Arriban a Valparaíso las nuevas fragatas de la Armada adquiridas a Australia

Nuevas fragatas reemplazan a igual número de unidades dadas de baja en diciembre del año pasado. Las dotaciones cumplieron con todos los controles sanitarios antes de su arribo al país.

0
20963

Este jueves arribaron finalmente a Valparaíso las nuevas fragatas de la Armada de Chile, “Capitán Prat” y “Almirante Latorre”, adquiridas a fines del año pasado a Australia, tal como lo informo infogate el 15 de abril pasado.

Debido a las condiciones climáticas imperantes en la zona se determinó que las unidades no recalaran previamente en Quintero, usado tradicionalmente como “puerto de pintado” por la marina nacional para alistar a los buques antes de su arribo al puerto base de la Escuadra, disponiéndose su arribo inmediato a la capital regional.

Al respecto, desde la Armada de Chile se señaló que, en relación al tema sanitario, “las dotaciones de ambas fragatas se encuentran en perfectas condiciones de salud; realizaron las cuarentena preventiva en el último puerto de recalada y recalan a Chile sin personal contagiado con COVID-19. Esto fue controlado por personal médico que se desplazó con las unidades y además a su recalada fueron sometidos a todos los procedimientos sanitarios dispuestos por la autoridad de salud local, del mismo modo que las actividades reglamentarias de PDI, SAG y Aduana”.

La adquisición de estas unidades es producto de un proceso que comenzó el año 2018 y que apuntaba a reemplazar las dos fragatas antiaéreas Clase L de origen holandés, las cuales habían cumplido su vida útil por obsolescencia logística y también operativa, lo que llevó a la Institución a darlas de baja en diciembre del 2019.

Nuevas fragatas, al centro, junto con parte de la Escuadra Nacional y otras unidades de la Armada, en el molo de abrigo del puerto de Valparaíso.

La Marina nacional señaló que “en el primer semestre de 2019, frente a las alternativas disponibles, el Estado de Chile optó por la transferencia de dos fragatas clase Adelaide, HMAS “Newcastle” y HMAS “Melbourne”, de la Armada Australiana (y que estaba dando de baja en esos momentos). Estas fragatas habían sido completamente modernizadas por la armada australiana (proceso finalizado el 2014). Su venta se debió a que se encuentran iniciando un proceso de renovación de sus unidades mediante un plan de construcción continuo”, como el que pretende iniciar la propia Armada chilena a fines de la presente década.

Con la incorporación de estas dos fragatas, la Armada señaló que “la Escuadra mantiene la capacidad de cumplir sus roles fundamentales de Resguardo de la Soberanía y, del mismo modo, podremos seguir interoperando con marinas amigas en distintas misiones internacionales (por su capacidad oceánica) dónde y cuándo se requiera dependiendo de los intereses marítimos de nuestro país (por ejemplo en el Pacífico, ejemplificado con los ejercicios en los que participó la fragata “Almirante Blanco” con la Armada de EE.UU. en el Mar de las Filipinas recientemente; o mares australes con proyección al Territorio Antártico) y, además, mejoraremos la capacidad de resguardar los extensos espacios marítimos protegidos (recientemente definidos por nuestro país), además de poder reaccionar rápidamente frente a desastres naturales”.

Cabe recordar que el acuerdo de adquisición de estas fragatas entre Chile y Australia consideró la mejora de las unidades en astilleros australianos, el entrenamiento del personal de la Armada destinado a dichos buques (y que comenzaron a viajar desde fines del año pasado a Sidney), el traspaso de diversos elementos logísticos para la mantención de las unidades en nuestro país, además de algunas cláusulas confidenciales, entre ellas el valor de la transacción.

Se estimaba en principio que los buques llegarían al país no antes de julio, con el fin de completar el período de entrenamiento de las dotaciones, aunque en el escenario actual con la pandemia de coronavirus como fondo, el viaje finalmente se adelantó.

De esta forma, la Armada mantendrá en 8 el número de unidades de la Escuadra, que queda integrada por 3 clase 23, 1 clase 22-2 (estas cuatro de construcción británica), 2 clase M (de origen holandés) y las dos clase Adelaide.

El reemplazo de las restantes unidades no se ha definido aún, aunque se estima que no seria antes de finales de esta década, idealmente en principio con unidades de nueva construcción, lo cual podría alargar el proceso de renovación hasta bien avanzada la década de 2030. Sólo la fragata “Almirante Williams” (clase 22-2) podría eventualmente reemplazarse antes, aunque esto aún no se ha determinado.

Fotos cortesía Fernando Espinoza

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí