Renovación Nacional vive su tormenta perfecta azuzada por el senador y emblemático militante Andrés Allamand, quien se ha posicionado como el virtual duro líder opositor a la gestión del actual timonel Mario Desbordes al interior del partido.

Todo ello en medio de la campaña electoral interna de la tienda oficialista y la disputa por la eventual inconstitucionalidad de varias de las iniciativas legales parlamentarias, algunas de ellas apoyadas (y promovidas también) por integrantes de RN.

Esto último le ha dado mayor “color” a la lucha intra muros, ya que el accionar de Allamand ya no sólo se centra en alimentar sus públicas diferencias con el diputado Desbordes, sino también se ha extendido a sus críticas crecientes hacia el sector más liberal del partido varios de cuyos representantes han estado promoviendo iniciativas contrarias a las posiciones del Gobierno .

Y es que después de haber celebrado como triunfo propio los acuerdos del 15 de noviembre del año pasado y hablar abiertamente de cambiar la actual constitución y pensar en profundas reformas que lo acercaron en cierta medida a las posturas de la oposición más dialogante, esta posición reformista del senador entró en una profunda metamorfosis, donde su anuncio de “estado de reflexión” el 22 de diciembre fue el punto álgido de su “voltereta“, confirmada el 9 de enero con su anuncio oficial de que apoyaría la opción No en el plebiscito constituyente.

De allí en más comenzó un progresivo distanciamiento con Desbordes, cuyo aperturismo a negociar con la oposición le ha valido fuertes criticas de los sectores más tradicionales y conservadores de RN, entre ellos el influyente Carlos Larraín, que en los últimos tiempos habla poco, pero cuando se pronuncia, definitivamente está marcando la posición de un sector importante del partido oficialista.

La pelea electoral

Yo he decidido que voy a apoyar a la alternativa a la actual conducción. Votaré por la lista que enfrentará a Mario Desbordes“, señaló en este escenario el parlamentario el pasado viernes cuando el vespertino La Segunda le consultó sobre su definición en la elección interna de RN.

Detalló en la ocasión que “no discuto el liderazgo de Mario. Lo que pienso es que tiene una orientación equivocada”, resaltando que “en el plebiscito yo estoy por el rechazo y Desbordes por el Apruebo. Tampoco estoy de acuerdo con Mario con su silencio frente a los RN que impulsan propuestas inconstitucionales”.

De todas formas, haciendo uso de un camaleonismo puro, el senador por Santiago Poniente, también el mismo viernes 26, se abrió a la posibilidad de ver fórmulas para el retiro de los fondos de las AFP por parte de los trabajadores en medio de la emergencia sanitaria por Covid-19 que afecta al país.

Irónicamente se alineó a la posición de Desbordes, quien también ha hecho pública su postura de analizar la posibilida de que los trabajadores puedan retirar, en este escenario, el 10 por ciento de sus dineros.

“Los fondos de la AFP son de los trabajadores y en esta emergencia lo lógico es que el Estado los ayude, en cualquier caso, todos los mecanismos que se han ideado hasta ahora tienen un grave defecto: perjudican la pensión de los trabajadores”, dijo el senador, precisando que “pueden haber fórmulas distintas que sin perjudicar a los trabajadores, puedan utilizarse“.

Sería sin embargo ayer lunes que dicha postura cobraría una mayor ironía, cuando Allamand desató su artillería contra el presidente de su partido, afirmando que Desbordes “ha fallado en unir y no dividir a la centroderecha. A los conflictos que existen en Chile Vamos y las tensiones con el Gobierno hay que agregar lo que es más grave: promover una falsa división”, haciendo hincapié en que RN necesitaba una nueva conducción a la cabeza de la colectividad.

La respuesta del presidente de RN este martes fue tajante: “Lamento que Andrés hoy me diga a mí, lo mismo que le decían a él hace años atrás (…) Yo estoy con la conciencia muy tranquila que estamos ofreciéndole al país una centroderecha muy distinta a lo que otros proponen, que es legítima la posición, pero es una derecha moderna y con fuerte contenido social“, sostuvo.

Aún más, añadió que “no es mi rol unir a todas las derechas, mi rol es conducir a RN, ir respetando la diversidad que hay en la centroderecha. Lamento las descalificaciones, no he llevado el partido a la izquierda, al revés, he llevado el partido hacia una derecha social con contenido social muy profundo y nítido que es lo que pasa con las derechas de Europa”, afirmó Desbordes en entrevista con Emol TV, subrayando que “soy uno de los que apoya más al Gobierno”.

Toda esta pelea teniendo como mar de fondo la idea de Allamand de articular una lista unitaria para hacer frente a Desbordes: “Ojalá conversar y armar una sola lista integrando la diversidad que convive en RN para enfrentar a Mario“, dijo, pero descartó (al menos de momento) ser quien encabece dicha lista opositora, aludiendo a otras opciones, entre ellas el actual presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen.

Y al resto también le llega en estos días

Los palos para la interna RN también han tenido otros destinatarios, como es el caso del senador Manuel José Ossandón, quien ha manifestado su pleno respaldo al actual timonel del partido.

“(Ossandón) es mi amigo, pero está hace rato con el paso cambiado. Nueve de cada 10 de sus declaraciones son contra el Gobierno, los ministros, Larroulet  (jefe del Segundo Piso) con quien tiene una verdadera obsesión. A veces parece estar a la izquierda del Frente Amplio, subiéndose a todos los carros demagógicos”, fueron las palabras que le dedicó Allamand.

Claro que el senador RN pareció olvidar su apoyo al tema de los retiros de fondos de las AFP, en abierta contradicción con las afirmaciones tajantes del gobierno a través del ministro de Hacienda, Ignacio Briones, de que esos dineros no se tocarán.

E inmediatamente a continuación de todos estos entuertos, otra vez un micrófono abierto desató la polémica, gracias a la cual el diputado Francisco Eguiguren se transformó en la penúltima “víctima” de los exabruptos de Allamand, luego que durante la Comisión Mixta por el proyecto de postnatal de emergencia, y en una conversación telefónica que sostenía durante la intervención de su correligionario, dijera a su desconocido interlocutor “estoy escuchando a Eguiguren, que está hablando puras huevás (sic)”.

[Lea también: No se respetan ni entre aliados: Allamand “huevonea” a diputado de su propio partido en plena sesión]

En medio de los dimes y diretes, y mientras se disculpaba a través de su cuenta twitter con Eguiguren, aprovechó la oportunidad de repasar a la diputada (también RN) Marcela Sabat, quien lo había criticado por su lamentable comentario, respondiéndole que “mi error fue no apagar el micrófono. 100% oportunista tu comentario y es evidente que quieres desviar la atención del tema de fondo“.

Así, Sabat se transformó inesperadamente en la última de las víctimas -hasta el momento- del huracán Allamand.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí