En medio de la pandemia, los especialistas señalan que muchas personas han visto afectadas sus redes de apoyo y a eso se suma las postergaciones en sus tratamientos y cirugías. Esta situación les genera angustia y ansiedad, lo que puede aumentar su dolor total por cáncer. Los expertos llaman a no aguantarlo en casa y a activar los mecanismos disponibles para controlar estas crisis. 

La mayoría de las veces el diagnóstico de cáncer llega repentinamente para trastocar la vida de las personas y sus actividades habituales. Cada vez es más común y, de acuerdo con el Plan Nacional del Cáncer 2018-2028, cada año mueren más personas por cáncer y se espera que hacia el año 2023, el cáncer sea la primera causa de muerte en Chile. 

Ahora bien, uno de los problemas que más afecta la calidad de vida de estos pacientes es el dolor oncológico, que se origina como producto de la enfermedad y que se estima se presenta en un 30% de los pacientes en el momento del diagnóstico y en el 90% en estadios avanzados del cáncer. 

Además, tiene una gran incidencia en algunos tipos de cáncer como son el pancreático, óseo/muscular, cerebral, cabeza y cuello, pulmonar, colorrectal, entre otros3. Es por ello que las principales organizaciones de profesionales de la salud especialistas en la materia reconocen claramente que el alivio del dolor exige los más altos niveles profesionales y muchas lo expresan como un derecho de los pacientes4. 

En medio de la pandemia por COVID-19 y el confinamiento, la situación para un paciente con cáncer es aún más crítica porque, como explica Francisco Vidangossy, Director de la Fundación Cáncer Vida, “se han postergado las atenciones, las cirugías, exámenes, los tratamientos que son hospitalizados o ambulatorios. Tenemos una lista de espera GES altísima. El paciente que tiene un cáncer va a ver agravada su situación en los próximos meses y también la carga de dolor que eso significa”. 

El dolor no debe aguantarse

El dolor por cáncer no debe aguantarse ni tolerarse en casa, de ninguna manera. “Las personas con este tipo de dolor no duermen bien, no comen, no se alimentan y eso altera toda la dinámica familiar. En general, tienen una calidad de vida pésima y eso también impacta a todo el núcleo familiar. Toda la familia se enferma cuando hay un paciente con dolor”, indica la Dra. Carolina Valdebenito, Presidenta de la Sociedad Médica Chilena de Cuidados Paliativos.

Los efectos de la pandemia

Como señala el Dr. Javier Quilodrán, Especialista en Medicina Interna y Master en Cuidados Paliativos, además del dolor físico en sí, también influyen otros factores en lo que se considera dolor total en cáncer. “Los aspectos emocionales, psicológicos, sociales y espirituales van influyendo en el dolor y, particularmente ahora, la situación de encierro y de aislamiento social genera un foco más de conflicto que produce cambios en el nivel de tolerancia al dolor de las personas con cáncer. Ya no lo toleran como antes, no tienen los mismos factores distractores. Por ejemplo, una abuela que ya no ve a sus nietos, una paciente que ya no ve a sus amigos. Afecta el hecho de no contar con las redes de apoyo o, incluso, con un cuidador habitual que no puede acudir por la cuarentena”. 

Por su parte, el Director de la Fundación Cáncer Vida, añade que en estos momentos puede ser complicado “ir al hospital, llamar, continuar con el tratamiento y eso crea un nivel de angustia y ansiedad que el cuerpo lo resiente, lo que desata una cascada de dolor físico”. 

No aguantar el dolor en casa

Ante esta situación, el llamado de los especialistas es a no tolerar este dolor en casa. Desde la Sociedad Médica Chilena de Cuidados Paliativos hicieron un convenio con Salud Responde, mediante el cual realizan controles de tipo telefónico. Los pacientes pueden llamar al 600 360 7777 para contactarse con un médico de cuidados paliativos, quien hará seguimiento de su situación.  

La Presidenta de la Sociedad Médica Chilena de Cuidados Paliativos enfatiza que “todo paciente con un diagnóstico de cáncer, independiente de la etapa en la que esté, debe ser ingresado en las Unidades de Cuidados Paliativos, para el manejo del dolor. Está garantizado por la Ley y las Garantías Explícitas en Salud (GES) garantizan el manejo del dolor para todo cáncer, no sólo terminales, sino en cualquier etapa. Todo paciente con cáncer tiene derecho a un manejo adecuado del dolor. Si no está inscrito, debe pedirle a su médico de cabecera que lo derive a una Unidad de Cuidados Paliativos. Las personas que ya están inscritas acceden a sus controles por vía telefónica y muchas unidades están haciendo los despachos a domicilio de los medicamentos. Nadie debería estar pasando dolor ahora”

Desde la Fundación Cáncer Vida también invitan a revisar su página Web cancervida.cl, donde las personas podrán encontrar información de talleres dirigidos a la educación de los pacientes, para convertirse en protagonistas de su proceso en torno al cáncer y al manejo del dolor. Asimismo, tienen disponibles los teléfonos y mails de la Red de Oncología Pública, donde se puede acceder a los teléfonos de los Servicios de Oncología del Adulto en todo el país. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí