El Ministério da Infraestrutura (Infraestructura) del Brasil, a través del Departamento Nacional de Infraestrutura de Transportes (DNIT) publicó las bases de licitación para estudios para la conectividad con la Ruta Bioceánica que unirá al Atlántico brasileño con el Pacífico chileno.

La licitación está dirigida a contratar una empresa especializada para la elaboración de estudios y proyectos básico y ejecutivo de ingeniería del Contorno Rodoviario Norte en Porto Murtinho con acceso al Puente Internacional Brasil/Paraguay y las respectivas instalaciones aduaneras para el Centro Integrado de Controle de Fronteira na rodovia BR-267/MS, obras que formarán parte de la Ruta Bioceánica entre Brasil y Chile.

Fue así como el Ministro de Infraestrutura do Brasil, Tarcísio Gomes de Freitas, señaló que “dimos más un espacio importante para la concretización de la Ruta Bioceánica. El Brasil quedó de responsable de hacer los accesos de la BR-267/MS hasta el puente internacional que tiene previsión para ser concluido en 2023 con recursos de la Itaipu Paraguay y nuestro objetivo es que ese acceso comience a ser construido en 2021. La consolidación de ese corredor de transporte va a dar más competitividad al mercado brasileño”.

Los beneficios de la obra implicarán la reducción de los costos con el flete y el transporte, tránsito continuo durante todas las estaciones del año y mejoría logística para el flujo de bienes de consumo, ello en un contexto de integración regional e internacional. Otro beneficio será la posibilidad de desarrollo local para las áreas donde el corredor será implementado con oportunidades de generación de empleo y renta para la región.

La Ruta de Inteagración Latino Americana (RILA) o Ruta Bioceánica, es un corredor vial con una extensión de 2.396 kilómetros que va a conectar el oceáno Atlántico con los puertos de Antofagasta e Iquique en Chile, pasando por Paraguay y el norte de Argentina.

La expectativa es que con el funcionamiento del Corredor Rodoviario Bioceánico, los camiones lleven, en promedio, tres días para recorrer los 1.800 kilómetros que separan Porto Murtinho con los complejos portuarios del Norte de Chile, por donde hoy los productos brasileños precisan viajar hasta el litoral de ese país para ser exportados. Ello porque el principal punto de salida local de la carga brasilera, el Puerto de Santos, se encuentra, según el Minfra brasileño, con su capacidad de operación “prácticamente saturada”.

El proyecto ha requerido un esfuerzo de formulación de estudios técnicos para la ejecución de diversos tramos, bajo la responsabilidad de cada país suscriptor de la iniciativa: corredor Campo Grande – Puerto Murtinho (Brasil); Carmelo Peralta – Mariscal Estigarribia – Pozo Hondo (Paraguay); Misión La Paz – Tartagal – Jujuy – Salta (Argentina); Sico – Jama – puertos de Norte de Chile.

Se estima que, después de implementado, el trayecto para los productos producidos o adquiridos por Brasil disminuya en hasta 14 días el plazo de importación y exportación desde y hacia Oceanía y Asia.

De acuerdo a estimaciones, una vez habilitada, la ruta permitirá el tránsito de alrededor de 25 millones de toneladas de granos desde el Brasil hacia los puertos chilenos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí