La votación en el senado este miércoles selló la suerte del Presidente Sebastián Piñera y la de la centro derecha en su conjunto, porque la derrota es ideológica e infringida por la propia derecha y revive un problema histórico que tiene este sector político que vuelve a darle la espalda a quien dicen apoyar.

Pero como era de esperar, cerca de la medianoche, la presidenta de la UDI anunció que recurrirán al Tribunal Constitucional que lidera la ex funcionaria de Piñera, María Luisa Brahm.

La senadora  Jacqueline van Rysselberghe, aseguró que están las firmas para recurrir al TC, para que éste “determine que para este tipo de leyes se requieren de 2/3. Es el camino que hay que recorrer para cuidar la institucionalidad”, afirmó la también debilitada presidenta de la UDI.

El problema de fondo –más allá del retiro del 10% de los fondos de las AFP- es que hoy el modelo que simbolizan las AFP –surgido dese los muchachos de Chicago y la UC- comienza su funeral o como escribió aboche el amigo personal de Piñera, Sergio Melnick “Que paliza nos está dando la izquierda desde el congreso….y eso que perdieron la elección”, tuiteó.

El otro outsider de la derecha, José Antonio Kast reaccionó casi en la misma línea de Melnick: “La ley es mala, fraudulenta y terminará perjudicando a todos los chilenos. Hoy se necesita ayuda urgente y no proyectos que destruyen sus pensiones. Hay muchos parlamentarios populistas y desleales que están más preocupados de su reelección que de hacer buenas leyes para la gente”, escribió el jefe de Republicano.

Pero lo concreto es que Chile Vamos ya no existe y  las fracturas en RN y en la UDI son profundas, mientras que Evopoli –el partido instrumental- debe hacerse el ánimo de la pérdida de poder ya que sus dos ministros Blumel (Interior) y Briones (Hacienda) deben ser el detente de la estrepitosa derrota. En el caso de RN, será el senador Andrés Allamand el que capitaneará la vendetta contra el presidente de su partido, el diputado Mario Desbordes: “Fue el propio presidente de Renovación Nacional  quien abrió la puerta a este proyecto de reforma constitucional, sin después poder cerrarla (…) La principal carta presidencial de la centroderecha se ha transformado bruscamente en un entusiasta de la idea”, remató el mismo que alguna vez fue entusiasta apoyador del gobierno militar y –tal como citica ahora- le dio la espalda a Pinochet.

El caso de Allamand merece recordar lo que escibió en La Travesía del Desierto (1999)  «Viví el movimiento del Once de Septiembre con alivio, esperanza y también con gran optimismo. Sentí que el país se había salvado del despeñadero en el minuto final y vi en el golpe una reacción no sólo legítima, sino también patriótica que interpretó a un inmensa mayoría ciudadana».

“El retiro de fondos es un mal proyecto y no estoy de acuerdo. El proyecto alternativo del Gobierno debe ser mejorado y al Ministro de Hacienda se le acabó el tiempo, debe llegar con una propuesta concreta de acá al martes, de lo contrario no dio el ancho”, y tal como lo escribió el 18 de julio el senador Francisco Chahuán (RN no es de la oposición), se abstuvo en la votación de anoche y veremos como este parlanchín senador –que habla de todo y por todo- le cobra la derrota al ministro Briones.

En este escenario Piñera, sus ministros y sus partidos quedan al borde el abismo total y sobre todo Piñera a quien ya dejaron solo sobre todo por su mala manera de gobernar y por no darle el trato que se merecen sus partidos y parlamentarios a quien ve como peones de un ajedrez en el que él es la única pieza que merece respeto y cuidado y por cierto no es sacrificable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí