Los partidos reunidos en la denominada Convergencia Progresista salieron este miércoles a reiterar su respaldo al proyecto que permite retirar el 10% de los fondos previsionales, el cual se vota hoy en la Cámara de Diputados.

A través de una declaración, los partidos que conforman esta colectividad política (PS-PPD y PR), afirman que la situación que afecta al país es “grave y el Gobierno ha llegado mal y tarde, con soluciones parciales e insuficientes, frente el drama social que viven las familias chilenas como consecuencia de la pandemia”.

En cuanto al plan de protección de clase media 2.0 anunciado ayer por el Gobierno, Convergencia Progresista señala que éste no cubre las necesidades de las familias chilenas, sino que “constituye más bien una respuesta comunicacional ante la demanda de la inmensa mayoría de la ciudadanía para aprobar la reforma que autoriza el retiro de hasta el 10% de los fondos de pensiones”.

Hay, además, una distancia considerable entre los anuncios del Gobierno y la realidad de su implementación. Así se ha visto tanto en el IFE 1.0 como en el IFE 2.0. Existe un criterio engañoso e hiperfocalizado de estos instrumentos, que obstaculiza su acceso y restringe su cobertura. La gente duda que califique y piensa que siempre la ayuda le llegará a otros. Lejos estamos aún de que el beneficio sea automático, justo y oportuno, como es necesario”, precisan.

En ese sentido, apuntan a que la iniciativa que se discute hoy en la Cámara de Diputadosse ha convertido en el último recurso de emergencia para mitigar los efectos sociales y económicos para cientos de miles de familias, ante la falta de celeridad y decisión del Gobierno”.

Por tal motivo, llamaron a los parlamentarios a respaldar el proyecto, ya que la política “debe responder a las y los ciudadanos”.

Se trata de un proyecto popular, pero no populista, como ha pretendido caricaturizar insistentemente el Gobierno. Se trata de una medida indispensable para la emergencia, que cuenta con respaldo técnico, avanza por un camino institucional y representa una respuesta necesaria ante el drama de las familias chilenas, el que se ha visto agravado por un Gobierno mezquino e indolente. Velaremos porque el proyecto no sea regresivo para los afiliados y mantenga un criterio de progresividad”, concluye la declaración firmada por los timoneles del PPD, PS y PR, Heraldo Muñoz, Álvaro Elizalde y Carlos Maldonado, respectivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí