Pues bien, éstas son algunas de las cosas que quizás no podremos hacer de la misma manera o por un buen rato.

Saludar de beso y de apretón de manos ya es cosa del pasado:
Dependiendo del país y el contexto cultural,por ejemplo, hay regiones en Francia donde se saludan hasta con cuatro besos o por el contrario, países como Emiratos Árabes donde intentar saludar con un simple beso, es una afrenta a las reglas de las moral y buenas costumbres. Pues bien, frente a esta nueva realidad en la que el coronavirus nos obliga a NO socializar y saludar, por su alto nivel de riesgo de contagio al entrar en contacto saliva y piel directamente.

¿La alternativa? Quizás tendríamos que aprender a saludar al estilo japonés: con una inclinación. Esta reverencia oriental también acostumbrada en Corea, consiste en inclinarse frente a la persona colocando los brazos al lado. El grado de inclinación depende de la formalidad del saludo.

Visitar a tus amigos y de hacer una fiesta:
¿Una fiesta de cumpleaños? Olvídalo, tú reunión tendrá que ser virtual o tan sólo con unos cuantos invitados y tampoco habrá abrazos y muestras exageradas de amor, lo sentimos.

Ir al cine:
Aunque se abran este año y mueras de ganas de ver la nueva de Batman (cuyo estreno se aplazó para finales de 2021), lo más seguro es que para estar completamente convencidos y con confianza en una sala donde seguro alguien va a toser sobre tu popcorn, deberá pasar un largo tiempo. Algunos románticos han apostado por el regreso comercial de los auto-cinemas de los años 50, pero la opción más segura es el sillón de la casa y las plataformas de streaming de películas y series en TV.

Viajar sin restricciones:
Sí ya es obligatorio contar con cierta inmunización para viajar a algunos países, quizás será necesario que demuestres que estás vacunado contra el covid-19 para poder acceder a Estados Unidos o Europa.

Comprar, comprar, comprar
La pandemia ha generado una revaloración de la actitud hacia el consumismo, la forma de comprar será diferente, y en los centros comerciales y destinos tradicionales de ventas, las transacciones podrían ser un poco más controladas. La prueba de fuego para saber si las cosas serán como antes serán las fechas navideñas.

¿La alternativa? Organizarse, acostumbrarse a comprar online y evitar las aglomeraciones durante el tiempo designado por las autoridades y sobre todo, por el sentido común.

Salir a bares y restaurantes:
Es probable que cuando las condiciones mejoren, los bares y cantinas del mundo sean los lugares más codiciados y lo cierto es que comer del mismo plato de nueces, tomar de la misma botella, ligar y acabar a besos en una esquina del lugar o simplemente querer entrar al lugar más atiborrado asumiendo que es donde hay mejor ambiente, será un poco difícil. Y es que seguramente este confinamiento nos volverá cautelosos y desconfiados durante algún tiempo y, aunque las autoridades digan que ya puedes ir a tomar una cerveza libremente como antes, tú, ¿estarías dispuesto a fumar del mismo cigarrillo que tu amigo?

¿La alternativa? El remedio quizás sea positivo en cierto sentido. Esta nueva modalidad temporal de mantener cierta distancia en un bar, genere que los clientes se tengan que distribuir en lugares diferentes en vez de atascar el mismo negocio. Y si no te convence la idea de ir a un bar semi-vacío, puedes recurrir a lo que algunos analistas aseguran será la tendencia:reuniones en casa con no más de 10 invitados.

Ir a un concierto
Nos pone mal pensarlo, pero es probable que no volvamos a ver a The Rolling Stones, Paul McCartney, The Cure y demás artistas que ya pasan de los 60 años, subirse a un escenario o salir de tour.Por ahora habrá que conformarse con las presentaciones en streaming y conciertos televisados o por youtube.

Fuente: GQ

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí