El comandante en Jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, descartó tajantemente que el sujeto involucrado en el seguimiento y amenazas en contra del alcalde de Recoleta, el PC Daniel Jadue, fuera miembro de la institución, desmintiendo así la vinculación que hizo el Partido Comunista a través de un comunicado en sus redes sociales.

Martínez, de visita en el regimiento Chacabuco durante el tradicional acto de homenaje a los héroes de la batalla de La Concepción, afirmó que el único vínculo comprobado del sujeto con la institución castrense fue un contrato de seis meses a honorarios en 2012, indicando que el objetivo es “enlodar” al Ejército.

Así, afirmó que “el único contrato corresponde a seis meses del año 2012. Entonces, a mí me parece una irresponsabilidad que por un contrato de seis meses se nombre a una institución. ¿Se quiere enlodar al Ejército? Me parece que no es lo correcto“.

Añadió que “si eventualmente esta persona estuviera en la condición que fuera, es un civil. El Ejército no está en la vida partidaria. La única posibilidad que tiene un militar de colocar una intencionalidad o una preferencia política es en la cámara secreta, lo sabe él y la papeleta”.

Paralelamente, y a través de sus redes sociales, el Ejército publicó un comunicado oficial refiriéndose al hecho, a través del cual lamenta que se divulgue información “derechamente falsa” con acusaciones infundadas, con prácticas que bajo ningún punto de vista rigen el actuar de los 45 mil funcionario de la institución.

En tanto, el alcalde Jadue, también a través de su cuenta personal, señaló que valoraba la “aclaratoria del Ejército de Chile respecto a la denuncia que hiciéramos ayer“.

Cabe recordar que los hecho ocurrieron el pasado martes 7, cuando, de acuerdo a lo indicado por el Partido Comunista a través de un comunicado, el alcalde “fue víctima de una persecución intimidante durante al menos 20 minutos, donde además recibió amenazas de muerte“.

La situación fue denunciada a la PDI por delito flagrante, “lo cual permitió que el Fiscal a cargo, instruyera la detención del conductor en horas de la tarde de ayer martes 7 de julio”.

“Luego de esto, se estableció que el agresor sería un funcionario civil que prestaría servicios al ejército de Chile, quien al momento de su detención reconoció los hechos”, indicó el escrito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí