Los ventiladores mecánicos de emergencia desarrollados en Chile por Asmar y la Universidad de Concepción y por las empresas Famae, Enaer y DTS -con el modelo Neyün- se convirtieron en los primeros en completar con éxito todas las etapas del proceso de validación técnica establecido en la iniciativa Un Respiro para Chile, que impulsó el desarrollo local de estos equipos para apoyar el combate a la pandemia de Covid-19 a través de una red de expertos y un consenso técnico.

Estos equipos quedan así listos para entrar en producción apenas se reciban las órdenes de producción ya sea para el mercado interno -dependiendo de los requerimientos de Salud-, como incluso, hipotéticamente, el exterior.

Los dos equipos fueron presentados esta tarde en el Ministerio de Defensa por los ministros de Defensa, Alberto Espina; de Salud, Enrique Paris, y de Ciencia, Andrés Couve, quienes valoraron y reconocieron el trabajo colaborativo que hizo posible el avance de estos prototipos en un plazo de solo dos meses. 

El ministro Espina señaló que “cuando las Fuerzas Armadas comenzaron este proyecto vinieron al Ministerio de Defensa a través de sus empresas y nos plantearon que iban a hacer este desafío. Nos dijeron en el caso de Famae, Enaer y DTS que lo iban a hacer con apoyo de médicos de la U. de Chile y la U. Católica, y en el caso de Asmar, que iban a estar asociados con la U. de Concepción. Nosotros les dijimos que lo sacaran adelante con responsabilidad, y logramos hacer algo inédito en nuestro país. Un desarrollo tecnológico que hoy nos permite contar con dos prototipos de ventiladores mecánicos fabricados en Chile, materializados gracias al trabajo en equipo”.

En relación a la coordinación de la plataforma Un Respiro para Chile, el ministro Couve destacó que “lo que vemos es el esfuerzo y el logro para fortalecer nuestro sistema de salud, donde también podemos contribuir en América Latina gracias a un proceso de innovación que como país llevamos preparando hace muchos años y que tuvimos que llevar a la práctica en un corto tiempo. En ese sentido, recorrimos un camino y formamos vínculos que no existían, donde empresas asociadas a las Fuerzas Armadas, universidades, sociedades científicas y el sector privado, generaron una comunidad que trabajó por un objetivo común y en base a la confianza. Eso va a quedar como una capacidad instalada en el país”.

“Estamos pasando a una nueva etapa como chilenos en la innovación, en la investigación científica y en la producción de elementos tan necesarios para mantener la vida. Contar con ventiladores mecánicos que logran salvar la vida de nuestros pacientes es un hecho inédito para el país y quiero agradecer el trabajo colaborativo en este trabajo de un objetivo público-privado para el avance de la ciencia, de la investigación y de la medicina”, dijo el ministro Paris en relación a la iniciativa.

El director de Asmar, Contraalmirante Luis Köhler, señaló en tanto que “este proyecto, al igual que lo fue la cápsula Fénix el año 2010, demuestra el compromiso que tiene la empresa con la civilidad y especialmente en todo lo que estamos haciendo hoy día junto con la Universidad de Concepción para poder participar en el apoyo al rol de la salud para combatir contra la pandemia de covid-19. Aquí tenemos el esfuerzo de poder demostrar que en nuestra empresa junto con la universidad tenemos una capacidad de innovación potente, con una capacidad de uso dual desde la parte de la Defensa en el servicio civil del país“.

Los dos equipos de ventilación presentados por las autoridades superaron exitosamente el proceso de validación definido en el Protocolo elaborado por SOCHIMI junto a la Sociedad de Anestesiología de Chile (SACH), la Sociedad Chilena de Medicina de Urgencia (SOCHIMU) y el Consejo Multidisciplinario de Facilitación de Gestión Crisis Covid-19.  

El proceso de desarrollo y validación local de estos prototipos fue posible gracias a la coordinación del Ministerio de Ciencia con el Ministerio de Salud, Ministerio de Economía y Corfo, además del apoyo del sector privado a través de la Plataforma de Adopción Tecnológica SiEmpre y Sofofa Hub. Por parte de la academia, la Universidad de Valparaíso, Pontificia Universidad Católica de Chile y Universidad de Chile han jugado un rol fundamental facilitando sus dependencias en cada una de las fases de validación.

Fase de escalamiento

Para avanzar en el proceso de fabricación y escalamiento, estos proyectos han sido apoyados por el Fondo SiEmpre y Corfo que apoyarán ambos desarrollos. Además, el ventilador desarrollado por Asmar y la Universidad de Concepción también recibe apoyo de las filiales del grupo ISA en Chile.

Sobre la producción en sí, el director de Asmar explicó que “en estos momentos tenemos la capacidad de producir; en el país ha ido bajando la necesidad de ventiladores mecánicos, así es que eso realmente va a depender de las necesidades que tenga el país. En este momento tenemos la capacidad de cuando se ponga una disposición a producir tengamos que comprar las piezas y partes para partir construyendo”. Añadió que la compra de partes y piezas podría tomar entre 4 a 8 semanas, luego de lo cual podrían producirse hasta 25 equipos semanales.

En tanto, el ministro Couve indicó que “hoy día hay que hacer una evaluación de cómo escalarlo, cuál es la necesidad de escalarlo, y también hacer estudios de mercado para ver donde estos ventiladores pueden ser de mayor utilidad en Chile, quizás en la región de América Latina, o quizás encontrando algún nicho particular que estos ventiladores puedan suplir, de tal manera de manera que puedan convertirse en productos nacionales pero con un uso específico y competitivo”.

Ante la opción del uso inmediato en Chile de estos equipos, el ministro explicó que “hoy día tenemos afortunadamente disponibilidad de ventilación mecánica, pero sí tenemos que estar preparados. Nosotros siempre hemos dicho que lo que estamos haciendo aquí es, con una visión estratégica, estar preparados para futuros brotes, tenemos que estar preparados para otras enfermedades, tenemos que estar preparados también para trabajar en conjunto con los otros países de la región“.

Respecto al financiamiento otorgado en esta etapa Pablo Terrazas, vicepresidente ejecutivo de Corfo, explicó que “desde Corfo, de forma temprana, lanzamos esta convocatoria para incentivar la producción local de ventiladores mecánicos ante la emergencia sanitaria que estamos viviendo, fomentando con ello la innovación y emprendimiento nacional. Hemos logrado articular un esfuerzo público-privado que ha sido clave para enfrentar esta crisis, y que hoy financiará el escalamiento de estas iniciativas que son una demostración de que podemos generar soluciones de alto nivel desde Chile”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí