Listo para su fabricación se encuentra el “Aparato de Asistencia Ventilatoria Mecánica ASMAR-UdeC”, cuyo prototipo ha sido el primero en superar todas las pruebas y en lograr la validación a nivel nacional en el marco del concurso “Un respiro para Chile”, iniciativa impulsada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, el Ministerio de Economía, Sofofa Hub, BID, Social Lab, Corfo y el fondo SiEmpre.

Esta iniciativa, en la que participan distintas instituciones y planteles, apuesta por el desarrollo en Chile de ventiladores mecánicos que sirvan de apoyo a la red sanitaria ante la emergencia de la pandemia COVID-19. Actualmente, el dispositivo ASMAR-UdeC, fruto de la colaboración entre el Astillero y la Universidad de Concepción, ha superado las pruebas clínicas y se alista para su fabricación.

En efecto, el equipo completó una serie de pruebas con pacientes coronavirus positivos en la capital, tras lo cual emanó un informe que solicitó aplicar modificaciones menores y realizar nuevamente testeo en personas, pero ahora en Concepción. Dichas evaluaciones, llevadas a cabo en el Hospital Regional Guillermo Grant Benavente, culminaron positivamente, por lo que ahora resta avanzar en el proceso de escalamiento y producción.

El prototipo de ventilador mecánico —que para su ejecución contó con el aporte de las filiales del Grupo ISA en Chile, Intervial e Interchilefue creado conjuntamente entre ingenieros de ASMAR y del Centro Industria 4.0, C4i, de la Facultad de Ingeniería de la tradicional casa de estudios penquista.

El modelo, que destaca por su robustez y confiabilidad, cuenta con un sistema de monitoreo clínico, elaborado gracias a un trabajo mancomunado en el marco de la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19.

En tanto, en Santiago, y mientras revisaba en terreno la última etapa de validación clínica del modelo de ventilador “Neyün“, desarrollado conjuntamente por DTS, Enaer y Famae, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, destacó que junto a este equipo, el proyecto impulsado por la Universidad de Concepción y Asmar finalizó este miércoles su etapa de validación.

“Estamos a unas pocas semanas de que se pueda hacer entrega de los primeros ventiladores fabricados en Chile, el prototipo diseñado por la Universidad de Concepción y Asmar culminó la fase clínica, atravesó todo este proceso de validación y hoy día está entrando en una fase de escalamiento. Esperamos que en 3 semanas se puedan empezar a producir cerca de 25 unidades semanales y podamos llegar a tener 100 ventiladores”, señaló el ministro.

El proceso y la satisfacción

Tras la consolidación de los equipos y el ingreso del proyecto a la plataforma “Un respiro para Chile”, la segunda semana de mayo el ventilador ASMAR-UdeC fue sometido a certificación técnica en la Universidad de Valparaíso, donde se efectuaron ensayos relacionados con su funcionamiento continuo por varios días.

Luego de aprobadas más de 450 mediciones para una posible fabricación, la cuarta semana de mayo se dio inicio a evaluaciones en modelo animal en la Pontificia Universidad Católica y días después se recibió el visto bueno del comité de ética respectivo para dar curso al testeo en pacientes.

Así, el “Aparato de Asistencia Ventilatoria Mecánica ASMAR-UdeC” llegó, la segunda semana de junio, a las pruebas clínicas en el Hospital J. J. Aguirre en Santiago, proceso que continuó con las ya citadas acciones realizadas en Concepción la primera semana de julio en el hospital base regional. El desarrollo se encuentra ad portas de su proceso de escalamiento y fabricación, en un momento en que la emergencia sanitaria en nuestro país por COVID-19 y la demanda por ventilación mecánica llega a su máxima demanda.

El Director de ASMAR, el Contraalmirante Luis Kohler, manifestó que “de la misma forma que lo hicimos en el pasado, al construir la Cápsula Fénix, que permitió el rescate de los 33 mineros en el año 2010, hoy en un trabajo colaborativo con la Universidad de Concepción y el Hospital Naval de Talcahuano en representación de la Armada, generamos una solución conjunta que provee asistencia ventilatoria a pacientes críticos por COVID-19, primer prototipo de ventilador mecánico nacional validado para su uso en Chile”.

“Este logro es muestra de la capacidad de innovación y trabajo colaborativo de nuestra empresa, la que junto a un equipo humano de excelencia, con un alto sentido de compromiso y responsabilidad con el país, nos permitió emplear nuestras capacidades industriales, tecnológicas y técnicas, provenientes del ámbito de la defensa, en beneficio de nuestro entorno civil”, añadió el Contraalmirante Kohler, quien precisó a su vez que “la propiedad intelectual de este prototipo será del Estado de Chile, ya que nuestro interés, y el de la Universidad de Concepción, ha sido realizar una contribución al país en medio de esta pandemia”.

Por su parte, el Rector de la Universidad de Concepción, Dr. Carlos Saavedra, destacó que estas tareas responden a “un esfuerzo de colaboración sistemática, con una gran mística de servicio público, entre los equipos de trabajo de ASMAR y la Universidad de Concepción, que han permitido cumplir en forma exitosa todas las etapas del proceso de certificación que ha preparado el desafío ‘Un respiro para Chile’, y que culminó con un extenso conjunto de pruebas clínicas. La colaboración generosa y comprometida, por parte de todo el equipo de desarrollo, ha permitido alcanzar esta meta altamente exigente, que nos llevará a avanzar en la producción de los primeros dispositivos, mostrando la relevancia que tiene para nuestro país avanzar en el establecimiento de una capacidad de producción estratégica en la industria de los dispositivos para el cuidado de la vida y la salud de nuestra población”.

En todo el proceso, contamos con la permanente colaboración e impulso del Ministerio de Ciencia a nivel regional y nacional, apoyo e impulso que agradecemos. Esperamos continuar avanzando en la colaboración establecida con ASMAR hacia una alianza estratégica que potencie en forma sinérgica nuestras capacidades institucionales”, agregó la autoridad académica.

Cristián Machuca, Jefe del Departamento de Sistemas de Armas de ASMAR Talcahuano, y Jefe del Proyecto Aparato de Asistencia Ventilatoria ASMAR-UdeC, destacó que “nosotros sabíamos que teníamos la tecnología e ingenieros altamente capacitados para desarrollar un prototipo nacional, pero nos faltaba apoyo de expertos del área de salud y equipamiento médico, y así surgió la alianza con la UdeC y el Hospital Naval. Liderar el proyecto fue un desafío y un privilegio, porque era una carrera contra el tiempo y donde teníamos que unir las capacidades y conocimientos de grupos humanos provenientes de distintos mundos: académico, salud e industrial. Nosotros estábamos preparados para hacer reparaciones, fabricación de buques y unidades de combate; y hoy estamos elaborando un aparato que presta soporte vital, y que fue probado con más de 60 horas de ventilación con seres humanos”.

Asimismo, Machuca agregó que desde el punto de vista personal “como marino, este proyecto le agrega aún mayor sentido a la labor de servicio que uno realiza, porque podemos estar en la necesidad de lo que el país hoy requiere, y eso es lo que a uno lo llena de orgullo y lo impulsa a seguir adelante”.

El Dr. Pablo Aqueveque, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Facultad de Ingeniería UdeC, Director de Centro Industria 4.0 (C4i) y líder del equipo UdeC, subrayó que “el equipo se ha sentido reconfortado, satisfecho y realizado al terminar un aparato que puede ventilar a personas afectadas por la pandemia. En el afán de ayudar, uno se siente muy gratificado. También ha sido complejo, porque se trabaja en un equipo de soporte vital y se deben evitar errores. Hay una presión con el tiempo, pero, además, una presión social, de mucha gente mirando el proyecto y esperando noticias de su avance”.

El Decano de la Facultad de Ingeniería UdeC, Dr. Luis Morán, afirmó, en tanto, que “el haber alcanzado esta meta en tan corto plazo, coordinando el trabajo conjunto de los profesionales de ASMAR, nuestros ingenieros UdeC y de médicos, es digno de valorar. Trabajar bajo presión no es lo mismo a cuando uno dispone de tiempo para pensar, diseñar distintas alternativas, tener tiempo de equivocarse, probar; por eso este resultado nos llena de orgullo y demuestra que estamos preparados para entregar soluciones concretas”.

Exitoso balance desde el Gobierno

Desde las dependencias de la empresa DTS, filial de la Empresa Nacional de Aeronáutica (ENAER), el ministro de Ciencia, Andrés Couve, junto al vicepresidente de Corfo, Pablo Terrazas, entregaron el primer balance del proceso colaborativo que ha permitido el desarrollo y validación de ventiladores mecánicos de emergencia construidos en nuestro país a través de la plataforma Un Respiro para Chile.

Ministro Andrés Couve asistiendo a las pruebas clínicas finales del ventilador mecánico de DTS-ENAER-FAMAE.

En un tiempo récord de solo dos meses, la comunidad de innovación nacional, universidades, emprendedores y las Fuerzas Armadas, avanzaron para responder al déficit de ventiladores de emergencia frente a esta pandemia. Tras el levantamiento de 35 prototipos en todo el país, hoy día tenemos los primeros ventiladores prácticamente en etapa de fabricación, que han superado con éxito las distintas fases del proceso inédito de validación técnica, preclínica y clínica que generó esta plataforma”, dijo el ministro Andrés Couve.

Además, el ministro agradeció la colaboración de la SOCHIMI en la creación de un protocolo junto a la Sociedad de Anestesiología de Chile (SACH), la Sociedad Chilena de Medicina de Urgencia (SOCHIMU), al Consejo Multidisciplinario de Facilitación de Gestión Crisis Covid-19, al Comité Experto y a la Universidad de Valparaíso, la Universidad Católica y la Universidad de Chile por facilitar sus dependencias en cada una de las fases de validación.

Pablo Terrazas señaló en tanto que “tenemos que crear manufactura en nuestro país y apoyarnos en las capacidades de ingeniería que tenemos en Chile. El esfuerzo que han hecho las Fuerzas Armadas y las empresas DTS, FAMAE y ENAER es fundamental para el desarrollo de nuestro país en materia de manufactura, investigación e incorporación de tecnología en nuestra matriz productiva”.

Es primera vez que un proceso de este tipo es articulado desde el sector privado con el apoyo del sector público y el ecosistema de innovación. La experiencia nos ha demostrado que en Chile existen capacidades reales para desarrollar y producir tecnología de manera colaborativa y eficiente, las que sin duda podrían llevar a la creación de nuevas industrias a futuro”, agregó Alan García, director de Sofofa Hub, parte de la Plataforma de Adopción Tecnológica.

El proceso de validación y próximo escalamiento de los proyectos de ventilación de emergencia desarrollados en Chile ha recibido el apoyo de instituciones públicas y privadas: el Fondo de Adopción Tecnológica SiEmpre apoyó con fondos a cinco equipos para la fase de validación y está a la espera de los resultados de las pruebas clínicas para definir su apoyo para producción, Corfo abrió un fondo de $800 millones para el escalamiento de ventiladores mecánicos, y también se han sumado empresas como las filiales del grupo ISA en Chile, que apoyaron la iniciativa Asmar-UdeC, con $100 mil dólares para su fabricación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí