El gobierno regional de Valparaíso se encuentra elaborando un plan para contar con sitios donde resguardar fallecidos ante el creciente aumento de casos y muertos en la región y las particularidades del protocolo covid post mortem.

El protocolo apunta a evitar, entre otras cosas, la ocurrencia a escala local de escenas como las que se han visto en otros países, incluso con fallecidos botados en las calles en espera de ser recogidos por las autoridades. Las medidas en estudio incluyen un lugar de bodegajes o contenedores refrigerados especiales en, al menos, cada provincia de la zona. Actualmente las decisiones sobre disposición de cadáveres se están abordando en los hospitales y en el Servicio Médico Legal.

El comité regional está integrado por el intendente Jorge Martínez, la Onemi, la Seremi de Salud, la Seremi de Justicia, el SML, el Ministerio Público y las policías.

Al respecto, el seremi (s) de Salud, Jaime Jamett, explicó que “se ha conformado una mesa regional donde diferentes instituciones públicas con competencias en esta materia están buscando activamente lugares que permitan aumentar la capacidad ya instalada en los servicios de anatomía patológica de cada uno de los hospitales de la red asistencial“.

En tanto, el presidente del Colegio Médico regional, Ignacio de la Torre, contó que se ha avanzado en esa materia, señalando que “se ha debido habilitar, pensando en toda la contingencia, un aumento de la capacidad de almacenamiento de los cadáveres en los distintos hospitales y, respecto al Servicio de Salud Valparaíso San Antonio, antes de la pandemia habían 17 cupos en total, mayoritariamente entre el hospital Van Buren con 8 cupos y el de San Antonio, con 6. Hoy tenemos 35 cupos”.

En el resto del país

Cabe recordar que la seremi de Salud de la Región de Antofagasta, Rossana Díaz, ya anunció la semana pasada que a través del Ministerio del ramo se gestiona la compra de dos containers congeladores, uno para Calama y otro para Antofagasta, con el propósito de habilitarlos como posibles morgues ante la posibilidad que los existentes en ambas ciudades colapsen.

La autoridad regional explicó que “de esta manera podremos contar con un lugar donde tener fallecidos en caso de ser necesario, ojalá no lleguemos a esto. hasta el momento nuestros sistemas han dado abasto para poder tener en l as mejores condiciones a las personas que han muerto”.

En la capital, en tanto, una medida similar ya se implementó en el Hospital Padre Hurtado de la comuna de San Ramón, causando gran impacto las imágenes al respecto, lo que llevó al ministro de Salud, Enrique Paris, a declarar que se trata de “cámaras refrigeradas justamente para permitir lo mismo que se hace en la unidad patológica, para mantener el cadáver en buenas condiciones. Si están mal ubicadas, comparto que no es la forma correcta, porque en la vida y en la muerte hay que guardar la dignidad de las personas. Lo corregiremos”.

En la comuna de Lo Barnechea, en tanto, el alcalde Cristóbal Lira confirmó que se arrendó un camión con container refrigerado de 40 pies, para 120 personas. El objetivo de este arriendo -que implica un desembolso de $500 mil mensuales- busca no repetir imágenes que revelaban cuerpos en las calles o que yacían en los pasillos de centros asistenciales.

“Se trata de una realidad difícil de dimensionar, pero que necesariamente debemos asumir y gestionar preventivamente para evitar situaciones tan duras y descarnadas como hemos visto en otras partes del mundo“, indicó el jefe comunal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí