En lo que fuentes de La Moneda calificaron como “la mejor reunión que hemos tenido con la oposición”, se desarrolló este viernes el encuentro entre ministros del Gobierno con los presidentes de los partidos de oposición y el oficialismo, para abordar el “gran acuerdo nacional” convocado por el Presidente Sebastián Piñera para enfrentar la crisis sanitaria y socioeconómica causada por el Covid-19.

Al término del encuentro, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, anunció un plazo de dos semanas para concretar nuevo Acuerdo Nacional.

Fue así como los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, más el mencionado Blumel,  se reunieron vía telemática desde el Palacio Presidencial con los presidentes de Chile Vamos (RN, UDI, PRI y Evópoli), y la oposición (DC, PR, PS, PPD y RD, este último único representante del Frente Amplio en el encuentro).

Desde el Ejecutivo había altas expectativas para este encuentro, considerando los avances internos con las colectividades oficialistas acordadas a inicios de esta semana, y el contar con la propuesta transversal hecha a través del Colegio Médico por una serie de reconocidos economistas de las más diversas tendencias, la cual ha sido calificada al interior del Gobierno como “realmente muy buena” y que permitió dar sustento al llamado presidencial para un nuevo acuerdo nacional, con la sensación de poder convocar una vez más a la oposición a una mesa de negociaciones para formar un frente unido para sacar adelante, en el menor tiempo posible y con un gran respaldo transversal, una agenda de apoyo a la población afectada por la actual crisis.

El propio ministro Blumel, quien ha estado encabezando las negociaciones políticas para este acuerdo, había señalado ayer que “no tenemos aspiraciones maximalistas, queremos construir un acuerdo amplio en torno a 2 objetivos: protección social por impacto del Covid y reactivar economía, los empleos. Queremos un acuerdo que fluya rápidamente para llegar con beneficio a las familias”.

Sin embargo, las perspectivas de la oposición no eran tan optimistas. Al temprano descuelgue del Partido Comunista de cualquier opción de participar de estas negociaciones, se unieron críticas desde el Frente Amplio en cuanto a que no se estaba convocando a todo el mundo político.

Por otra parte, las restantes tiendas opositoras eran más bien cautas, ejemplificado ello en la postura del Partido Radical, cuyo presidente, Carlos Maldonado, indicó ayer jueves que “me consta que, en general en lo partidos de oposición y en el mío, existe bastante escepticismo sobre la verdadera voluntad de que el Gobierno tenga de construir acuerdos; insisto, no ha sido la tónica de este Gobierno, hemos sufrido diversas decepciones a lo largo del tiempo. Durante estos dos años cuando se han puesto propuestas sobre la mesa, en general han sido desestimadas, muchas veces totalmente; entonces. el escepticismo no como una actitud, sino que como una consecuencia de lo que hemos visto en la labor del Gobierno, yo diría que es la regla general en este momento y por eso entiendo que hay partido que piensan que no tiene mayor destino esta conversación“.

Pero a continuación resumió el espíritu con el que los timoneles opositores llegarían a este encuentro: “Nosotros vamos a ser parte del esfuerzo, partiendo lamentablemente de una cierta base de escepticismo, pero con la voluntad de tratar de contribuir de que esta vez sí haya frutos“.

Un largo encuentro con toques de polémica

Convocados a las 9 horas para conectarse con los personeros de La Moneda, los participantes de la reunión hablaron literalmente “sin pelos en la lengua”, en un ánimo bastante colaborativo y propositivo, aun cuando la oposición advirtió que no se iba a prestar para ser parte de una mera “una foto del Gobierno” que podría ser una excusa para diluir culpas, y que si estaba en esta mesa era discutir y esperar que sus propuestas fueran escuchadas.

Sin embargo existió un peligro real de salirse de la pauta concordada previamente, ante el pedido de abordar un cambio en la estrategia de salud y solicitarse la renuncia del ministro Jaime Mañalich.

Fue el timonel radical, Carlos Maldonado, quien abordó estos temas , señalando que “no se puede solamente pensar en ayuda económica social si la estrategia sanitaria, como ocurre hasta ahora, ha sido un desastre. Entonces, en ese sentido, consideramos que debería haber un cambio profundo de la estrategia sanitaria y un cambio de liderazgo en el área. Insisto, no es condición, pero no es nuestra visión“.

La presidenta de Revolución Democrática, Catalina Pérez, en la línea de su colega radical, afirmó por su parte que “Yo espero, y lo dije, esperaba que el Gobierno con este tipo de estrategias no busque repartir los costos de su mala gestión durante los pasados dos meses, y más bien la autocrítica exista y una mejor conducción de la crisis sanitaria, y para ese diálogo vamos a estar todos disponibles, pero lo que necesitamos es que se acojan las propuestas, no que se distribuyan las culpas”, aseveró.

En definitiva, se acordó finalmente avanzar en mejorar los ingresos de las familias y trabajar en la reactivación económica, acuerdos para los que el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, va a tener un plazo de dos semanas para elaborar un documento con los parlamentarios de las comisiones de Hacienda, y que debiera estar listo el próximo 12 de junio, con la posibilidad de que sus detalles se anuncien públicamente el lunes 15, justo al cumplirse 7 meses del Acuerdo por la Paz Social y nueva Constitución, según reconocieron en pasillos de La Moneda.

Blumel, cansado pero conforme

Pasadas las 14 horas, y con evidente cansancio luego de estar casi cinco horas en reuniones entre el encuentro con los partidos y la Mesa Covid, el ministro Gonzalo Blumel abordó desde la visión del Gobierno los resultados de la reunión política en el marco de la propuesta de Acuerdo Nacional, resaltando que se estableció un plazo de dos semanas para la construcción de este acuerdo.

Así, comentó que en la Mesa Social Covid ya se recibieron cinco propuestas de trabajo de grupos sociales. Justamente será esta Mesa, según confirmó el titular de Interior, la instancia donde se recibirá las propuestas de los actores sociales y políticos para aportar en el debate.

El ministro, junto con señalar que el encuentro permitió plantear los cimientos para avanzar hacia el proyecto, defendió además el modelo utilizado para determinar a los participantes de la instancia, agregando que si bien es cierto que no están todos los actores, están los que tienen disposición y representación para que el trabajo sea más expedito.

En este contexto, explicó que en primer lugar buscan “concordar instrumentos para brindar protección social a las familias, especialmente en relación al empleo y el ingreso de las familias que se han visto severamente afectados por la crisis del Covid-19. En segundo lugar, poder concordar instrumentos para apoyar la necesaria reactivación económica”, subrayando que “lejos, lo más importante y en lo que hubo mucho consenso, recuperar el empleo, porque la principal política social es el empleo.

Además, comentó que líderes partidarios junto al Gobierno han mandatado a integrantes designados por los presidentes de las Comisiones de Hacienda de Diputados y Senado, para que conformen un grupo de trabajo para construir el Acuerdo Nacional, el que estará apoyado por expertos. Entre estos expertos se consideran las propias propuestas de las tiendas políticas que se filtraron durante la semana.

“Tenemos sentido de urgencia porque necesitamos avanzar cuanto antes”, manifestó, agregando que este estará liderado por el ministro de Hacienda, Ignacio Briones.

Con esta reunión se dio por cerrada la fase política de las negociaciones por el Acuerdo Nacional, independientemente de que aún puedan efectuarse reuniones puntuales, con la intervención de propio Blumel y/o el ministro de la Segpres Felipe Ward, para efectuar ajustes y aclaraciones a las conversaciones que desde ahora liderará el ministro Briones.

Para la oposición “no hay tiempo que perder”

El timonel falangista, Fuad Chahin, manifestó al término del encuentro que “acordamos que un equipo técnico legislativo trabaje en un plazo de dos semanas una propuesta para poder abordar un paquete de medidas que vayan en ayuda social  y económica a las familias que se encuentran sin ingreso o lo han visto gravemente disminuido, por otra parte, propuestas para la reactivación económica y la generación de empleo y finalmente un marco presupuestario fiscal y fuentes de financiamiento que permitan hacerlo viable”.

Asimismo, precisó que todo este proceso debe “tener un sentido de urgencia; no hay tiempo que perder, esperamos que en dos semanas podamos dar una respuesta satisfactoria contundente al país, a partir del acuerdo que hemos iniciado con esta reunión”.

Siguiendo esa línea, Heraldo Muñoz, presidente del PPD, declaró que se le pidió al Gobierno hacer caso de la propuesta de los economistas convocados por el Colegio Médico, que permitiría al Ejecutivo aumentar el gasto para hacer frente a la crisis.

Asimismo, subrayó que “hemos dicho que es necesario recuperar la propuesta de una renta básica de emergencia sobre la línea de la pobreza, es útil utilizar el documento de los economistas para que se haga un mayor esfuerzo fiscal tendiente a cubrir las necesidades de las familias y se pueda cumplir con las cuarentenas”, añadiendo que “queremos salir de esta pandemia y si bien es responsabilidad del Gobierno, lo hacemos porque en la oposición estamos dispuestos a cooperar”, enfatizando eso si que solo se trata de un “diálogo por la emergencia, no ha sido un diálogo hacia un acuerdo nacional“.

Chile Vamos: entre la generosidad y medidas más profundas 

En el oficialismo, las perspectivas tras la reunión se asomaban como positivas.

El presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, manifestó que “tuvimos una muy buena reunión con dirigentes de la oposición es muy importante avanzar rápido con sentido de urgencia en medidas económicas y sociales, agregando que “es urgente dar una respuesta a ciudadanos que están quedando sin trabajo que están empezando a padecer hambre, que necesitan una mano del Estado. El Gobierno ha avanzado mucho, pero es necesario tomar medidas mucho más profundas, más drásticas y con apoyo transversal.

En tanto, la timonel UDI, Jacqueline van Rysselberghe,  dijo que “el coronavirus, no hay ningún país en el mundo que lo haya superado, por lo tanto, me parece que decir que es una política fracasada no se ajusta a la realidad. Chile sigue teniendo una baja letalidad”.

Destacó también que este buscado acuerdo nacional, “como cualquier medalla, tiene dos caras: uno podría decir al revés, que la iniciativa del Gobierno con la negociación con la oposición tampoco ha sido buena, es cosa de recordar el acuerdo constitucional y luego las acusaciones constitucionales. Es un hecho de la causa, pero ahora estamos en un escenario en donde se requiere generosidad“, enfatizó.

Piñera pide un esfuerzo por el acuerdo

Casi en paralelo con la reunión, el Presidente Piñera, mientras encabezaba una actividad por el inicio del pago del subsidio al Ingreso Mínimo Garantizado, reiteró su llamado a este gran acuerdo,insistiendo “a todas las fuerzas políticas que, a través del diálogo, la buena voluntad, logremos un acuerdo en estos tiempos tan difíciles, tan duros que está viviendo usted en su casa y millones de familias chilenas“.

La colaboración, la buena voluntad, los acuerdos son el mejor camino para poder superar estas pandemias, y recuperar nuestras vidas“, sentenció el Mandatario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí