Es un fenómeno que se viene generando hace muchísimo tiempo. En nuestro país a raíz del estallido social y actualmente por el Coronavirus. El eCommerce ha irrumpido como la forma más cómoda, masiva y segura de hacer compras el día de hoy.

El servicio de compras por Internet llegó para quedarse. Ya no es solamente la comida la que aterriza directamente en la puerta de tu casa, sino que también, diferentes productos que ofrece el comercio local e internacional, que ha debido reinventarse a raíz del cierre indefinido de varios de ellos provocados por la pandemia, e inclusive desde muchos antes.

Según cifras de Marketing 4 eCommerce, de forma general, los hombres son quienes más han incrementado su tiempo en compras online: 55% de hombres contra 50% de mujeres en el grupo entre los 25 a 34 años, mientras que el único rango de edad en el que las mujeres pasan más tiempo en compras online en relación con los hombres es el que va de los 55 a los 64 años (33% mujeres contra 30% hombres).

Sin duda, un tipo de comercio que a todos nos acomoda y que ha transformado algunas recepciones de edificios en verdaderos servicios de almacenamiento de encomiendas, entregándole al conserje la responsabilidad de recepción del paquete, aviso al residente y pickup del mismo de forma manual o automatizada.

La recepción de diferentes tipos de paquetería, es algo que no está por contrato en las labores de los conserjes, por lo que, pasa a ser un trabajo adicional al que diariamente les corresponde hacer. Tampoco existen protocolos, sin embargo, es algo que los vecinos agradecen, comenta Sebastián Fuenzalida, CTO de Building Clerk.

Sin embargo, este servicio es muy bien valorado por todas las comunidades, ya que, indistintamente la demografía de los residentes de una comunidad, todos hoy compran en línea. “Esta función, es igual de importante que la gestión de visitas y mascotas o la reserva de espacios comunes en línea”, comenta Gerardo Gozzi, Co-Founder & Managing Partner de myrealSTATE.

Es tanta la demanda por compras online, que incluso hay comunidades que han debido adaptar sus espacios comunes, como gimnasios y salas de eventos, para almacenar los pedidos por temas de espacio o porque, simplemente, deciden sanitizarlos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí