El presidente estadounidense, Donald Trump, volvió este miércoles a tener una nueva “pataleta”, amenazando con cerrar Twitter luego que la red social pusiera en duda la seriedad de dos de sus tuits.

El mandatario estadounidense arremetió este miércoles contra las redes sociales, después de sufrir una molestia con la plataforma que más suele utilizar para comunicarle al mundo su forma de ver las cosas.

Lo que desencadenó ahora su furia fue que Twitter calificara dos de sus mensajes como “engañosos” y los tratara como difusores de información no verificada.

Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian completamente las voces conservadoras. Vamos a regularlas fuertemente o las vamos a cerrar, antes que permitir que algo así suceda“, tuiteó este miércoles el mandatario.

La decisión de Twitter escaló las tensiones entre Washington y Silicon Valley en un año electoral, por lo que la vocera de la red social, Katie Rosborough, dijo que los tuits presidenciales “contienen información potencialmente sesgada sobre el proceso de votación y ha sido etiquetada para proveer contenido adicional sobre el voto por correo“.

Tras la decisión de Twitter, el jefe de la Casa Blanca respondió con virulencia, indicando que “Twitter está oprimiendo completamente la libertad de expresión y yo, como presidente, no voy a permitir que eso ocurra“.

Trump consideró que ya en 2016 estas redes intentaron “y fracasaron” algo similar, por lo que “no podemos dejar que una versión más sofisticada ocurra de nuevo“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí