El Gobierno sufrió una nueva derrota política, luego que el Senado, por 28 votos a favor, 7 en contra y 5 abstenciones, rechazó el veto enviado por el Presidente Sebastián Piñera al proyecto que suspende el corte de servicios básicos por no pago en medio de la crisis originada por la pandemia del CORONAVIRUS.

Asimismo, la corporación no reunió el quórum necesario para insistir en las respectivas normas aprobadas por el Congreso Nacional como son los planes básicos de Internet y el traspaso de costos.

En un arduo debate, los legisladores expusieron sus distintas posturas respecto a la pertinencia de insistir en el proyecto original que aprobó el Congreso y la necesidad de evitar posibles demandas judiciales contra el Estado.

El debate parlamentario

La senadora independiente, Ximena Órdenes, dijo sobre el rechazo que la situación “surge de un acuerdo entre el Gobierno y las empresas de servicios. Creo que esto debía operacionalizarse en actos administrativos y legislativos. Este proyecto es distinto al acuerdo inicial”.

Por su parte, la senadora DC, Yasna Provoste, aseguró que “estoy en contra de suprimir beneficios para la ciudadanía. El veto elimina todo lo relacionado con las telecomunicaciones, internet, telefonía móvil y fija. Esto es grave. El gobierno está vetando lo mismo que se había concordado”.

A su vez, el senador PS, Rabindranath Quinteros, dijo que “el veto habla de un ultrapresidencialismo. Es una herramienta excepcional, pero lo preocupante ha sido el contexto donde no se recoge la opinión de la gente”.

Es difícil comprender este veto pero es fácil entender la molestia de las familias. Este proyecto fue aprobado hace un mes y medio y el Gobierno esperó hasta el último día para vetarlo. Eso habla de la desconexión con la realidad”, señaló la senadora PS, Isabel Allende.

Por su parte, la legisladora independiente, Carmen Gloria Aravena, sostuvo que “se ha llegado acuerdo con la Superintendencia de Telecomunicaciones. Creo que debieron hacerse estos acuerdos con las empresas con mayor formalidad. Voy a abstenerme en esta votación”.

Asimismo, Alfonso De Urresti (PS), explicó que “el Gobierno se pone del lado de las empresas y esto es estar al margen del funcionamiento legislativo. Quiero recordar que hay más de 270 localidades de mi región (Los Lagos) sin conexión de internet. Este Gobierno recurre al veto por cuidarle el bolsillo a las empresas”.

Otro también que disintió del veto fue el también timonel del PS, Álvaro Elizalde, precisó que “este veto viene a destruir dos artículos fundamentales del proyecto (lo de las telecomunicaciones y el valor de las tarifas en nuevos procesos tarifarios). El marco de protección no es igual al establecido en los acuerdos del Gobierno con las empresas. El proyecto implica más beneficiados”.

En tanto, el senador PS, Juan Pablo Letelier, mencionó que “con este veto el Presidente dice que las empresas tienen el derecho a seguir ganando plata como siempre, a pesar de que se trata de industrias, que por su naturaleza, tienen utilidades excesivas por ser muchas monopolios naturales (…) Es grave sacar el beneficio de tener internet en forma gratuita”.

La senadora DC, Ximena Rincón, afirmó que “acá se refundieron varias mociones. Esto va en la línea de dar respuesta a las necesidades de los más vulnerables y la clase media. Este veto no se entiende, va en el sentido contrario a las personas. Con él se echa por tierra el trabajo realizado con los parlamentarios y las industrias”.

Por su parte, José Miguel Durana (UDI), aseguró que el “este veto no afecta los beneficios que debe recibir la población. Lo que hace es corregir cualquier principio de inconstitucionalidad. Me voy a abstener por lo anterior”.

Felipe Harboe (PPD), indicó que “no participé del debate pero me inhabilité porque un aspecto del proyecto me atañe (…) El veto es un acto exceso de presidencialismo, es una potestad presidencial para alterar la voluntad del Congreso”.

Además, el senador PS, José Miguel Insulza, argumentó que “cuando llega una propuesta de este tipo, es difícil de creer que alguien pueda votar en contra. Es curioso porque el Ejecutivo apoyaba la iniciativa y de un día para otro, la rechaza. Apelo a la sensibilidad de los colegas para rechazar este veto”.

Por su parte, Felipe Kast (Evópoli) señaló en el debate parlamentario que “hay que ser objetivos en los datos. El motivo del veto es evitar problemas judiciales en el futuro. El Gobierno se la ha jugado para que a ningún chileno se le corten los servicios básicos”.

El PPD, Ricardo Lagos Weber, precisó que “voy a votar que sí rechazando el veto. Yo creo que el Gobierno debe reflexionar. En vez de ver a un Oficialismo contento con este nuevo comienzo con el cambio de gabinete, veo lo contrario. Vemos a senadores oficialistas que se abstienen y eso habla que hay un problema dentro del Gobierno”.

En tanto, el senador Juan Ignacio Latorre (RD), arguyó que “vetar esto es precarizar la vida de los ciudadanos. Si detrás de este veto está evitar la judicialización y cuidarle el bolsillo a los grandes empresarios nacionales y extranjeros, me pregunto ¿con qué se van a poner estos grupos de poder para ayudar a pasar la crisis?”.

Por su parte, el legislador independiente Carlos Bianchi, afirmó que “la ley puede establecer límites al derecho de propiedad cuando se trata del bien común. Acá se afecta a los más vulnerables que no pueden pagar las cuentas básicas por la crisis. También se afecta a los niños que deben estudiar por internet y ahora van a tener que pagar sus padres por eso”.

A su vez, el parlamentario de País Progresista, Alejandro Navarro, señaló que “nadie ha planteado la condonación de deuda sino postergación de los pagos. Solo hemos pedido solidaridad. Acá se dice a la gente que se lave las manos y la ropa por la pandemia, y el veto limita el consumo de agua potable. Luego suprime el plan solidario de telecomunicaciones y conectividad”.

Otro que intervino fue Guido Girardi (PPD), quien planteó que “como el Gobierno no ha querido escuchar a los científicos, tiene a la población viviendo en el abandono. Recién ahora se están haciendo cosas básicas para contener la pandemia. El no ponerse en el lugar del otro es un acto de violencia. El Gobierno está actuando con esa violencia”.

Finalmente, Juan Antonio Coloma (UDI), aseguró que “se nos dice que el veto es antidemocrático y patológico. Quiero recordarle a mis colegas que ellos también han votado a favor de un veto que, en su momento, presentó la ex Presidenta Bachelet. Solo quiero hacer ver aquella inconsistencia”.

En la intervención estuvo la ministra de Transportes, Gloria Hutt, quien explicó el artículo tercero referido a telecomunicaciones, indicando que “vemos una acción legal que podría perjudicar al Estado (…) En la gestión de Gobierno también existen acuerdos y es tan válido como un proyecto de ley”.

En la misma línea, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, hizo ver “imprecisiones en el debate, como que el veto corta los servicios básicos. Eso no está en cuestión y hace cuatro meses eso se está aplicando”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí