Una dura advertencia hizo este martes la Organización Panamericana de la Salud (OPS), luego que expresara la preocupación existente por la situación que se vive en Brasil, Perú y Chile debido a que la transmisión del CORONAVIRUS se está “acelerando” en esos países, por lo que pidió no flexibilizar las medidas de contención que se está aplicando en la región.

En América del Sur, estamos particularmente preocupados porque el número de casos nuevos reportados la semana pasada en Brasil fue el más alto durante un período de siete días, desde que comenzó el brote. Tanto Perú como Chile también están reportando una alta incidencia, una señal de que la transmisión aún se está acelerando en estos países”, dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne.

En ese sentido, agregó que “no hay duda: nuestra región se ha convertido en el epicentro de la pandemia de COVID-19”.

Ante el avance que ha tenido el virus en la región, Etienne afirmó que “ahora no es el momento de relajar las restricciones o reducir las estrategias preventivas. Ahora es el momento de mantenerse fuerte, permanecer alerta e implementar agresivamente las medidas comprobadas de salud pública”.

Incluso sostuvo que “ahora es un momento de tomar acción, no de desviación. La vida y el bienestar de millones en nuestra región dependen de ello”.

La directora del OPS también dijo que uno de los aspectos más preocupantes del COVID-19 es impacto desproporcionado del virus en las personas que padecen enfermedades no transmisibles (o ENT), como por ejemplo hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, asma y otras enfermedades respiratorias, además de obesidad.

Nunca hemos visto una relación tan letal entre una enfermedad infecciosa y las enfermedades no transmisibles. Algunos de los datos son realmente alarmantes. Especialmente para nuestra región, donde las ENT están extendidas ampliamente”, sostuvo.

Explicó que estudios en China muestran que más del 28% de los pacientes con cáncer que fueron infectados por el CORONAVIRUS murieron, en relación a solo el 2% de los pacientes en general, añadiendo que “hay 1,2 millones de personas que viven con cáncer en América Latina y el Caribe”.

Aproximadamente 1 de cada 4 personas en nuestra región tienen un mayor riesgo de peores resultados si enferman de COVID-19 debido a enfermedades no transmisibles subyacentes”, mencionó Etienne.

La representante de la OPS también apuntó a la preocupación que existe por las interrupciones en la prestación de servicios de atención médica por medio a asistir a los centros de atención médica, debido a que “esto pone a los pacientes en mayor riesgo de complicaciones y muerte por enfermedades que sabemos cómo tratar”.

Por tal motivo, afirmó que “es importante encontrar métodos seguros para brindar atención clínica esencial a las personas con ENT durante la pandemia. Por ejemplo, muchos países están ampliando rápidamente la telemedicina, priorizando citas programadas para evitar salas de espera con muchas personas, y brindando servicios de formas novedosas”.

Incluso dijo que había que asegurar que las cadenas de suministro de medicamentos esenciales para las ETN se encuentren protegidas y continúen funcionando de forma eficiente y que dichos productos se distribuyan a las personas que lo necesitan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí