Durante el primer semestre del 2020, la producción de centros de bodegaje en el Gran Santiago alcanzó los 90 mil mt², elevándose a más del doble de lo registrado al cierre del 2019, según el último Reporte del Mercado Industrial del Gran Santiago, elaborado por NKF (Newmark Knight Frank), representada en Chile por Contémpora Servicios Financieros.

Históricamente, el mercado industrial ha sido estacional, presentando menores niveles de actividad comercial durante el primer semestre. Este año se sumaron, además, en la primera mitad, el surgimiento inesperado de la crisis del COVID-19 y el traslado de grandes superficies a centros de distribución propios de retailers -destacando el inicio de operaciones de El Peñón de Walmart-, que explican al menos un 60% de la liberación de superficies. Estas tres condiciones impactaron la tasa de vacancia general, duplicándose hasta alcanzar el 10,1%.

Puntualmente, los efectos de la pandemia han impactado al mercado al haberse detenido casi por completo las grandes decisiones de inversión asociadas al cambio de instalaciones de bodegaje. No obstante, a nivel general, el mercado continúa registrando una ocupación razonable asociada a superficies pequeñas de entre 300-500 mt², sobre todo en algunas zonas de los submercados norte y sur, demanda que estaría asociada al aumento del e-commerce.

El semestre anterior, la demanda agregada alcanzó su nivel más bajo desde principios del 2015, y ahora se profundizó con una absorción negativa de -114.301 mt². Según Ignacio Errázuriz, gerente de Servicios Corporativos de NFK en Chile, “en este indicador nos sorprendió a la baja el desempeño del submercado poniente, el cual aumentó su vacancia en las Clases A+B desde 2,1% a 12,2%. Si bien se espera un repunte en la demanda durante el 2S 2020, es altamente probable que la absorción neta del 2020 sea negativa –algo que no sucedía desde el 2009- o que, como mínimo, registre el menor nivel en más de una década”.

¿Qué pasa con los valores de arriendo? También mostraron una baja relativa comparado con la tendencia de los últimos períodos, influenciado por las características de la oferta actualmente disponible, es decir, superficies en el rango inferior de precio.

Por un lado, continúa la planificación de centros a la medida BTS (Built To Suit), los cuales consideran un pre-arriendo completo de las nuevas superficies antes de construirse, y si bien ya se registran retrasos en la entrega de proyectos debido a las restricciones de movimiento y operaciones, se espera que algunos de éstos vean la luz durante este 2020. “Creemos que para el segundo semestre los desarrolladores mantendrán la cautela a la hora de iniciar o reanudar nuevos proyectos, a la espera mayor claridad en cuanto a las expectativas económicas”, finaliza Errázuriz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí