El oficialismo intenta reagruparse luego de sus derrotas.  El nuevo gabinete puede ayudar dado que incorpora a las principales tendencias de la derecha.  Es una buena medida para Chile Vamos. ¿Pero es lo que necesita Chile?  El Mensaje a la Nación, en una desangelada puesta en escena, estuvo plagado de lugares comunes, con profusión de buenos deseos pero vacío de estrategias para alcanzarlos.  Por cierto, ninguna autocritica, y ninguna oferta que acompañase los llamados a la oposición.  

Todo indica entonces que tendremos más de lo mismo en los próximos meses.  La novedad del nuevo equipo será pronto reemplazada por la emergencia de los  conflictos que no se resuelven.  La Araucanía es uno de ellosDato peligroso: empiezan a producirse enfrentamientos entre chilenos.  Ese es uno de los síntomas más peligrosos para una Nación.  Al mismo tiempo, el clima empezará a politizarse de cara al plebiscito y las diversas elecciones del futuro próximo. Pareciera que La Moneda apuesta a unir a sus fuerzas para esas votaciones, más que enfrentar los desafíos de la crisis.  Tal vez se aspira que la dinámica de la crisis termine inclinando la balanza a favor de la estabilidad por sobre los cambios. Peligroso cálculo, más político que de Estado.  Ojo, cuando muchos en la OEA y en Cúcuta pedían a las FFAA venezolanas “que interviniesen”, su alto mando dijo claramente que los problemas políticos debían ser resueltos por los políticos, que las FFAA no intervendrían, salvo dos situaciones: que hubiese enfrentamiento entre venezolanos, y en caso de una amenaza a la soberanía.  Dicha doctrina, sin ser así de explicita es posible rastrearla en la conducta de otras FFAA ante diversas crisis en la región. 

Sensación térmica para la semana: . 

Agosto en Chile es conocido como el mes del romance de los felinos, pero sobre todo, como un parte aguas de sobrevivencia.  El que pasa agosto dura un año más.  ¿Quienes quedarán en pie dentro de 30 días?

Luego de una de las cuarentenas mas prolongadas del planeta, millones de chilenos vislumbran que la primavera traerá libertad condicional, se acabara el encierro.  Pero como después de un huracán, el país esta desbastado.  Nadie pensó en la magnitud de esta crisis. Mas, como señalábamos en entregas anteriores, entre el 18/O y la pandemia, también se demolió el consenso de la era post Pinochet.  Se acabo el binominalismo, y el retiro del 10% de las AFP avizora un cuestionamiento profundo a las bases liberales de la economía de Chicago.  También entra en cuestión el régimen político, porque el presidencialismo sin hegemonía es como un tanque sin municiones, solo bulto. El problema es que el conductor del tanque no se da cuenta. Tampoco capta que no tiene infantería que lo apoye en su avance.  La primavera viene cargada de efemérides, el 4 y el 11 de septiembre.  Fiestas Patrias. Luego el 18/O, todo esto será el clima previo al plebiscito, más pandemia, más recesión y Arauco indómito.   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí