En lo que que ha sido y sigue siendo un grave problema del Gobierno el NO SABER COMUNICAR a pesar del verdadero ejército de ex periodistas de La Tercera y El Mercurio que tiene en la ya desprestigiada SECOM-, este lunes la vocera Karla Rubilar, haciendo gala de la desconexión con la realidad, justificó el nuevo anuncio de entrega de cajas de alimentos -que siguen en proceso de entrega- señalando que: “Lo primero es que llegamos con los alimentos y los bienes de primera necesidad y así nos aseguramos de que eso va a estar presente en la mesa de los hogares y no necesariamente los recursos van a ser utilizados en algo que sea en alimentos, que es un bien de primera necesidad. Lo segundo es que no queremos que las personas salgan a comprar“, sentenció Rubilar.

Lo anterior para rechazar la entrega de dinero directo a la gente para que ella sea la que compra lo que que necesite y no lo que el Gobierno manda en las cajas. Ahora bien, eso de “no queremos que las personas salgan a comprar” dicho por Rubilar, revela su total desconexión con la realidad y se nota que no asoma la nariz fuera de La Moneda, porque lo que va a ver en las calles del centro de Santiago son cientos de personas en la calle.

Si el Gobierno no quiere que la gente salga a comprar, lo primero que debiera haber hecho es haber tomado contacto con los alcaldes, catastrar las zonas más vulnerables y llegar de manera directa con alimentos, pan y gas, pero como Palacio está enojado con los alcaldes porque los considera “reclamones”, los tecnócratas optaron por un diseño asistencial premoderno, con entrega de cajas sin el adecuado plan logístico para su entrega rápida.

Pero como en Palacio son porfiados y no confían en la gente -creen que si les traspasan dinero irecto o gift card como lo hacen algunos municipios- la gente comprara otras cosas, esto debido al total desconocimiento de la realidad que viven millones de chilenos en las comunas como La Florida, Puente Alto, San Ramón, La Pintana, El Bosque, Santiago o Maipú, donde son centenares las ollas comunes que están funcionando porque la gente no tiene qué comer.

En esta lógica la ministra Vocera defiede la entrega de estas cajas insistiendo en que “Nuestra evaluación como Gobierno, más allá de que recibimos todas las críticas y sugerencias -muchas sugerencias de los alcaldes fueron incluidas en materia de la composición de la caja- también estamos convencidos de que hay razones para continuar con este programa“, dijo Karla Rubilar. 

Ahora bien, la insistencia en la entrega de la “cajita” que no se transforme en un show para la foto de mal gusto para mostrar a ministros y funcionarios del Estado haciéndose los “lindos” y amables con la gente que se ve violentada y hasta humillada al abrir la puerta de su casa y aparece la autoridad rodeada de cámaras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí