Luego del intenso debate en la Cámara de Diputados y la estrepitosa derrota del Gobierno tras la aprobación del proyecto para iniciar el trámite legislativo que permitiría el retiro del 10% de los fondos previsionales en época de pandemia, las AFPs comenzaron una terrorífica asonada comunicacional a través de Emails a sus afiliados, en donde se advierte, de forma terrorífica, las consecuencias que tendría sacar los ahorros para una futura pensión.

Ante el duro revés que sufrieron las administradoras de fondos de pensiones, creadas en la dictadura cívico-militar por José Piñera, hermano del Presidente Sebastián Piñera, estas empresas comenzaron una campaña comunicacional destinada a buscar la forma de revertir la situación.

En la epístola que comenzaron a llegar un día después del respaldo mayoritario de parlamentarios en el Congreso, las distintas compañías advierten sobre los costos que tendrá el retiro de fondos para lo que serán las futuras jubilaciones, las cuales ya son bajas y que han expresado el malestar mayoritario de la gente ante lo que consideran “pensiones de hambre”.

En todas las misivas se hace hincapié en lo ocurrido el miércoles en la Cámara de Diputados, lo cual sería negativo para los afiliados a pesar de que todas comprenden y se refieren a la “compleja situación que vive nuestro país tanto en el +ámbito de salud, social y económico, que afecta directamente la vida cotidiana”.

En ese sentido, la AFP Habitat (De la poderosa Cámara Chilena de la Construcción) señala en una de las partes de la carta que “la votación de la Cámara de Diputados, en la cual se aprobó la idea de legislar un proyecto de reforma constitucional que permitiría a los afiliados retirar el 10% de su ahorro previsional, solo puede ser considerada como un error histórico ya que dejará en una situación de preocupante vulnerabilidad previsional a un porcentaje relevante de la población”.

Incluso mete miedo en el sentido que señala que “el proyecto, al contemplar retiros monetarios mínimos y máximos, permitiría que la mayoría de los afiliados puedan retirar montos superiores a ese límite, incluso hasta el 100% de sus ahorros para 3 millones de afiliados”.

Además, explica que si el proyecto se transforma en Ley de la República, “implicará no solo un daño futuro a las pensiones de millones de afiliados, sino también un duro golpe a las futuras generaciones que deberán financiar las pensiones de quienes hoy retiren sus ahorros”.

Incluso, sus duras palabras más allá e indica que lo ocurrido el miércoles “fue una votación ideológica y populista que no considera el impacto en las personas que los impulsores de este proyecto dicen ayudar”, apuntando de esta forma a los diputados, tanto oficialistas como opositores, de ser los responsables de la eventual debacle que ocurriría a nivel social.

La carta de Habitat también acusa que el proyecto tiene una “distorsión de que los principales favorecidos serán precisamente quienes menos necesitan de la ayuda haciéndolo claramente regresivo”.

Lo anterior deja en evidencia que el proyecto de retiro de fondos, a diferencia de lo que se ha intentado hacer creer a la opinión pública, no busa ayudar a las personas necesitadas, si no destruir el sistema previsional sin importar el costo que eso signifique para las personas y para el país”, agrega.

Una visión similar a la de Habitat es la que entrega Capital, en donde indica que “el retiro de fondos, no perjudica a la Administradora de Fondos de Pensiones, sólo disminuye la cantidad de fondos que administra. Las ganancias de las AFP están asociadas a las comisiones que cobran al recibir las cotizaciones y rentabilidad sobre el encaje, no por los activos administrados”.

En tanto, Provida también apunta a una caída aún mayor en lo que serían las paupérrimas jubilaciones a las que se entregan actualmente, precisando que “si el proyecto se aprobara tal como está planteado hoy, las personas que lo pidieran podrían usar una parte de sus fondos para ayudarlos a enfrentar la emergencia actual. La disminución en los ahorros de quienes retiren anticipadamente sería importante, además de que perderían la rentabilidad que ganaría ese dinero hasta el omento de la jubilación. Por eso, la disminución en la pensión futura sería aún mayor”.

Sin embargo, un punto de quiebre con las otras APFs es que menciona estar preparada para entregar el dinero “todo lo que la ley disponga en el más breve plazo. Los ahorros son tuyos, y nuestro rol es protegerlos y hacerlos crecer para tu jubilación”.

Esta administradora señala que es mejor ir en ayuda directa a las personas que lo requieren “sin que tengan que retirar sus propios fondos y afectar su pensión. Necesitamos soluciones que ayuden a las personas que hoy están en problemas, pero que también mejoren las pensiones de todos. Por eso nos parece que este proyecto no es una buena idea”.

1 COMENTARIO

  1. Estimados.

    Soy de los chilenos que está muy de acuerdo con lo que las y los diputados han hecho.
    Espero que pronto sea promulgada esta reforma constitucional y haga efectivo el derecho de propiedad que todos tenemos respecto a nuestros fondos.

    Una vez aprobada, consideraré si hago uso o no de mi derecho.

    Para mí la libertad de elección es fundamental.

    Si no se aprueba la ley por ahora, esperaremos el momento de la Nueva Constitución para dejar claras las cosas: No más negocios de AFP y sí un nuevo sistema de real Seguridad Social.

    Me gustaría que vuestra AFP se esté preparando para participar en el nuevo modo de hacer rendir nuestro dinero, de modos más transparentes y con ganancias ajustadas a un nuevo rol en los negocios.

    Saludos y que estén bien.

    P.S.: Ojalá que todos quienes estén de acuerdo con la posibilidad de retirar el 10%, respondan a sus AFP respecto a este descarado terrorismo basado en sus intereses y no en los nuestros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí