En medio de una llamativa puesta en escena y encargado exclusivo de una charla “magistral”, el Presidente Sebastián Piñera anunció este lunes el inicio del proceso de licitación pública de la red 5G nacional, pionera a nivel latinoamericano.

Inmediatamente después de la parafernalia, la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, aclaró que “uno de los principios de este proceso es la neutralidad tecnológica”, descartando que se esté vetando a alguna empresa, ello en el marco de la disputa mundial que sostienen EE.UU y China en la expansión de esta tecnología.

“Debemos priorizar la aplicación de la tecnología 5G en aquellos sectores esenciales para nuestros compatriotas, como la salud, la educación, el transporte o el control de desastres naturales”, dijo el Mandatario en el acto desarrollado en el Palacio de La Moneda, pero también causó malestar con una polémica frase: “La tecnología tiene que estar al servicio de las personas, ayudarnos a mejorar nuestras vidas. La tecnología es un poco como el bisturí, sirve para operar un tumor, pero también puede servir para degollar a una persona y, por tanto, el uso de las tecnologías es parte del debate”, dijo el Presidente.

El Mandatario recalcó que la licitación de espectro de banda para tecnologías 5G “se basa en 4 principios fundamentales: calidad, cobertura, neutralidad tecnológica, y seguridad.”

“Por estas razones el concurso asegura un nivel de calidad adecuado y una cobertura que llegue al menos al 90% de la población chilena, porque la tecnología debe ayudarnos a reducir las desigualdades y estar al servicio de un desarrollo más integral, inclusivo y sustentable. Y también una cobertura adecuada para el sector público, las capitales regionales y provinciales y las comunas del país”, subrayó.

El 1 de agosto se abrió el proceso de licitación, el 14 se publicaron las normas técnicas de seguridad y este lunes 17 se publican las bases del llamado a concurso por espectro radioeléctrico que va a ser dedicado a esta tecnología, que multiplicará por diez la velocidad promedio con que navega un usuario en Internet, mientras que tendrá 100 veces más capacidad que las actuales redes 4G.

La encrucijada de la disputa entre EE.UU. y China

Al ser consultada por la disputa mundial entre Estados Unidos y China por la hegemonía en la expansión de esta tecnología, la ministra Gloria Hutt señaló que “estamos completamente conscientes de eso; hemos recibido visitas de equipos de los dos países y de otros países también, y nuestra postura es abrir un proceso completamente competitivo, sin limitaciones para ningún país, donde gane la mejor oferta técnica. Los criterios de adjudicación están bien establecidos; no hay restricciones y creemos que eso nos da la posibilidad de tener el mejor proyecto para el país mas que una definición respecto a un país o a otro”.

Por otra parte, y sobre el bloqueo que EE.UU. está imponiendo a la empresa china Huawei para su expansión en esta tecnología, y las presiones que ha ejercido sobre varios países en ese sentido, la ministra aclaró que “nosotros no estamos vedando a ninguna empresa y, como pueden comprobar en las bases, está el proceso abierto y la puntuación se va a entregar en función del cumplimiento de los requisitos técnicos que Subtel ha establecido”.

Asimismo, la secretaria de Estado remarcó que “uno de los principios de este proceso es la neutralidad tecnológica, es decir que no haya compromisos de asociación con determinadas marcas. Aquí lo que prima la operación y el resultado que nosotros queremos obtener”.

El proyecto en detalle

El despliegue de la futura red impulsará una inversión de entre US$2.650 millones y US$3.000 millones en infraestructura en los próximos cinco años, convirtiéndose en un fuerte motor de generación de empleos. El anuncio coloca a Chile a la vanguardia de las telecomunicaciones en Latinoamérica, al ser el primer país en desarrollar esta tecnología.

La nueva red impulsará la comunicación entre dispositivos, fomentando las ciudades inteligentes. En materia de transporte, por ejemplo, permitirá que los vehículos estén conectados entre sí e interactúen, con una gestión más eficiente de la red de las ciudades, previniendo la ocurrencia de accidentes, aglomeraciones de tránsito y optimizando el uso de calles y carreteras.

Otros elementos como semáforos, luminarias públicas, cámaras y sensores, entre otros, también estarán coordinados a través de esta red, mejorando la calidad de vida en las ciudades, haciéndolas más amigables con los adultos mayores y más seguras para los niños.

Para la implementación de la red se necesita duplicar la cantidad de antenas que el país tiene hoy desplegadas, desde las 30 mil existentes hasta 60 mil unidades radiantes en total.

Actualmente la red 4G cuenta con más de 16 millones de usuarios, los mismos que se beneficiarán con el nuevo espectro.

La licitación cumple con el compromiso del Gobierno sobre la necesidad de fortalecer la infraestructura digital del país de cara a los desafíos de la revolución tecnológica, donde destacan los proyectos de Fibra Óptica Nacional (FON) y el Cable Transpacífico, que conectará a Chile y Sudamérica con Asia y Oceanía.

En la ceremonia, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones y las universidades de Chile y Concepción firmaron un acuerdo que crea el Campus 5G, que consiste en la habilitación de redes experimentales para que ambas casas de estudio puedan realizar investigación relacionada con la tecnología.

“Hoy estamos dando un gran salto adelante en materia de telecomunicaciones hacia ese futuro que ya está aquí”, dijo el Presidente, quien además estuvo acompañado por las Subsecretarias de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, y de Ciencia, Carolina Torrealba, y por los rectores de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y de la Universidad de Concepción, Carlos Saavedra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí