El elemento que muchos creen nos entregará certidumbre del futuro próximo está hoy en vías de desarrollo, sin embargo, hay tres países que llevan la delantera y esperan ser los primeros en aplicar el antídoto en personas. 

Desde diciembre del año pasado, cuando por primera vez una nueva cepa de coronavirus alarmó al mundo, se está tratando de producir una vacuna que sea efectiva y segura en humanos. En este trayecto diversas naciones junto a farmacéuticas están trabajando para sacar una vacuna que logre inmunizar a las personas del virus que tiene hoy en casa a cientos de millones de personas a nivel global.

Actualmente hay más de 200 grupos interesados en encontrar una vacuna, de esos, la Organización Mundial de la Salud sigue a 180. De todas esas sólo 18 están siendo probadas en humanos mediante ensayos clínicos. 

De las 18 que están siendo probadas, hay 3 que se podría decir que son las más avanzadas, la vacuna experimental de CansinoBiologícs desde China, el antídoto de Estados Unidos con la compañía Moderna y la inyección de Reino Unido elaborada en la Universidad de Oxford. 

A mediados de 2021 se espera que tengamos una vacuna disponible para la mayoría de las personas, un periodo de menos de dos año, lo que sería un hito históricos considerando que para que una vacuna salga al mercado, se debe esperar de cinco a diez años. 

FASES DE UNA VACUNA

Para poder entender en qué va cada competido de esta carrera es importante comprender las fases por las que debe pasar antes de que esté disponible a nivel mundial. Todas estas fases se han hecho en tiempo récord considerando la grave amenaza que provoca el virus. 

Para sacar una vacuna al mercado esta debe pasar por 3 fases. Primero es la fase pre clínica donde se prueba la tolerancia y eficacia en animales. Luego, en la fase I se prueba en  pequeños grupos humanos para ver su segurar y ver las consecuencias biológicas  en el cuerpo. En la fase II se sigue probando en personas pero en esta etapa en grupos más grandes de 200 a 500 humanos en total.  La fase III corresponde al momento en que esta se prueba en cientos de miles de personas y se hacen pruebas aleatorias y de doble ciego, además de comparar los resultados con un placebo. 

CHINA 

Durante este mes, CanSino Biologics anunció que entraría en la fase II, realizando este experimento en Brasil. Fueron además los primeros en anunciar la entrada a esta segunda etapa. 

Ad5-n-Cov es el nombre de esta vacuna, utiliza el Adenovirus (virus del resfriado común) para introducir en las células humanas la información genética del Covid-19 y le entrega instrucciones a estas células para fabricar algunas de sus proteínas virales, logrando así generar una respuesta inmune y no desarrollar la enfermedad. 

A fines de junio el gobierno de Xi Jinping autorizó el uso de esta vacuna en soldados chino. En “The Lancet” un revista científica publicaron los resultado del ensayo clínico, de hecho se puede leer en el artículo que los efectos “muestran un buen perfil en cuanto a su seguridad y altos niveles de respuesta inmune celular y humoral”.

Otra de las posibles curas chinas no tan avanzada cómo la de CanSino Biologics pero que se probará en Chile durante los próximos meses corresponde a la que lleva adelante la farmacéutica Sinovac Biotech, que firmó un convenio con la Universidad Católica para administrar pruebas en voluntarios.    

ESTADOS UNIDOS

Desarrollada por el laboratorio farmacéuticO Moderna, la vacuna experimental denominada mRNA-1273, fue la primera en ser probada en humanos. En mayo fue la cuando la compañía informó que había señales de poder entrenar al sistema inmunitarios para luchar contra el virus. En marzo la empresa había recibido una inyección de 480 millones de dólares por parte un programa del Presidente Trump, para financiar posibles candidatos en ganar la carrera. 

Desde la farmacéutica indicaron que habían encontrado anticuerpos neutralizadores del virus en las primeras ocho personas que participaron en el estudio de la fase I. Esta vacuna es un fragmento pequeño del código genético del covid-19. No causa infecciones ni síntomas asociados al coronavirus, pero sí ha provocado respuestas del sistema inmune. 

En los ensayo clínicos se les aplicaron distintas dosis a los pacientes voluntarios, a algunos baja, otros media y finalmente a un grupo una dosis alta. La dosis más alta fue la que produjo la mayor cantidad de efectos secundarios. No obstante, a quienes se les suministro la dosis más baja produjeron el mismo nivel de anticuerpo que las personas recuperadas del temido virus.

Otras empresas norteamericanas que utilizaron el mismo método con éxito son Pfizer y BionTech quienes también fueron parte del programa de financiamiento conocido cómo Operación Warp Speed. 

REINO UNIDO

Este lunes el Reino Unido se sumó a esta competencia mundial. La Universidad de Oxford es quien esta detrás de un prototipo que demostró ser seguro para el uso humanos. Este genera anticuerpo y células T que permiten combatir el virus. 

Los resultado del ensayo –que se hizo en cerca de mil personas– fue calificado de “muy prometedor”, sin embargo, aún queda por demostrar su eficacia contra el virus en la siguiente fase del ensayo. 

Esta vacuna fue diseñada a partir de un virus que fue genéticamente modificado y que causa un resfriado común en chimpancés. La modificación se hizo para que no cause infecciones en los humanos y para hacerlo más parecido al coronavirus. 

El estudió demostró que el 90% de los participantes desarrollaron anticuerpos neutralizantes después de la primera dosis. 

No aparecieron efectos adversos a la vacuno, sin embargo, un 70% de los estudiados desarrolló dolor de cabez o fiebre. De acuerdo a los investigadores estos síntomas pueden tratarse con paracetamol. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí