Durante su intervención el pasado miércoles en la cumbre virtual del Mercado Común del Sur (Mercosur), en representación de Chile como estado asociado de la organización, el ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera, abordó las complejas tareas de retorno de nacionales y extranjeros residentes en nuestro país, afirmando que en el período de la pandemia han regresado 60 mil ciudadanos y 50 mil extranjeros residentes.

El canciller agradeció durante el encuentro a las naciones que han apoyado las gestiones nacionales para esta operación retorno.

“No podemos sino destacar la gran colaboración que hemos tenido con Brasil en las repatriaciones conjuntas. Sao Paulo y Santiago de Chile han sido un hub de distribución y de llegada a Sudamérica y, de vuelta, para países más distantes como China o los países árabes“, dijo el Ministro.

Asimismo, subrayó el trabajo conjunto que se está realizando, además, con los gobiernos de Argentina, Bolivia, Colombia y Perú, para dar soluciones efectivas y oportunas a los migrantes, incluyendo a los miles de ciudadanos extranjeros que pudieron retornar a dichos países.

Canciller Ribera en la reunión virtual del Mercosur del pasado miércoles.

Sigue el retorno de connacionales y extranjeros residentes

En este contexto cabe recordar que en las últimas coordinaciones de retorno efectuadas, arribó ayer jueves un vuelo que partió desde México e hizo escala en Lima, con 71 compatriotas, mientras que en días previos se desarrolló la llamada “Operación Matilda”, que implicó un trabajo conjunto con las cancillerías de Australia, Nueva Zelandia, Brasil, Colombia, China y Perú, permitiendo el regreso de ciudadanos y residentes en esos países y que, en el caso específico de Chile, permitió el regreso desde Oceanía de más de 200 connacionales y extranjeros residentes en nuestro país.

Según detalló la Cancillería, en este operativo se utilizaron dos aviones o “naves nodrizas” que hicieron diversas rutas para embarcar a chilenos, colombianos, peruanos y brasileros varados en Oceanía.

El miércoles 24 de junio, salió un vuelo de Santiago hacia Shanghái, con ciudadanos chinos varados en nuestro país, el que, a su regreso, hizo una parada en Auckland, donde abordaron 42 connacionales y 42 brasileños. Estos últimos, continuaron su viaje a Sao Paulo el sábado 27.

El viernes 26, un Boeing 787 despegó desde Sidney hacia Chile con pasajeros chilenos, peruanos, colombianos y brasileros.

En paralelo, el mismo viernes, tres aviones llegaron a Chile procedentes de Colombia, Brasil y Perú, con ciudadanos neozelandeses y australianos que permanecían en Sudamérica sin poder volver a sus países. Todos ellos abordaron un vuelo comprendido en la operación, con destino a Melbourne, Australia, el sábado 27, en la mañana.

Dicho avión retornó el lunes 29 a Chile desde Melbourne, con escala en Sidney. Con una capacidad de 300 plazas, trajo a chilenos y extranjeros residentes en nuestro país, además de ciudadanos peruanos, colombianos y brasileños, quienes siguieron rumbo a sus respectivos países.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí