Cuatro nuevos ministros debutaron hoy en el gabinete del segundo gobierno de Piñera. La atención se dirigió especialmente hacia el nuevo titular de Interior y Seguridad Pública, el UDI Víctor Pérez, quien resultó ser uno de los “tapados” entre las numerosas cartas que manejó el Mandatario para asumir uno de los más complejos cargos en el Gobierno.

Además, deberá asumir las numerosas críticas efectuadas en contra de su antecesor, Gonzalo Blumel. Pero llega empoderado y con la espalda política necesaria para recuperar la conducción política del Gobierno y el oficialismo de cara a los últimos 20 meses de la actual administración.

A este veterano debutante se unen otras tres caras nuevas en la actual administración De todos ellos, solo Andrés Allamand cuenta con experiencia ministerial: estuvo a cargo de Defensa por 23 meses en el primer gobierno de Piñera.

Pero estos cuatro nuevos ministros cumplen también con otra apurada decisión del Ejecutivo: desactivar en lo inmediato los conflictos con los dos principales pilares del oficialismo. El arribo de Allamand y Desbordes permite contener la lucha fratricida en RN buscando una alternativa para realinear la interna del partido con el Gobierno.

A su vez, la elección de Pérez y Bellolio permite por una parte atraer a las dos “almas” de la UDI pero, en especial, cortar de raíz las permanente críticas del gremialismo, que no veía recompensa por poner el desgaste en defender a la actual administración y se veía desplazada del centro de las decisiones. Pero el complacer al partido puede ser un regalo envenado: ahora deberán apostar su capital político en sostener a uno de sus históricos en un momento crítico para el Gobierno y Chile Vamos.

Las (primeras) definiciones del nuevo ministro del Interior

En dicho contexto, el ahora ex senador afirmó que “los nuevos ministros que asumimos hoy día nuestras carteras por disposición del Presidente de la República, queremos expresar públicamente nuestra voluntad y nuestra decisión de seguir a Chile en un momento que es verdaderamente desafiante, y hacer posible los ideales que hace dos años y meses nos llevaron a tener la mayoría de los ciudadanos”.

Seguidamente recalcó que “ese va a hacer el ideario por el cual vamos a trabajar intensamente, para la unidad de Chile, para la unidad de Chile Vamos, para la eficacia del Gobierno en este gran desafío que tenemos como es el coronavirus, que requiere de todas las capacidades, de todas las voluntades para poder ayudar a los chilenos y chilenas que verdaderamente están sufriendo, lo están pasando mal”.

Sobre las prioridades específicas de su Ministerio, comentó que “la pandemia en algún momento declinará, como lo está haciendo, y terminará, y por lo tanto se requiere que los chilenos tengan trabajo. El plan de reactivaciones es una prioridad nuestra”.

Se refirió también a la situación de inseguridad que se vive en La Araucanía, haciendo hincapié en que “como ministro del Interior voy a tener una especial preocupación por La Araucanía. Los chilenos y chilenas que viven en La Araucanía merecen la paz, merecen vivir en la tranquilidad. Alejar a los violentos para resolver los problemas”, aludiendo indirectamente a la despreocupación del gobierno central por dicha zona al señalar que si lo vivido en esa región se viera en Santiago, la reacción de las autoridades sería muy distinta.

Dónde apunta el nuevo canciller

Por su parte el RN Andrés Allamand, quien dejó el Senado para asumir como nuevo titular de la diplomacia chilena, declaró que “a mí me corresponde intentar encontrar todas aquellas oportunidades o todos aquellos espacios que puedan contribuir a una más pronta recuperación económica“.

Sin querer profundizar en la situación que se vive actualmente con Argentina, el nuevo canciller comentó que “también vamos a tener como prioridad el fortalecimiento de nuestra relación con la República Argentina. Tengo la convicción de que la amistad profunda de Chile y Argentina nos permitirá solucionar cualquier diferencia que pueda originarse”.

El nuevo Vocero de Gobierno

En tanto, el reemplazante de Karla Rubilar en la Secretaría General de Gobierno, Jaime Bellolio, señaló que “necesitamos dar un paso adelante, un paso con responsabilidad y con seguridad, un paso en el que nos concentremos en las urgencias, en los dolores de las personas que están sufriendo. Queremos salir juntos y unidos de la recuperación de la pandemia”.

Aludiendo a la posición por el rechazo que alguna vez sostuvo él y otros nuevos ministros, aclaró que “han dicho algunos que este es el gabinete del rechazo. Yo quiero proponerles otra fórmula, no es el gabinete del rechazo, es el gabinete que no quiere descansar hasta que todas las personas podamos salir bien de la pandemia y podamos recuperarnos cuanto antes”.

Finalmente, indicó que “la posición del Gobierno con respecto al plebiscito es una. Queremos que participe la mayor cantidad de personas, queremos que sea de forma segura y en ese plebiscito hay dos alternativas que son perfectamente legítimas: el apruebo y el rechazo“, añadió.

Nueva mano en Defensa

A su vez, el ex diputado y ex presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, quien sucedió a Alberto Espina al frente del Ministerio de Defensa, agradeció “la nominación que ha hecho el Presidente de la República. Me ha dado el honor de conducir el Ministerio de Defensa Nacional, del cual dependen las Fuerzas Armadas de Chile”.

En ese sentido, acotó que “es un gran honor que agradezco y que espero cumplir como corresponde y estar a la altura de los desafíos que tiene nuestro Gobierno, nuestro país, nuestras Fuerzas Armadas, en los meses que vienen. Además, de contribuir obviamente a trabajar como Gobierno, cohesionados, junto a nuestra coalición, y ojalá junto a la oposición“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí