Durante un año la firma de diseñadores de origen ruso hizo pasar gráficas creadas por un computador como trabajo de un hombre ficticio. Un vistazo del futuro próximo de un campo laboral que muchos creían no podía ser reemplazado por una máquina

Nikolay Ironov se dedicó a diseñar logos para influencers, aplicaciones, restoranes y una variedad de producto. Era un miembro clave de Lebedev Studio, una agencia creativa en Rusia. Sus clientes siempre terminaban satisfechos con su trabajo, que se exhibe en su portafolio público online. Sus proyectos de branding son auténticos, con personalidad y extravagancia.

Sin embargo, hay un detalle que su clientela no estaba al tanto, Nikolay Ironov no existe. Ironov es un sistema de inteligencia Artificial (IA) creado por el estudio ruso. A través del proceso de aprendizaje automático, la máquina practicó con vectores y figuras dibujadas a mano, lo que dio como resultado final un algoritmo capaz de crear marcas con un toque humano, sin los años que requiere estudiar diseño gráfico o publicidad y sin los costos y consecuencias que significa un sueldo extra, Ironov no se enferma ni tiene bloqueos creativos ¿Es Ironov una amenaza o una apoyo para los profesionales del diseño? 

¿CÓMO FUNCIONA?

El estudio Art. Lebedev diseñó a Ironov con la capacidad de poder cubrir cada etapa de diseño que el cliente solicita. Desde entender el contexto de la marca hasta crear las gráficas y finalmente exportar los archivos para ser usados en la web. 

El proceso es simple. Primero uno los diseñadores humanos del estudio debe ingresar el brief del cliente en el programa, este documento contiene el nombre del productos y los aspectos de cómo  debe ser el diseño final, cuál es la personalidad de la marca, si hay colores específicos que están buscando y cualquier otro detalle. Luego el programa selecciona conceptos claves dentro de este escrito, al ser elegido el programa visualiza esos conceptos para crear un diseño preliminar. 

Posteriormente un algoritmo de retoque escala el tamaño, suaviza los bordes y las esquinas del gráfico, simplifica el diseños y además le aplica a una pelata de color y una fuente (tipo de letra) que vaya con el producto en cuestión. 

Finalmente un diseñador humano recibe un serie de propuestas, desde el equipo dicen que algunas de ellas bien “locas”. Día a día, Iranov va aprendiendo sobre más estilos visuales que puede usar en su trabajo, no obstante, desde la agencia aseguran que no quiere limitar la creatividad del programa, esto porque permite llevar la dirección del diseño a una perspectiva que un humano comúnmente no tendría. 

“Básicamente, el cerebro de Nikolay Ironov es una combinación de diferentes sistemas de automatización de diseño que sirven a diferentes etapas del proceso de diseño” dijo Sergey Kulinkovich, director de la agencia de arte. 

Y agregó que “Todos estos sistemas combinados proporcionan a los usuarios la experiencia de convertir instantáneamente el resumen de texto de un cliente en un archivo de paquete de diseño de identidad corporativa. Todo esto dentro de segundos”

Algunos de los proyectos en el portafolio de Ironov
Branding para una marca de cerveza diseñado por el programa que funciona con Inteligencia Artificial

¿CHAO HUMANOS?

Kalinkovich no tiene cómo objetivo eliminar completamente a los humanos del proceso creativo. Desde su perspectiva espera que en un futuro cercano los humanos transiciones hacia directores creativos, quienes tendrán que elegir el diseño final entre miles de opciones.  

“Uno de los principales problemas de la educación en diseño es que, con todo este conocimiento sobre cómo debería ser un buen diseño, también hay algunos muros que se construyen dentro de la cabeza del diseñador durante este proceso educativo. Por lo tanto, los diseñadores adultos y experimentados saben cómo producir un buen trabajo, pero en algún lugar en el fondo a menudo tienen miedo de crear algo extremadamente nuevo, extremadamente audaz” dice el director de arte ruso, en referencia a que Ironov no tiene inseguridades en cuanto a salirse de los cánones establecidos.

El estudio de arte continuará usando a Ironov día a día y podría desarrollar un software para llevar esta tecnología a gran escala para asi ofrecerlo como un servicio digital, para ellos este experimento es el principio de una larga aventura, pues aseguran hay una larga lista de procesos que se pueden automatizar. 

Kalinkovich no tiene cómo objetivo eliminar completamente a los humanos del proceso creativo. Desde su perspectiva espera que en un futuro cercano los humanos transiciones hacia directores creativos, quienes tendrán que elegir el diseño final entre miles de opciones.  

De todas maneras, el diseño automático de logos no es nada nuevo. Muchas empresas de diseño usan softwares similares – pero más simples– para sacar un bosquejo del diseño final y hoy compañías que se dedican al software de producción gráficas como Adobe y Autodesk ya están usando IA para entregar sugerencias a sus usuarios.  En internet hay diversos portales que permiten generar un logo mezclando entre cientos de conceptos ya existentes. 

El éxito de Ironov está en sus capacidad de haber creado la imagen de marcas que se han desempeñado con éxito dentro del mercado, dejando en evidencia que la IA no es algo distante de los campos laborales creativos sino que es algo que llegó para quedarse. 

Esta fotografía usaron en la página web de la agencia para hacer creer a los clientes que Nikolay existía.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí