La fascinación por Marilyn Monroe y Jackie Kennedy sigue fuerte hasta el día de hoy, a pesar de ser muy distintas entre sí – incluso algunos dicen que fueron rivales– ambas fueron admiradas por su belleza. Lo que muchos desconocen es que ambas compartían dermatólogo, el Dr. Erno Laszlo, médico austriaco, radicado en Nueva York que atendió a las élites de la época en sus lujos centros dermatológicos, lanzó una líneas de productos, con el tiempo esta fue comprada por un conglomerado que hasta el día de hoy mantiene algunos de los tónicos que usaron los más destacados pacientes del especialista en pieles. 

Marilyn, nacida y criada en Los Ángeles –sufriendo una dura infancia–  estaba destinada a ser una estrella, fue modelo, actriz, cantante, show woman y sex symbol mundial de los años 50 y 60. Sin duda fue su belleza la que definió el estereotipo de belleza de la época. Su fotografía con vestido blanco que se levanta con el viento del metro se recrea todos los años en la época de halloween, le cantó cumpleaños feliz al Presidente Kennedy en un vestido en un reluciente y apretado vestido, haciendo creer a muchos que era la amante. En 1962, a los 36  años se suicidó en su departamento, suceso que hasta el día de hoy mucho especulan que fue asesinato, que acumular miles de posibles conspiraciones. Monroe será para siempre recordada como una leyenda que produce inspiración, misterio, lastima y conmoción. 

Jackie, nacida en Nueva York, llegó a ser la primera dama de EE.UU jugando un rol clave en la campaña y aprobación de la presidencia de su marido, el traje rosa que uso para el día que asesinaron a su marido, está probablemente en tu mente mientras lees esta nota. Posterior a la defunción de su marido, esta viuda logró seducir al magnate griego Aristóteles Onassis con quien se casó posteriormente en Skorpios, la famosa isla privada del millonario, al quedar viuda por segunda vez, se emparejó con otro millonario, Maurice Tempelsman – comerciantes de diamantes– con quien logró pasar sus últimos años. Jackie falleció en 1994 y  va a ser recordada para siempre por su carisma y la forma en que marcó tendencias y estilo, que son parte de la cultura popular hasta el día de hoy.

LA RUTINA DE MONROE 

El Dr. Laszlo le indicó partir las mañanas lavándose la cara con agua tibia y jabón Phelityl del la marca homónima del médico. La actriz debía mojarse el cuello y rostro, posteriormente formando espuma, luego enjuagar su cara con los restos de agua del lavamanos, finalizando este paso al secarse con una toalla de cara. 

Seguido de lo anterior, la rubia debía aplicarse un tónico facial con tinte por toda la cara excepto los ojos, esto con un pedazo de algodón.  

Para terminar la rutina el especialista le recomienda la crema de ojos de la marca propia, este producto hoy no está disponible. Para eventos de media tarde, le recomendó realizar la misma rutina pero usando el tinte en los ojos y el cuello. 

Una versión distintas se le preparó para las noches, antes de irse acostar, se le recomendó partir con una limpieza facial, utilizando el aceite de limpieza Phelityl, aplicado en el rostro y los labios, este aceite mezcla más de 13 aceites para disolver el maquillaje facial. Luego esparcir la crema Phelityl y para terminar el cuidado nocturno aplicar una loción para controlar la producción cebosa. 

Además el Dr. incluye restricciones alimenticias, le prohíbe el consumo de todo tipo de frutos secos, el chocolate, las olivas, ostras y almejas. 

LA RUTINA DE JACKIE O


Todavía era Primer Dama cuando visitó al solicitado médico, este le entregó indicaciones de ciudad y una dieta alta en proteínas. Esto deja en evidencia la importancia de la belleza en la política norteamericana de los años 60, en el que tener una acompañante atractiva podría ser clave en una elección peleada. 

El Dr. le recomendó usar su tónico homónimo tanto en el rostro cómo en las axilas, también le recomienda caminar cómo ejercicio, la paciente cuenta que se le hace muy difícil caminar por Washington y que le da miedo realizar la actividad ya que no quiere desarrollar varices, de todas maneras indica que va a caminar por las canchas de golf de la mansión familiar en Cape Cod, Massachusetts. 

El médico le insiste en nunca más usar cremas aceitosas, a menos de que él se lo indique, sino jamás van a desaparecer esos pequeños granos que tiene y peor, podrían aparecer puntos negros y blancos. 

La notas tomadas por la secretaria indican, que la Sra. Kennedy iba a evitar el sol y usar un sombrero durante su pront estadía en la residencia en Cape Cod, sin embargo, el Dr. le indica todo lo contrario, que tome sol y que no se preocupe si le aparecen manchas, porque él se puede encargar de eliminarlas en el otoño. 

La Primera Dama cuenta que le presta el aceite de marca Laszlo a su marido y que esté le ha aparecido acné en las espalda, el dermatólogo le dice que el presidente sólo debe usarlos mientras esté en la piscina, luego de salir de esta le recomienda que use aceite para broncear. Kennedy se ríe y dice que no sabe si su marido tendrá tiempo para tomar sol durante este verano, pero se lo va a sugerir.

Erno Laszlo NYC es como se ha rebautizado la marca, que a pesar de no tener todos los productos de la época, afirma que mantienen las fórmulas originales. Hoy usan imágenes de las icónicas clientas para realizar publicidad en sus redes sociales cómo se puede ver en la imagen inferior. Incluso promociona algunos de sus cosméticos como “Favoritos socialites, cantantes y actrices” que atendió, entre ellas Greta Garbo, Audrey Hepburn y la Princesa Stephanie de Hungría.

TÚ TAMBIÉN LOS PUEDES TENER

Puedes comprar los productos desde las página oficial de la tienda, donde puedes revisar todos los ingredientes usados en cada uno de los productos y también hay multiples vendedores autorizados que tienen despacho directo a Chile, com es el caso de Saks Fitfth Avenue

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí