Un vehículo de asalto anfibio que se hundió frente a la costa del sur de California se encuentra a gran profundidad, situándose más allá del alcance de los buzos y complicando las acciones de rescate de ocho efectivos desaparecidos, dijeron el viernes funcionarios castrenses.

Sin embargo, el comandante del Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos, general David Berger, dijo que la búsqueda continuaba pero que suspendía las operaciones acuáticas de sus más de 800 vehículos de asalto anfibios hasta que se determine la causa del accidente. Señaló que la medida fue adoptada por precaución.

Berger dijo que la atención debe centrarse ahora en los efectivos y sus familias. Uno de ocho infantes de Marina rescatados falleció en un hospital en San Diego. Dos infantes de Marina continuaban hospitalizados con lesiones pero se encontraban estables y fuera de la unidad de cuidados intensivos.

Un total de 16 efectivos —15 infantes de Marina y un miembro de la Armada— iban a bordo cuando el vehículo de asalto anfibio comenzó a hacer agua el jueves en la noche a unos 800 metros (media milla) de las costas de la isla San Clemente.

Tenían poco de haber completado un ejercicio de entrenamiento de rutina y regresaban al barco de la Armada con una docena de otros vehículos de asalto anfibios, dijo el teniente general Joseph Osterman, el comandante general de la Fuerza Expedicionaria de la Marina.

Los efectivos a bordo de otras dos unidades de asalto anfibio llegaron rápidamente al lugar pero no pudieron impedir el hundimiento del vehículo de 26 toneladas, dijo Osterman.

“Es una situación muy trágica”, declaró Osterman.

Buques, pequeñas embarcaciones y helicópteros militares continuaban el viernes la operación de búsqueda en mar agitado en medio de vientos de moderados a fuertes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí