Los alumnos de Rapa Nui serán los primeros en volver presencialmente a las salas de clases en Chile, a contar del 1 de julio, tres meses y medio después que el Gobierno suspendiera las clases a mediados de marzo a causa de la pandemia de Covid-19.

La decisión fue confirmada este jueves por el ministro de Salud, Enrique Paris, durante la entrega del balance diario en La Moneda, luego que se conociera que el alcalde de esta comuna insular, Pedro Edmunds Paoa, hiciera formalmente la solicitud al Ministerio de Educación a través de una carta

Tras evaluar la propuesta, el Mineduc accedió el pasado lunes 22 a la reapertura, con lo que los colegios volverán a clases presenciales. La comuna cuenta con cuatro establecimientos, 1.500 alumnos y cuatro jardines infantiles.

Paris explicó que “esta apertura ha sido solicitada por el alcalde. La resolución obviamente que está coordinada con el Ministerio de Educación; por ello, hemos estado en contacto permanente con el ministro Raúl Figueroa. Lo que hace el Minsal para aceptar esta reapertura es vigilar que se cumplan las condiciones sanitarias”, añadiendo que el alcalde Edmunds “ha hecho un esfuerzo enorme para mantener esa zona libre del coronavirus2.

Cabe recordar que el 19 de marzo se decretó cuarentena en Rapa Nui, sin casos confirmados, detectándose el primer contagiado el 24 de marzo. El 5 de abril, finalmente, se levantó el confinamiento, pero las autoridades locales y nacionales se han mantenido alertas fiscalizando estrictamente los vuelos hacia y desde la isla.

El titular de Salud precisó que en el país no hay ninguna otra escuela que disfrute de esa situación en este momento para poder reiniciar las clases.

Por su parte, el alcalde Edmunds señaló que las aulas abrirán con la mitad de los estudiantes por sesión, y explicó que los niños y sus padres podrán optar por seguir las clases desde las casas o de forma presencial, pero siempre bajo un protocolo estricto.

Asimismo señaló que seguirán atentamente el proceso durante todo el mes de julio para, si resulta efectivo, solicitar posteriormente al Ministerio de Salud abrir también gimnasios, restaurantes y todos los lugares de culto, pero advirtió que si no hay respeto al protocolo, volverán a la situación anterior.

La isla está archi capacitada para abordar un proceso gradual de iniciación de clases. Vamos a partir con clases todo julio y en agosto vamos a evaluar abrir los gimnasios, iglesias, los estadios, las plazas, las calles públicas y al final los restaurantes, no sé para qué, porque no tenemos economía”, explicó el jefe comunal.

Así, puntualizó que el turismo, decisiva fuente económica de la isla, no se reabrirá antes de marzo o abril de 2021.

“Nuestro primera fuente de turistas es Santiago y Santiago está hiper enfermo. Veíamos que el campeón de los enfermos era Italia y hoy día es Chile. Y Chile es Santiago. Y nuestra economía depende de Santiago. Y mientras siga enfermo la isla no tiene economía. Cuando empiece a recuperarse va a ser más allá de octubre o noviembre. Va a partir primero con el retail, y posteriormente con el ocio y restaurantes. Para mí Santiago recién se va a empezar a levantar a fines de diciembre o principio de enero. Eso lleva a Rapa Nui a proyectarse para marzo o abril de 2021“, acotó Edmunds.

En el resto del país no hay para cuando

Pese a la alentadora noticia desde Rapa Nui, lo cierto es que en el resto del país no se avizora un retorno a clases presenciales cercano. cabe recordar que el alcalde de Graneros anunció la semana pasada que el retorno presencial a clases este año estaba descartado totalmente y, desde la Región de Aysén, otra de las zonas que hasta el momento ha logrado contener la expansión de la pandemia, también desecharon de plano la posibilidad.

“Nosotros como alcaldes hoy día no estamos en disposición de regresar a clases”, señaló el alcalde de Coyhaique, Alejandro Huala, quien explicó que de los 29 casos que se contabilizan en la zona, hay nueve que están activos.

“Nuestra condición de poco contagio ha cambiado bastante (…) Ya llevamos 29 casos, hace un mes atrás llevábamos nueve y estaba muy bien controlado, pero hoy día ya como que se disparó un poco esto“, afirmó.

Puso énfasis, además en el complejo escenario desatado por el último contagio detectado en la región “porque es un funcionario de Gendarmería que vive en Coyhaique y que trabaja en Puerto Aysén; entonces, provocó un confinamiento de 90 personas aproximadamente, por el lugar donde trabaja, por el contacto con sus colegas, y por contactos familiares en Coyhaique. Tal vez de estos 90, ninguno de positivo, pero en esas condiciones estamos hoy día”.

Sobre los colegios en sí, señaló que se trata de “construcciones antiguas, donde muchas salas son pequeñas, entonces también eso implica tener un protocolo claro y preciso”, y hace ver que “las condiciones sanitarias que se exigen implican un costo que no tenemos por ninguna parte disponible y el ministerio tampoco ha sido claro si nos van a entregar recursos frescos para aquello”.

“Entonces, mientras no tengamos esas claridades y no tengamos la claridad de que está controlado el virus acá en la región, nosotros no estamos disponibles a retornar a clases y menos en Coyhaique“, aclaró

La posición del alcalde fue respaldada por su par de Chile Chico, Ricardo Ibarra, quien explicó que “al margen de las cifras estadísticas, hay una sensación de inseguridad en los papás, en la comunidad escolar, con los que ya hemos conversado el tema y estamos todos en la misma onda de que ninguna escuela tiene todas las garantías en caso de un contagio“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí