Un restaurador de pintura se puede comparar con un neurocirujano que no tiene derecho a cometer un error. Si se elige un disolvente incorrecto para eliminar la capa de barniz vieja y oscura, se puede eliminar toda la imagen de un lienzo de siglos de antigüedad con un solo brochazo. La restauración no soporta la prisa y no perdona faltas de atención. Es por eso que la restauración de 1 cm de una pintura puede tomarle al restaurador hasta seis meses. La tarea de un restaurador no es hacer que un cuadro se vea como nuevo, sino aclarar, parchar y, al mismo tiempo, mantener intacto el paso del tiempo.

La dama de rojo (1618) estuvo languideciendo durante 200 años bajo una gruesa capa de barniz, hasta que Philip Mould la filmó, mostrándole al mundo cómo se veía hace 400 años.

El restaurador utilizó una solución especial que elimina el barniz sin dañar la pintura.

Gracias al restaurador, el retrato oscuro y sombrío de unas hermanas gemelas del siglo XIX volvió a brillar y parecía respirar juventud

Cristo como redentor triunfante de Jan Sanders van Hemessen (siglo XVI) fue declarado demasiado provocativo. Fue tapado con colores oscuros, y se le agregó una bata. Hoy volvemos a ver el original.

El retrato de Isabel de Médici (siglo XVI) casi fue destruido por ser falso, debido a que el restaurador del siglo XIX lo cambió más allá del reconocimiento.

A la izquierda, retrato después de la restauración en el siglo XIX, a la derecha, el original restaurado.

Una pintura de Babadin V. (siglo XIX — XX) fue recibida para su restauración en muy mal estado. Fueron restaurados tanto el lienzo como el bastidor dañado.

El retrato de la princesa Enriqueta de Inglaterra (1665) se limpió de barniz viejo y suciedad, se rellenaron todos los daños y se realizó un retoque.

Una encantadora niña con un pinzón de finales del siglo XVIII fue rescatada de una capa de barniz oscuro, y recuperó los tonos claros y la ligereza de la imagen.

El retrato perdido de Charles Dickens (1843), pintado por Margaret Gillies, fue descubierto accidentalmente en Sudáfrica en una caja con baratijas, y rescatado de una capa de moho.

Un retrato de la artista italiana, Emma Gaggiotti-Richards (siglo XIX). La pintura se limpió del barniz viejo y se restauró después de un trabajo de conservación anterior que no fue exitoso.

Después de la restauración de la pintura, literalmente puedes sentir cómo la luz de la mañana inunda el castillo representado en ella.

Este retrato pintado al óleo fue bastante maltrecho por el tiempo, pero el restaurador logró recuperar su aspecto original.

Así se ve el misterioso príncipe Enrique de 400 años después de ser limpiado de barniz viejo.

Santa Virgen Mártir Catalina de Alejandría, siglo XIX.

El resultado del trabajo del restaurador español José Nieva, quien revivió una pintura maravillosa en el estilo barroco.

Después de quitarle el barniz viejo, la pintura recuperó sus colores brillantes, volvió su luz.

Y este proceso realmente parece magia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí