gobierno en estos tiempos duros y difíciles para nuestro país, ha sido proteger a todas las familias chilenas, y con una dedicación, cuidado y cariño muy especial, a las familias más vulnerables y de clase media”, dijo el Mandatario.

Este aporte irá directo al bolsillo de los hogares y no sufrirá ningún descuento, teniendo un costo fiscal total que superará los US$830 millones en tres meses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí