Asegura que de las consultas que hoy recibe, ocho de cada diez parejas están presentando grandes conflictos producto del encierro y no se están dando el tiempo para conocerse y solucionar estos problemas. Saber perdonar, compartir, aprender e incluso meditar juntos, es parte de la guía que entrega la especialista.

Fabiola Escobar tiene más de 20 años de experiencia como terapeuta en Programación Neurolingüística, metodología que nos permite conocer cómo procesamos la información y vivimos nuestras experiencias, enseñándonos a utilizar recursos internos para generar cambios positivos, llegando a conocer cómo es nuestra realidad y lo que nos gustaría cambiar.

En estas dos décadas ha atendido a cientos de pacientes, dictado charlas, diplomados, y cursos, y asegura que en esta pandemia, es primera vez que enfrenta un quiebre tan grande entre las parejas, tanto así, que entre quienes llegan a su consulta, un 80 por ciento está enfrentando un proceso de grandes desencuentros.

La terapeuta en Programación Neurolingüística, señala que ha tenido que atender a muchas parejas durante esta cuarentena y los problemas que se están generando son similares y tienen que ver principalmente con la administración del tiempo. Hay quienes no estaban acostumbrados a verse todos los días y ahora en el encierro se han incrementado sus diferencias.

“Hay problemas, desencuentros y estamos enfrentando una mayor cantidad de consultas. Si bien hay quienes ven el encierro como una oportunidad y se han reencontrado, hay quienes se desencontraron y entre quienes yo atiendo, de diez parejas, ocho están con conflictos sin resolver. El estado actual es un estado agresivo, de maltrato, hay un estado de distanciamiento dentro de este encierro muy fuerte, muy intenso y la emoción más negativa es el desagrado y la más fuerte es la rabia”, agrega Fabiola Escobar.

Tomando como base la Programación Neurolingüística, la terapeuta entrega algunas pautas que pueden ayudar en esta etapa, para no llegar a un quiebre definitivo:

Viajar a los recuerdos lindos y positivos: Encontrar esos momentos donde hubo semejanzas entre las dos personas, que fue lo que nos conectó cuando nos conocimos, valores, intereses, risas, el humor, simpatía, conocimientos en común.

Evaluar el rechazo: Ver qué es lo que me pasa con el otro, por qué me cuesta aceptarlo. Definir lo que me cuesta aceptar, si subió de peso, si está consumiendo mucho alcohol, antes era amoroso, ahora es enojón.

Poder perdonar: Analizar por qué nos cuesta tanto perdonar.

Aceptar: Por qué nos cuesta tanto aceptar esta nueva realidad y los cambios que ha experimentado mi pareja.

Repartir las labores: Por qué me cuesta tanto como hombre realizar las labores del hogar y reclamo tanto por eso. Por qué se molesta, descubrir lo que me altera y evitarlo y entender que es sólo porque no lo tengo aprendido. Lo mismo en el caso de las mujeres que antes de esta pandemia, tenían ayuda y no hacían las cosas del hogar.

Aprender a hacer las cosas que no hacían antes: Aprender a cocinar, a limpiar, a lavar la loza. No hay nada negativo en aprender nuevas cosas, todo nos servirá.

Compartir: Entender que es una familia, que estamos compartiendo nuestra casa, nuestros hijos, el aseo, la cocina. Estamos juntos para compartir y aprender.

Realizar una meditación juntos: Antes de dormir hacer este ejercicio es muy beneficioso, relaja y puede incluso producir una conexión física más allá de la mental.

“Lo que más les afecta a las parejas que hoy viven juntas en el confinamiento, es la mala administración del espacio y de los tiempos. Los que están más complicados son quienes tienen niños, y que deben enfrentar los problemas que se generan con ellos. Deben trabajar y ser padres, no tienen quién atienda a los niños y además se cambian los horarios. Esto ha generado tanta rabia y peleas, y hay situaciones muy delicadas, porque no tienen tampoco el apoyo de sus padres, o familiares, producto de la pandemia”.

Fabiola Escobar señala que si bien en un principio partió todo muy cómodo, por estar en la casa y no tener que salir al trabajo ni exponerse al contagio, lo cierto es que nadie imaginó que esto duraría tanto, y por eso los problemas se han ido agudizando.

La profesional entrega estas técnicas de Programación Neurolingüística para seguir, que pueden ayudar en el proceso y ayudando a mejorar la relación.

Para más información sobre éste y otros temas puedes visitar www.fabiolaescobar.cl

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí