Tal y como se había anunciado durante la semana, luego del golpe de timón efectuado por el Presidente Piñera para reordenar a las fuerzas oficialistas dentro y fuera de La Moneda, este sábado el Mandatario se dedicó a recibir desde poco antes del mediodía y por separado en el Palacio Presidencial, a cada uno de los presidentes de los partidos de Chile Vamos con representación parlamentaria.

Las citas se produjeron en medio de las tensiones en la coalición “Chile Vamos” y el Gobierno, que tuvieron su punto cúlmine esta semana después de la desastrosa derrota sufrida por el oficialismo en la votación de la idea de legislar por el retiro del 10% de las pensiones por los trabajadores, algo que jamás quiso el Gobierno y que, para peor, contó con el respaldo de 13 diputados gobiernistas y la abstención de una gran mayoría.

Las tres tiendas políticas llegaron con “pintura de guerra”, tras efectuar diversas declaraciones en días previos, con los partidos exigiendo al Gobierno mejorar las propuestas de apoyo a la clase media (como fue el caso de Renovación Nacional), criticando abiertamente la gestión del ministro del Interior (por parte de la UDI) e, incluso, amenazando con una eventual salida de Chile Vamos (por parte de Evópoli), aunque lo cierto fue que a las respectivas salidas de sus reuniones con Piñera, los presidentes de las colectividades terminaron por acoplarse (a la fuerza) al discurso presidencial y terminaron suavizando sus dichos anteriores, en pos de la “unidad“, “reorganización“, “proteger la democracia” y las “tareas para la casa“.

Renovación Nacional: “Nos vamos todos con tareas para la casa”

El primer timonel en comparecer ante Piñera fue el de Renovación Nacional, Mario Desbordes, quien a la salida del encuentro declaró que “tenemos una crisis, pero Chile Vamos ha superado estas cosas antes. ¿Debemos cambiar? El Presidente Piñera, además de su cargo, es el líder de la coalición. Tenemos que hacer un acuerdo y para eso necesitamos esfuerzos mayores para actuar unidos”.

Acotó en este punto que “hay materias para discutir la libertad de acción, pero siempre debemos demostrar gobernabilidad. Tenemos que trabajar unidos. En lo personal valoro la reunión con el Presidente Piñera y nos vamos todos con tarea para la casa… Hay que comenzar una nueva etapa”.

Consultado por el proyecto del 10%, para subsanar la crisis sanitaria que vive el país, señaló que “vamos a hablar con todos los congresistas. No vamos a mandar recado por los medios de comunicación, para lo que pasó y lo que sucederá esta semana”, pero subrayó que “el retiro de fondos es la última opción, no es lo mejor para los trabajadores. Lo he dicho siempre. Hay mejores alternativas para los ciudadanos (…) “No puede ser que los trabajadores, con sus recursos, superen esta crisis. La ayuda debe venir de todos lados, incluyendo el Estado”.

Para cerrar, fue interrogado sobre si su partido pidió al Presidente Piñera la salida del ministro Gonzalo Blumel, ante lo cual afirmó que “jamás hemos solicitado eso. Él ha hecho un gran trabajo como Ministro del Interior. Tenemos que trabajar más cerca de él”.

“No tenemos ninguna intención de pedir su salida. Al revés, tenemos que apoyarlo más“, concluyó.

Evópoli: “Debemos proteger la democracia”

Posteriormente fue el turno del mandamás de Evópoli, Hernán Larraín Matte, quien señaló que “debemos proteger nuestra democracia, cuidar las reglas del juego, las instituciones. Es eso lo que permite la gobernabilidad. Como partido hemos buscado siempre hacer los cambios a través de las reglas, y es por eso que es tan delicado lo que pasó el día miércoles (cuando se aprobó el proyecto de retiro de los fondos en la Cámara de Diputados)”.

“Tenemos conciencia de que el populismo y la demagogia han entrado con mucha fuerza al Congreso. Por eso vamos a seguir defendiendo con mucha convicción nuestra democracia y a sus instituciones”, acotó Larraín, haciendo hincapié en que los parlamentarios del partido continuarán manifestándose en contra de la iniciativa cuando se legisle.

Al responder sobre el papel jugado por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel -quien precisamente milita en Evópoli- y las críticas de parte de la UDI, el timonel recalcó tajantemente que “las responsabilidades de lo que ha ocurrido son compartidas. Todos tenemos que hacer un esfuerzo por la unidad”, dijo, compartiendo los dichos del titular del Interior, y precisó que “nosotros vamos a respaldar siempre al ministro Blumel”.

Larraín manifestó también que “todos tenemos que hacer un esfuerzo por la unidad, aprender de los errores que hemos cometido y tener la humildad de asumir que podemos hacer las cosas mejor”, aunque recogió el testigo y reconoció ante la difícil semana vivida por el oficialismo, que “todos pudimos haber hecho mejor las cosas, sin duda que hemos llegado a una situación muy compleja por parte de la coalición”.

Finalmente, y ante el desafío de recomponer fuerzas de cara a la próxima discusión y votación del proyecto del 10% en la Cámara entre el martes y miércoles, llamó a todos los parlamentarios del sector para que “actuemos de acuerdo a nuestras convicciones y no a la popularidad. Seamos responsables”.

UDI: “A la altura de las circunstancias”

La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, sería la tercera en ingresar a La Moneda para enfrentar el “tirón de orejas” presidencial. Pero no llegó sola y, en un intento de mostrar fuerza y respaldo íntegro del partido, asistió acompañada no por los jefes de bancada sino por tres ex presidentes de la colectividad, Ernesto Silva, Patricio Melero y Juan Antonio Coloma, militantes con mucha influencia interna y llegada al Palacio.

Pero el resultado sería igual a los anteriores. Llamó la atención que los ex timoneles, en vez de situarse junto a la senadora para hacer la declaración y responder a las consultas de la prensa, se situaran a un costado, fuera de los tiros de cámara, observando la acción a distancia. Una vez terminada la comparecencia, eso si, se retirarían los cuatro juntos.

Con ese contexto, la parlamentaria por Biobío dijo que desde la agrupación gremialista “vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para poder estar a la altura de las circunstancias, y poder ayudar a la gente que hoy lo está pasando mal dentro de lo que es el respeto a la institucionalidad”.

En ese sentido comentó que “le hemos dicho al Gobierno que todos tenemos que mejorar y que para poder seguir adelante necesitamos un nuevo y mejor trato”.

Precisó que “como UDI haremos lo posible para ayudar. Somos un partido que respeta el Estado de Derecho y combatimos el populismo (…) Hemos escuchado propuestas y hemos dado propuestas. Existe una visión crítica de algunas cosas que ha hecho el Gobierno y de nuestro propio partido. Somos una coalición de Gobierno y tendremos que acercar posiciones para avanzar”.

“Creo que hay que reorganizar la forma en cómo está trabajando nuestra coalición. Es parte de lo que está en desarrollo, me parece sí que los partidos tenemos que conversar”, añadió, haciendo hincapié ante que, pese a las críticas lanzadas en contra del ministro Blumel, “nunca hemos pedido la renuncia de un ministro”.

Por otra parte, la senadora explicó que la conversación con el Presidente giró también en torno a cómo se puede trabajar para “poder sacar lo mejor de todos nosotros y poder generar las condiciones para que los chilenos que hoy lo están pasando mal puedan soportar esta crisis de la mejor manera posible”.

En ese sentido afirmó que “creemos que acá la gente de clase media necesita transferencias directas de subsidios, por lo tanto tenemos que avanzar en ese sentido”, acotando que “creemos que todos juntos tenemos que salir adelante de esta crisis”.

Y al cierre…

Finalizadas las reuniones, el Presidente Piñera se retiró de La Moneda tan silenciosamente como llegó en la mañana.

Por el lado del Gobierno no hubo conclusiones después de las citas. Por lo visto, el enojo del Mandatario sigue, ya que, hasta ahora, sigue vigente la postergación “hasta nuevo aviso” de los Comités Políticos ampliados de los lunes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí